Arequipa

El café y el geranio, una lucha contra el Alzheimer

3 de abril de 2017
El café y el geranio, una lucha contra el Alzheimer

Siete miembros del Centro de Investigación Molecular de la Universidad Católica de Santa María descubrieron que los mates o infusiones hechos en base a estas plantas previenen y alivian la pérdida de memoria a corto plazo; el síntoma más agresivo del Alzheimer.

Por: Elizabeth Huanca U. 
Una taza de café o un mate de hojas de geranio ayudan a mejorar y prevenir el síntoma más radical y agresivo del Alzheimer, la pérdida de memoria a corto plazo. Dos productos que le dan batalla a la enfermedad del olvido.
Siete estudiantes y docentes del Centro de Investigación Molecular de la Universidad Católica de Santa María (UCSM) descubrieron en enero pasado los efectos beneficiosos de las plantas que producen ambos insumos, un paso más en la lucha contra el mal que no encuentra cura en el mundo, pero que en manos de investigadores arequipeños ha hallado una puerta a la solución.
El Alzheimer es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comportarse. El mal es radical, disminuye las habilidades básicas de quien la padece, cambiando su conducta o dejando en el recuerdo cosas sencillas como leer. El enfermo se pierde en el olvido.  
 

 
DOS AÑOS DE BÚSQUEDA
La revelación fue hecha por cuatro estudiantes de ingeniería biotecnológica, dos coinvestigadores y un investigador principal. El trabajo empezó hace un año con 3 meses. Lleva un avance del 75% y en abril próximo debe ser presentado a la comunidad internacional.
Badhim Gómez Valdez lideró la investigación. Este es un profesor investigador arequipeño, reclutado de México junto a otro grupo de investigadores, por el Estado peruano en 2014, cuando entró en vigencia la nueva ley universitaria.
Gómez cuenta que la investigación en torno al Alzheimer tiene como base dos proyectos experimentales. El primero, los efectos de la medicina tradicional china en la mejora de la memoria en corto plazo. Y es que, los chinos hallaron indicios de que el consumo de las plantas rubiáceas en su comunidad producía efectos positivos en la memoria.
El segundo, apuntó a una prueba de laboratorio que hicieron estudiantes de la Universidad de Brujas en Bélgica y que comprobó que la aplicación de infusiones de plantas rubiáceas en ratones ayudan a mejorar la memoria de corto plazo.
Considerando ambos antecedentes, los investigadores arequipeños se propusieron saber y explicar por qué ocurre ello. Adicionalmente, buscaron si en Perú existían o no, plantas con esas propiedades. Tras varios meses, hallaron ambas respuestas.
 
BÚSQUEDA DE RESPUESTAS
La investigación de la universidad arequipeña, partió de un principio básico. Clínicamente el Alzheimer está fuertemente asociado a la acumulación o falta de metabolización de la proteína conocida como beta amiloide.
La acumulación de esta, genera una especie de placas en el cerebro, que disminuye el tránsito eléctrico de las neuronas (sinapsis), afectando la memoria de corto plazo, es decir los recuerdos más próximos del ser humano.
En una persona normal, el organismo comienza a procesar de manera lenta esta proteína a partir de los 60 años. Sin embargo, en determinadas personas, con carga genética predispuesta, el procesamiento lento de la proteína comienza mucho antes, incluso de forma temprana, generando Alzheimer juvenil o temprano.
Bajo ese criterio, y recogiendo los indicios que dejaron los chinos y belgas, los estudiantes arequipeños, hicieron pruebas computacionales mediante algoritmos, determinando que las proteínas ciclótidas, halladas dentro de las rubiáceas eran capaces de romper las placas de beta amiloides. Por ende, su aplicación logra mejorar el tránsito neuronal y la memoria de corto plazo.
El grupo de científicos, adicionalmente halló que dos plantas peruanas, el café y el geranio, poseen esta proteína o compuesto. Se corroboró que los principios de las ciclótidas son estables y no se pierden al ser expuestos a altas temperaturas (agua hirviendo), un hecho poco usual debido a que el resto de proteínas normalmente se degeneran al ser sometidas a este procedimiento.
La conclusión fue contundente, el geranio y el café, tomado en infusiones son un medio de retrasar los efectos del Alzheimer y mejorar la calidad de vida de los que lo poseen. La teoría es reforzada por expertos de la Universidad de Barcelona y de la Autónoma de México, que colaboran con la investigación.
 
SIETE MESES MÁS
Han pasado dos meses desde el hallazgo. Gómez revela que si bien se encuentran en fase final de la investigación y han validado dos veces su teoría, por protocolo científico, este debe pasar una tercera prueba que se hará a mediados de abril. El investigador se siente confiado de que el nuevo ensayo será positivo y ratificará los avances hechos.
En tanto, preparan el escrito que será elevado a dos revistas internacionales The journal Physical Chemy B y Biochemestry. Ello debe de concretarse en tres meses.
 
INVESTIGACIÓN ABIERTA
Gómez es admirador del Albert Einstein, el físico alemán de origen judío, fundador de la teoría de la relatividad. Una imagen del científico más popular del mundo, decora su oficina, remarcando la devoción de este investigador arequipeño por la ciencia.
De manera sobria, rodeado por sus semilleros en investigación, señala que el descubrimiento en torno al Alzheimer es solo una puerta abierta a más tesis que ayuden a encontrar la cura del mal. 
“Hay miles de dudas que este caso deja”, dice y asegura que luego de dar por terminada esta fase, ahondarán en pruebas y ensayos que den más luces de esperanzas para los pacientes que han dejado los recuerdos en el olvido. 
De manera paralela su grupo de “científicos”, tiene la misión de sacar adelante tres investigaciones más, dos de ellas relacionadas a la búsqueda de las causas y tratamiento de enfermedades como la esquizofrenia y las alergias. Se esperan resultados positivos.
 
Compartir

Leer comentarios