Arequipa

Editorial: No utilicen la tragedia con fines políticos

Los peruanos tienen que ponerse de pie unidos y firmes para reparar lo que la naturaleza ha dañado y devolver a toda ciudad castigada no solo a como era sino incluso mejor. Eso será posible en la medida en que los hombres y mujeres, que tienen responsabilidad directriz en la vida del país, y de las ciudades y pueblos, evidencie tener la altura suficiente para lograrlo y no cometan errores en el quehacer ni mucho menos sacar ventajas políticas o electorales del desastre.

20 de marzo de 2017
Editorial: No utilicen la tragedia con fines políticos
Fuente de imagen:

Los peruanos tienen que ponerse de pie unidos y firmes para reparar lo que la naturaleza ha dañado y devolver a toda ciudad castigada no solo a como era sino incluso mejor.

Eso será posible en la medida en que los hombres y mujeres, que tienen responsabilidad directriz en la vida del país, y de las ciudades y pueblos, evidencie tener la altura suficiente para lograrlo y no cometan errores en el quehacer ni mucho menos sacar ventajas políticas o electorales del desastre.

La recomendación es válida para el gobierno central, los gobiernos regionales y las propias municipalidades provinciales y distritales de toda la república, y también lo es para quienes tenemos la obligación de fiscalizar el gasto y de cuidar que intereses particulares no se pretendan sobreponer a los nacionales o a los patrióticos de todo peruano bien nacido.

Los aprovechamientos indebidos deben ser severamente castigos y los organos de control funcionar, desde el primer momento, para dar aviso oportuno de lo que comience a hacerse mal para que no suframos consecuencias lamentables después o para que el pueblo o sufra un nuevo desengaño de sus líderes.

Toda circunstancia debe tener una respuesta ponderada y eficaz para que haya peruanos que se sientan confortados en la desgracia y seguros de que vivimos en un país solidaria, en donde tiene que esperarse mucho de los hermanos de tierra para que extiendan la mano y ayuden al desvalido.

Hasta ahora, mas de medio centenar de personas han muerto y medio millón de damnificados, aunque el daño ha sido general, se han perdido horas de trabajo en empleos y en colegios y universidades, pero ha llegado la hora diferente, la de la respuesta ciudadana y en tal cruzada la unidad debe sustentar la recuperación nacional.

 

Las lluvias disminuirán y sus efectos nocivos también. Estamos en la hora de iniciar la gran cruzada de al rehabilitación nacional, y en ella todos tenemos una responsabilidad histórica para superar la desgracia sufrida.

 

Compartir

Leer comentarios