Arequipa

Pacientes con cáncer esperan medio año bomba de cobalto

En junio del año pasado, el Inen donó una bomba de cobalto al hospital arequipeño. El aparato es vital para realizar radioterapia a pacientes con cáncer. Sin embargo, tras seis meses de espera, el equipo aún no llega al instituto del cáncer. La minera Cerro Verde tiene a cargo el traslado e instalación de aparato, sin embargo el proceso para contratar a la empresa que movilice la bomba no se celebra. El gerente del Iren dice que de forma optimista, acelerando plazos, este podría llegar el 15 de febrero o primeros días de marzo. El instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas (Iren- Sur) atraviesa una verdadera odisea para lograr que el nosocomio cuente con una bomba de cobalto. Este aparato es vital para las sesiones de radioterapia, una alternativa para combatir el cáncer.  

18 de enero de 2018
Pacientes con cáncer esperan medio año bomba de cobalto

En junio del año pasado, el Inen donó una bomba de cobalto al hospital arequipeño. El aparato es vital para realizar radioterapia a pacientes con cáncer. Sin embargo, tras seis meses de espera, el equipo aún no llega al instituto del cáncer. La minera Cerro Verde tiene a cargo el traslado e instalación de aparato, sin embargo el proceso para contratar a la empresa que movilice la bomba no se celebra. El gerente del Iren dice que de forma optimista, acelerando plazos, este podría llegar el 15 de febrero o primeros días de marzo.

El instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas (Iren- Sur) atraviesa una verdadera odisea para lograr que el nosocomio cuente con una bomba de cobalto. Este aparato es vital para las sesiones de radioterapia, una alternativa para combatir el cáncer.  

En junio del año pasado la gobernadora regional, Yamila Osorio, anunció la donación de este equipo por parte del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (Inen), sin embargo hasta la fecha el equipo no llega al Iren. 

El gerente de esta institución, Carlos Palacios, reconoce que "trabas burocráticas estatales" retrasaron el proceso de donación. Admite que en el mejor de los casos podría estar instalado a mediados de febrero o primeros días de marzo. 

El problema, en la actualidad, gira en torno al traslado del equipo. La movilización de la bomba de cobalto está a cargo de la minera Cerro Verde. El ente se comprometió a correr con los gastos de este proceso, cuyo costo es de aproximadamente S/. 500 mil. 

El inconveniente, precisamente, se ha generado con la empresa privada que trasladará la bomba, Genelectric S.A. Este es el único proveedor en el traslado de equipos radioactivos en el país. El ente, además de trasladar la bomba, deberá adaptar el equipo en el bunker donde hasta hace un mes, se encontraba el acelerador lineal de Oncoserv, ensamblar el mismo y probarlo. Ello, demandaría como mínimo un mes.

La minera, por norma, debe lanzar una convocatoria y celebrar un contrato con la proveedora. Sin embargo, ello no se ha realizado a la fecha. Cerro Verde advirtió que la empresa no cumplió con entregar a tiempo todos los requisitos exigidos. 

De acuerdo a Palacios, recién hace una semana, Genelectric remitió toda la documentación necesaria a Cerro Verde para que esta analice la propuesta y dé luz verde al traslado. “Estamos en manos de Cerro Verde”, reconoce Palacios. 

Mientras este proceso concluye, decenas de pacientes que requieren radioterapia son enviados desde el 2012 al hospital Goyeneche para recibir sus sesiones. Por mes el Iren envía entre 25 a 40 pacientes. Estos deben esperar entre 3 a 4 meses para ser atendidos. Con la bomba de cobalto el panorama cambiaría.      

 

PROCESO LENTO

El trámite para derivar la bomba de cobalto, un aparato con 5 años de uso, resultó engorroso desde el inicio. Para empezar, el Iren debió exigirle al Banco Continental, propietaria del acelerador lineal –que operó Oncoserv– el retiro del aparato. La entidad bancaria demoró en desensamblar el equipo y recién a principios de diciembre del año pasado se llevó su aparato del Iren. 

En el Inen también hubo problemas. Antes de disponer la donación oficial de la bomba de cobalto, la institución debió convocar el proceso de compra de dos aceleradores lineales nuevos. El procedimiento demoró y recién concluyó a finales del año pasado. 

 

DATO

Palacio confiesa que desde entonces el Inen ha exigido el retiro de la Bomba por parte del Iren. Incluso, como ello no ocurría, este ente contrató los servicios de Genelectric para que desensamblara la bomba y dispusiera del espacio para instalar su nuevo acelerador. Hace tres semanas la bomba de cobalto está disponible para el Iren.

 

Compartir

Leer comentarios