Arequipeños a cientos de kilómetros

06 de Agosto de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

La cantante Lula Valdivia y el arquitecto Ricardo Rocha son dos characatos que hacen patria en el extranjero. Ambos representan a esa colonia de peruanos-mistianos que dejaron su ciudad por mejores oportunidades, pero que siempre la llevan en su corazón y pensamiento.

 
Por: Lino Mamani A.
 
Una llamada telefónica sorprendió al arquitecto arequipeño Ricardo Rocha Ramos. Era un representante de una conocida cadena de tiendas por departamento chilena, quien le ofrecía un puesto. La sorpresa se dio porque con antelación no había sido seleccionado para dicho cargo. Era julio de 1994,  justo cuando se desarrollaba el mundial de fútbol en Estados Unidos. 
 
-Encantado, pero le voy a confesar que tengo cuatro entradas para el mundial de fútbol en Los Ángeles y no puedo dejar de ir –recuerda que respondió, escuchando que del otro lado de la línea que varios rieron. Así aceptaron que se presentase a laborar a partir de agosto. Era uno de los pocos arquitectos en el mundo conocedores de Store Planning y Visual Merchandising.
 
Laboró diseñando las tiendas de retail de Falabella durante ocho años. En total, participó en 60 locales en Chile, Perú, Colombia, Argentina y Ecuador. Hace 16 años que se independizó y tiene su propia empresa que realiza proyectos en diferentes países. Pero esta historia fue después a las penurias que tuvo que pasar el arequipeño durante sus inicios.
 
“Quería verte, inolvidable, tierra querida, Arequipa, Ciudad Blanca, de mi amor; embriagada de distancia, añoraba la fragancia de tu suelo, tu campiña, tu verdor”.
***
A los 17 años, tras culminar sus estudios en el colegio La Salle, Ricardo Rocha decide dejar la casa de su abuelita en Miraflores para ir a Los Ángeles (California) al encuentro de su madre y a buscar mejores oportunidades de estudio. 
 
Por razones del destino, se independizó dos años después, cuando estudiaba arquitectura en la Universidad de SCI-ARC (Souther California Institute of Architecture) y en diseño interior de Woodberry Univercity of Los Ángeles. 
 
Para costear sus estudios tuvo que participar en las selecciones de fútbol para ganar medias becas, en sus horas libres trabajó haciendo hamburguesas, pintando autos y departamentos e incluso repartiendo periódicos en la madrugada.
 
-Todo lo que uno pasó, finalmente pagó –dice el arquitecto de su moderna oficina en Santiago de Chile, tras una reunión de negocios.
Mientras estudiaba en la universidad por las tardes trabajó en oficinas especializadas en arquitectura en retail, planificación y diseño de centros comerciales, tiendas por departamentos, boutiques. Así a cuentagotas, empezó a hacerse un nombre, laboró en proyectos en España, Inglaterra, México, Francia. Precisamente en París, proyectó el parque de Disneylandia.
 
El experto, hincha del FBC Melgar, estuvo por diferentes partes del mundo, pero nunca se imaginó que arribaría a Chile. Un país donde empezó a desarrollar su propia empresa Space Planning Internacional hace 16 años.
 
Ahora en dicho país sureño es uno de los más solicitados y queridos. Recientemente, al estar en desacuerdo con el diseño de la remoción del estadio del club Universidad Católica, su equipo realizó un proyecto. El diseño fue ovacionado en las redes sociales e inclusive los dirigentes de las barras lo llamaron para felicitarlo por su propuesta que superaba a la que se iba a aplicar.
 
Arequipa siempre está presente en Ricardo Rocha a tal punto que mandó a traerse 60 metros de sillar para enchapar su sala y acceso a su departamento chileno, donde también colocará el escudo de la Ciudad Blanca (60x50) que mandó a tallar.
 
Cada vez que mira a su origen extraña a su gente, los amigos, la comida, el clima y también la radiación solar. 
 
Los mistianos están en todos lados. El arquitecto, quien preside la Asociación Arequipeños en Chile, cuenta que solamente en dicho país por agosto participan 250 arequipeños, de las celebraciones de la fundación de su patria chica, quienes entre sollozos, cantan música arequipeña sin evitar denotar su nostalgia. 
 
“Cuando hace tiempo deje tus lares entristecido, con la pena de los hijos, que se van; hubo un límpido aguacero, y una lluvia de lucero, en mis ojos contemplando tu volcán”.
***
Lula Valdivia creció escuchando a su abuela cantar yaravíes y a su padre tocar la guitarra. En el colegio siempre había espacio para que participe en las actuaciones. A los 14 años ya tenía su grupo musical “Grees” (luego cambió a Sudamérica). Tenía que disfrazarse para cantar en las noches, para que sus profesores no la reconocieran.
 
En los noventas, ya tenía un nombre ganado. Lula, con su banda de rock, participaba en el Jardín de la Cerveza y varios eventos en el sur, con su banda de rock y compartiendo escenario con Gianmarco, Arena Hash, entre otros.
 
Ganar en el Festival Internacional en Colombia representando al Perú, en 1996, le dio la seguridad de romper fronteras. Con su consigna “La patria es el mundo”, decidió dejar su tierra por vivir en Lima. Eran tiempos del fujimorismo donde la tecnocumbia estaba en alce y opacaba al resto de géneros.
 
Por fin el 2002, viajó a Chile. En dicho país, grabó su primer álbum hasta condujo un programa de televisión. Aunque también tuvo una de sus peores caídas. En TVChile una vez hizo propaganda al pisco peruano, siendo vapuleada con noticias en su contra, pero lo peor fue ser prácticamente estafada por una persona en la que confió. 
 
Esto se sumó a la muerte de su madre. La arequipeña se sumergió en una depresión. Estuvo tres semanas internada en una clínica en Lima. “Pero la caída profunda me hizo reaccionar y pensar que era tiempo de levantarse”, relata. Y así lo hizo.
 
“Hoy que regreso peregrino fatigado con el corazón cansado, de buscar felicidad; Arequipa, soy feliz en tu regazo,
con el beso y con el abrazo, que me otorga tu bondad”.
 
Ahora, Leonor Valdivia o Lula Valdivia, tiene 48 años y su carrera musical está en Estados Unidos, donde por cierto fue la primera peruana en cantar el himno de la nación gringa en la Casa Blanca (2014). Este año se presentó en la Naciones Unidas. Recibió muchos premios y reconocimientos (Orgullo peruano, Characato de oro).
 
La rubia arequipeña prepara un disco de música peruana al estilo "world music", con la participación de músicos como Tim Rise, saxofonista de los Rolling Stones; Niclk Rolfe, pianista de Aretha Franklin; Enrico Granafei (Italia); Vitali Imereli (Finlandia)  bajo la dirección de David Pinto, exdirector musical de Susana Baca y fundador del grupo Perú-Jazz quien radica en San Francisco.
 
-El vals El Regreso es tan Hermoso, que no puedo dejar de cantarlo –refiere- Tengo que ser fuerte y olvidarme de lo que dice la letra porque muchas veces no he podido terminar de cantarla porque se me venía el llanto. Así  que ahora me resisto, la canto, pero pienso en otra cosa… porque si no... imposible terminarla. 
 
Lula Valdivia y Ricardo Rocha son dos arequipeños, de los cientos que emigraron, quienes lograron sortear adversidades e insistir en sus objetivos. Ambos recuerdan, la frase de Jorge Polar, “No se nace en vano, al pie de un volcán”. Y al final, cuando llegue el momento, retornar a su anhelado terruño.
 
“Cuando yo muera, que me entierren en tu suelo, y algún día bajo el cielo, unas flores crecerán; será mi alma asomándose a la vida, desde mi tierra querida para ver a mi volcán”.
(El Regreso-Mario Cavagnaro)
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web