Autopsia del censo

08 de Octubre de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

Una vez cada 10 años los peruanos están en la obligación de no moverse de sus hogares mientras son censados. Este domingo 22 de octubre deberán llenar todo un cuestionario de preguntas que permitirá tener conocimiento de importantes características de la población. La necesidad de saber cuántos somos no es moderna, sino de siglos atrás.

 

Por: Lino Mamani A.

La historia cuenta que Moisés, luego de cruzar el mar Rojo, realizó un censo para conocer cuántos hebreos recuperaron su libertad. En las culturas babilónicas, egipcias, chinas o romanas, los recuentos eran importantes para el cobro de impuestos y la formación militar. En la Biblia se cuenta que se realizó el primer censo, hace 2 mil años, antes del nacimiento de Jesús, según lo recuerda el libro Hacia los censos nacionales 2017 del Inei. 
 
En el Perú no fue ajeno este conteo. El ingeniero economista Juan José Vera del Carpio elaboró el libro “Los censos en la historia del Perú”, donde da detalles de cómo en diferentes tiempos se efectuaban registros de la población. 
 
La evidencia más antigua de un sistema de registro estadístico y aritmético en el país se encuentra en los pallares de la cultura Mochica, que se desarrolló en el norte (entre Lambayeque y La Libertad) en la época precolombina, en los años 200 a 700 antes de Cristo. 
 
“A decir del historiador Conkin, está probado que hubo un quipu preincaico, mediante el cual se contaba y registraba primariamente a la población. La afirmación puede ser debatible, pero lo que sí resulta evidente es que los pueblos preíncas lograron portentos en infraestructura de palacios, ciudades y manejo del agua y riego, a partir de una sólida organización de su población, que por lo tanto tenía que ser contada (censada), organizada y controlada”, sustenta el autor.
 
Dos elementos fundamentales en la época incaica fueron los quipus y el núcleo familiar. Estos últimos eran agrupaciones en decenas, centenas, millares y decenas de millar, que servía para llevar el registro de nacimientos y defunciones, control del trabajo, pago de tributos y cuánto gente podría ir a la guerra.
 
Mientras que los quipus eran un sistema de contabilización y registro que permitían llevar el crecimiento poblacional y distribución de tierras de cultivo. “Cuando se producía la conquista de un pueblo, se organizaba enseguida un empadronamiento comprendiendo en él; la edad, sexo, linaje, oficio, artes, costumbres y familia, todo lo cual era registrado en los quipus”, relató el cronista peruano-hispano, Blas Valera.
 
EL primer censo general del imperio incaico habría sido levantado por Sinchi Roca, donde contaron 200 mil hombres aptos para la guerra.
 
COLONIA DE INDÍGENAS
Vera del Carpio, quien hizo una investigación primigenia desde 2015, detalla en su libro que está próximo a ser publicado, que durante la época del virreinato se realizaron cuatro censos. El primero lo concretó el virrey Pedro de la Gasca en 1548.
 
Aquella ocasión se censó a la población indígena del Tahuantinsuyo, incluyendo Charcas y Quito, resultando un registro de 8 millones 285 mil personas. El segundo se efectuó entre 1556 y 1561 con propósito fiscal, donde se contabilizaron 253 mil 715 indígenas que pagaban tributos.
 
El tercer censo colonial fue ordenado por el virrey Francisco del Toledo, conocido por ser quien mandó a ejecutar al inca Túpac Amaru I. El registro se realizó entre 1570 y 1575, concluyendo que existían un millón 67 mil 696 indígenas varones tributarios de 18 a 50 años, sin considerarse a la población de Quito, Chile, Buenos Aires ni Tucumán.
Ya en el gobierno del virrey Francisco Gil de Taboada y Lemas, se realizó el cuarto censo entre 1970 a 1976, que resultó una población de 1 millón 76 mil 122 habitantes, sin considerar Quito (separada en 1718). 
 
Vera del Carpio aclara que si ligeramente se compara el primer y el cuarto censo virreinal, se podría colegir que la población se redujo exponencialmente, pero no es del todo certero. Si bien hubo mortandad de indígenas afectados por plagas de enfermedades, resulta que los conteos se hicieron tomando diferente extensión de terreno. Será en la república recién donde habrá mayor orden al respecto.
 
REPÚBLICA ACTUAL
Quince años después de que José de San Martín proclamó la independencia del Perú, recién en 1836 se ejecutó el primer censo en el periodo republicano, aunque Hipólito Unanue, titular del Supremo Consejo de Gobierno, pidió que se realice el conteo de nacimientos, matrimonios y defunciones a través de las prefecturas.
 
El primer censo se realizó durante el gobierno de general Andrés de Santa Cruz, obteniendo una población censada de un millón 773 mil 736 peruanos. Santa Cruz hizo este trabajo con el fin de tener el número de personas para conformar la Confederación Peruano – Boliviana.
 
En el primer gobierno del general Ramón Castilla se realizó el segundo censo de la República contabilizando a 2 millones mil 203 habitantes. En el tercero y cuarto censos se obtuvo 2 millones 487 mil 916, y 2 millones 699 mil 106 pobladores, respectivamente.
Pero el quinto censo fue el más importante. Se efectuó en el gobierno de Manuel Prado Ugarteche en 1940, tras 64 años del registro anterior. Alcanzó a 7 millones 23 mil 111 habitantes. Este fue considerado el primer censo moderno del Perú. 
 
Prado Ugarteche también concreta el sexto censo en 1961, en cumplimiento de la Ley Nº 13248, o ley de censos que ordenaba que se actualice la información cada 10 años. Hasta este momento ya no solamente se hizo un conteo censal de población, sino también de vivienda y agropecuario.
 
Así se realizaron censos en el gobierno de Juan Velasco Alvarado (1972), resultado 14 millones 121 mil 564 personas. El sétimo fue en el gobierno de Fernando Belaúnde Terry en 1981 y después en 1993 en el gobierno de Alberto Fujimori.
 
Fue en el periodo de Alejandro Toledo cuando en el 2005 se cambió la metodología censal. Hasta ese momento eran censos de población “de hecho”, donde se visitaba a las familias en las viviendas, en un día determinado en el cual se paraliza la actividad económica, social y política del país. Se aplicó el censo “de derecho”, cuya diferencia marcada radica en que se aplicara no en el lugar donde la persona se encontraba el día del censo, sino donde reside habitualmente. Este censo arrojó 26 millones 152 mil 265 pobladores.
 
El último censo se efectuó en el 2007, en el segundo gobierno de Alan García, registrándose a 27 millones 412 mil 157 de peruanos. 
Ahora el reto, acentúa Vera del Carpio, es que este censo que se realizará el domingo 22 de octubre, sea más rápido y determine datos que nunca antes se habían consignado, como la autoidentificación. Esta será la última vez, que se realice un censo escrito. Al 2027 se espera que sea un procedimiento con uso de la tecnología de la época.
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web