Arequipa

La mente brillante de Arturo Mendoza

8 de enero de 2017
La mente brillante de Arturo Mendoza

El profesor de matemática considerado “la calculadora humana” llegó a Arequipa para demostrar que las matemáticas no son nada difíciles si se aprenden correctamente y practican a muy temprana edad.

 
Por: Mariela Zuni M.
 
Jorge Arturo Mendoza Huertas es una mente brillante y el mago de los números. Asumió voluntariamente, desde hace más de 8 años, la responsabilidad de rescatar del analfabetismo numérico a los niños del país.
 
Piurano de nacimiento y amante de los números desde siempre. A la tierna edad de cuatro años resolvió como jugando sus primeras adiciones en la bodega de sus padres comerciantes. Empeñoso, también aprendió a leer rápidamente para comprender el contenido de los libros.
 
Los números siempre giraban en su mente. “Los enfocaba, desmenuzaba y les daba vida”, cada cifra con una posición en su cabeza, acomodados de tal forma que le eran fáciles de controlar. Todo logrado con técnicas y mucha dedicación.  
 
Hoy a sus 45 años de vida, logra hacer cálculos mentales en segundos con números de tres a más cifras, sumadas, multiplicadas, o elevadas a potencias. Con habilidad ha conquistado campeonatos mundiales de cálculo mental.
 
En el año 2006 se coronó campeón del mundo en suma o adición y tercero en la clasificación general en Alemania. En el 2008 fue campeón del mundo en la categoría operaciones sorpresa con un perfecto de 200 puntos.
 
El calculista peruano es récord Guinness de suma de 100 dígitos simples en 18,23 segundos. Considerado un supercerebro por Natgeo, en un programa de televisión emitido el 2014, donde demostró sus sorprendentes habilidades para el cálculo mental.
 
Afirma que, no hay secretos ni trucos, solo esfuerzo y muchas horas de práctica. Mendoza precisa es necesario ejercitar el cerebro con el uso de técnicas mentales de cálculo, bastante concentración y espacios de dedicación.
 

EL SOROBÁN

“La calculadora humana”, como es llamado popularmente, visitó el último viernes la ciudad de Arequipa. Participó en la premiación a los ganadores del Concurso Regional Escolar de Matemática 2016. Destacó el alto nivel de los estudiantes arequipeños y el empeño de sus docentes asesores que, igual que él, buscan elevar el nivel de aprendizaje de los escolares.
 
Desde hace varios años y con el apoyo del Club de Físicos Matemáticos de la Blanca Ciudad, Mendoza busca incentivar en los niños y adolescentes arequipeños la práctica del cálculo mental y utiliza para ello y una simple, pero, fundamental herramienta.
 
Un milenario juego de cuencas inventado por los japoneses hace miles de años y es usado por las escuelas asiáticas para estimular la habilidad mental, el razonamiento matemático y el cálculo numérico.
 
El Sorobán no es otra cosa que el ábaco japonés. Un juego de números donde se puede realizar las cuatro operaciones y de paso rescatar a los estudiantes peruanos del analfabetismo numérico y convertirlos en calculadoras humanas.

 

PROYECTO

Desde el 2009, el matemático visita diversas zonas del país para enseñar a los profesores el uso del Sorobán, de tal forma que los niños aprendan a usar el instrumento y mejoren sus capacidades de razonamiento lógico, la atención visual y el procesamiento ordenado de información.
 
El proyecto tiene más presencia en instituciones educativas privadas, aunque el Estado tiene como piloto, en algunos colegios, el uso del ábaco japonés para la enseñanza de las matemáticas.
 
“Este instrumento se usa para la educación de los niños en Japón, Canadá, Turquía o la India, que permite sumar, restar, multiplicar y demás. Hacer todas las operaciones matemáticas a gran velocidad. No necesita corriente y es mecánico, solo requiere habilidad y creatividad”, comenta el campeón mundial.
 
Gracias a su habilidad mental para el cálculo de números, Mendoza viajó a Turquía para participar en un concurso, allí entró en contacto con el Sorobán, que era usado por los niños de dicho país. Es así que en una clase relámpago aprendió a utilizarlo y ahora es un experto e imparte sus enseñanzas con dicha herramienta manual.
 
El proyecto Sorobán, permite mejorar las habilidades de observación a través de la manipulación de las pequeñas cuentas que componen el ábaco, esto unido al ejercicio de visualización que hacen los alumnos del instrumento. Un trabajo de cuerpo y cerebro al mismo tiempo.
 
Como resultado del ejercicio los niños mejoran su agilidad mental, la capacidad de atención y concentración, orientación espacial, memoria fotográfica y su habilidad de visualización.
 
Para Arturo Mendoza, el proyecto va más allá de aprender a hacer cálculos matemáticos en tiempo récord, la idea es mejorar el potencial intelectual de niños y jóvenes, para que desarrollen al máximo la creatividad, concentración y memoria.

INFANCIA EN NÚMEROS            

El calculista peruano recomienda que la mejor edad para iniciar con la enseñanza de las matemáticas con ayuda del ábaco japonés es a los 5 años. El instrumento lo ayudará en la concentración y además al trabajar con las manos, para mover las cuencas, mejorará su motricidad.
 
Opina que no es correcto que los pequeños aprendan a contar con sus dedos. En el caso del ábaco sumar con las cuencas les da más seguridad, ven los números en imágenes no escritas y los transforman en cifras en el cerebro.
 
“Las matemáticas no son nada difíciles si se aprenden bien. Los números son parte de todos los conceptos y postulados, es como aprender a leer. Poco a poco tenemos que avanzar con el ábaco, ir por partes para la mejor aceptación de los cambios”, comenta.
 
Su objetivo en Arequipa es concientizar a las autoridades del sector Educación a utilizar técnicas diferentes de estudio, no costosas, ni difíciles de implementar en las aulas. Solo falta un pequeño empuje para que su proyecto se haga realidad en los colegios estatales de ciudad.
 
Sobre el Nuevo Currículo Educativo 2017, precisó que en el área de matemáticas los temas siempre serán los mismos, solo hace falta que los estudiantes comprendan mejor la teoría para aplicarla correctamente y que se practique más, recomienda que es suficiente unas dos horas diarias.
 
Estimule a su hijo con las matemáticas, ya que la vida está hecha de números, en los días del año, en el marcador de un partido de fútbol, en la fecha de su nacimiento, la numeración de las calles, la libreta de calificaciones, o la lista de estudiantes del aula.
 
 
Compartir

Leer comentarios