Renuncia de Ricardo Palma

Portada 04 de febrero 1916
Biblioteca Nacional Lima
“El señor Ricardo Palma, ha presentado la renuncia del título de director honorario de la Biblioteca Municipal que le fue otorgado después de su separación de la dirección activa.
Esta renuncia obedece al nuevo nombramiento del señor Manuel Gonzales Prada, como director de a Biblioteca.
 

La biblioteca Nacional del Perú

El 28 de agosto de 1821, el Libertador José de San Martín expide el Decreto de Creación de la Biblioteca Nacional, documento que en su primer artículo indica que: «Se establecerá una Biblioteca Nacional en esta capital para el uso de todas las personas que gusten concurrir a ella»; con lo que manifiesta que la nueva institución estará al servicio de toda la nación.
 
 En febrero de 1822 se nombra como primer bibliotecario de esta institución a Mariano José Teodoro de Arce Bedrigal, prócer de la independencia y canónigo del Cabildo Eclesiástico de Lima.
 

Lamentablemente

Durante su período inicial, la Biblioteca Nacional, convivió con el desarrollo de las luchas emancipadoras, motivo por el cual durante la ocupación de Lima por parte de las fuerzas realistas entre 1823 y 1824.
 
Luego de los saqueos de que fuera objeto, por disposición del Libertador Simón Bolívar se ordena la reorganización de la biblioteca.
 
Otro hecho que marcaría a la Biblioteca Nacional del Perú fue la Guerra del Pacífico, cuando la ciudad de Lima sufrió la ocupación por parte de las fuerzas chilenas, entre 1881 y 1883, período en el cual uno de los salones de la Biblioteca fuera destinado a servir de caballeriza a uno de sus batallones y los libros y documentos administrados sin control.

 

Ricardo Palma

En 1883 el expresidente Miguel Iglesias convence a Ricardo Palma en tomar la dirección de la Biblioteca.

En aquella época se ganó el apelativo de “el bibliotecario mendigo”, porque, ante el magro presupuesto con el que contaba, decidió utilizar su prestigio y sus contactos para pedir a personalidades de diversos países que donaran libros.

Gracias a su empatía con el presidente de Chile Domingo Santa María, consiguió recuperar unos 10 000 de manos chilenas.
El 28 de julio de 1884 inaugura la biblioteca, que dirige hasta febrero de 1912, cuando renuncia por discrepancias con el gobierno de Augusto Leguía, que, en reemplazo, nombra a su enemigo, Manuel González Prada.
 
Verdad es que el escritor tendrá su desagravio: el nuevo gobierno del coronel Óscar R. Benavides lo nombrará director honorario de la Biblioteca en 1914, González Prada será destituido y su puesto lo ocupará el candidato de Palma, Luis Ulloa. Esto, sin embargo, no durará mucho: en febrero de 1916 González Prada recupera el cargo y el famoso escritor renuncia a su nombramiento honorario.
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
La pregunta es para probar que eres un visitante humano y no spam.

Comentarios Web