Cuando los violadores se ocultan en la red

10 de Septiembre de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

Pedófilos y tratantes de personas hallaron en Facebook la herramienta ideal para ocultarse y poder captar a sus víctimas que por lo general son jovencitas. 

 
Desde junio, Arón Josué Reyes Pacha pasa sus días en los patios del penal de varones de Socabaya, alejado de su celular, su principal herramienta para seducir a sus posibles víctimas. Este sujeto señalado como pedófilo, debe pasar nueve meses de prisión preventiva, mientras se realizan las indagaciones por el presunto delito de violación sexual en contra de una menor de edad.
 
En la red social Facebook, Reyes Pacha dejaba de lado su nombre de pila por el apelativo de Yor Rey, una cuenta falsa con que se hacía pasar por adolescente y sostenía conversaciones con escolares. Una de sus víctimas tenía solo 12 años y cayó en sus argucias. El depravado le pedía fotos en ropas íntimas y con estas evidencias la chantajeaba para sostener relaciones sexuales. En uno de esos encuentros forzosos la Policía logró capturarlo y poner fin a sus fechorías antes que se incremente el número de afectadas.
 
Como en este caso, las redes sociales son un instrumento que hallaron los pedófilos para cometer sus fechorías y burlar los filtros convencionales de los padres, para acercarse a las menores, especialmente a quienes tienen a su alcance un smartphone.
 
En abril de este año, Jorge Ccopa Lima (21) fue capturado acusado de ser autor de la violación sexual en contra de una escolar, también de 12 años. La modalidad es similar. Usó Facebook para acercarse a ella y luego de seducirla la citó en el Cercado para llevarla a un hostal, donde concretó el abuso. El imputado la retuvo por un día y medio, sin que los padres supiesen de su paradero.
 
Según el registro del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), solamente en el penal de  Socabaya 174 varones purgan prisión por el delito de violación sexual de menor de edad y otros 61 por actos contra el pudor de menores de edad (tocamientos indebidos). La mayoría tiene que ver con otras circunstancias de abuso. Algunos de estos abusos empezaron en una red social, siendo las víctimas de edades comprendidas entre los 10 y 15 años.
 
TRATA DE PERSONAS
Cada vez más adolescentes y jóvenes abren sus cuentas en redes sociales como Facebook o WhatsApp, para contactarse con los compañeros de colegio, siendo también susceptibles de ser captados por depravados, o peor aún, por redes de trata de personas.
La fiscal Cecilia Ampuero Riega, coordinadora del Protocolo de Lucha contra la Trata de Personas, sostiene que en lo que va del año son 48 casos de trata de personas reportados en la región, que involucran a 70 víctimas. El 60% de las víctimas captadas son abusadas sexualmente. 
 
El grueso de afectadas tiene entre 18 y 21 años de edad y la mayoría de ellas lo único que buscaba era trabajar. Si antes la modalidad de captación de las víctimas era principalmente a través de las agencias de empleo, en los últimos dos años, ahora  las redes sociales son otro soporte que hallaron los explotadores y violadores para sus fechorías.
En los grupos que existen en las redes sociales, diariamente aparecen algunas publicaciones sospechosas, donde los sujetos ofrecen tendenciosamente trabajo para jovencitas con buena remuneración y por horas, un gancho que podría atraer el interés de las muchachas, pero que es una coartada. La mayoría de víctimas son llevadas a laborar sexualmente a zonas mineras de Camaná, Caravelí y también a los clubs nocturnos que existen en la Ciudad Blanca.
 
Ampuero recomendó a los progenitores tener mayor control de las actividades que realizan sus hijos en las redes sociales y verificar con qué personas se contactan, conversan y el círculo de amigos que tienen en sus cuentas. Además, solicitó a los jóvenes a dudar de cualquier ofrecimiento tendencioso y que si detectan a alguno de este tipo de sujetos, comuniquen inmediatamente a la Policía Nacional o Ministerio Público.
 

Comentarios Web