Arequipa

Editorial: El Gabinete de otro nombre

Nadie acepta, luego de conocerse la composición de un anunciado gabinete de reconciliación, que merezca tal nombre el Consejo de Ministros que está presidiendo Mercedes Aráoz, congresista y segunda vicepresidenta de la República. La reconciliación en Perú era estrictamente política y está necesariamente vinculada a los desencuentros existentes entre el Poder Ejecutivo y la bancada mayoritaria del Legislativo. Esto, con nombres propios, quiere decir una línea de comunicación directa y desinteresada entre el presidente Pedro Pablo Kuczynski y la lideresa al interior de Fuerza Popular.

12 de enero de 2018
Editorial: El Gabinete de otro nombre

Nadie acepta, luego de conocerse la composición de un anunciado gabinete de reconciliación, que merezca tal nombre el Consejo de Ministros que está presidiendo Mercedes Aráoz, congresista y segunda vicepresidenta de la República.

La reconciliación en Perú era estrictamente política y está necesariamente vinculada a los desencuentros existentes entre el Poder Ejecutivo y la bancada mayoritaria del Legislativo. Esto, con nombres propios, quiere decir una línea de comunicación directa y desinteresada entre el presidente Pedro Pablo Kuczynski y la lideresa al interior de Fuerza Popular.

No habiéndose logrado el requisito así exigido, lo único de extraño al Gobierno es haber convocado a dos dirigentes del Apra, a las carteras de Salud y Trabajo. El Apra ha reaccionado expulsando a ambos del partido que fundó Haya de La Torre, sin proceso debido y sin escuchar su defensa.

Así que si se pretendía, solamente, separar la posición aprista cercana al fujimorismo, el empeño está frustrado y la tarea de los ministros es que por méritos personales otra vez se evidencia la falta de muñeca política para neutralizar una oposición parlamentaria constante y dura.

Es de desear que una nación donde la política influye en las grandes decisiones ciudadanas, se tenga que confiar únicamente en la calidad personal y buena voluntad de los convocados a acompañar a PPK en estos momentos difíciles.

La mayor parte de los invitados a conformar el Gabinete se declaran independientes, y eso tiene el demérito  de que cada uno de los integrantes, piense libremente al margen de disposiciones partidarias y consecuentemente todo el problema que siguió a la pretensión de declarar vacante al presidente Kuczynski o indultar a Fujimori es una aventura concluida, pero ninguna garantía de que lograremos el entendimiento mínimo y necesario para marchar juntos al bicentenario.

 

Los deseos en favor de un nuevo gabinete se sustentan en calidades personales y no en acercamiento de grupos políticos con poder propio que puedan alentarnos a caminar por una misma senda en favor del progreso y el desarrollo.

 

Compartir

Leer comentarios