El peregrino milagroso

08 de Octubre de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

La mayor expectación de la fe en octubre la mueve el Cristo Moreno. La imagen del hijo de Dios crucificado que exime los pecados del hombre es considerada milagrosa por miles de fieles en el Perú y el mundo, sin embargo hay un pequeño lugar en Arequipa donde es venerada en una procesión incansable que dura exactamente 30 días. 

 

Por: Mariela Zuni M.

 
Un espejo azul en el cielo muere lentamente al caer la tarde. El sol ardiente del valle se hace más sumiso y da tregua a las personas para descubrirse la cabeza en señal de respeto al Cristo Moreno que se alista a emprender su recorrido más prolongado del año.
 
Es 30 de setiembre y los devotos procesionales se juntan en la iglesia Matriz del Barrio Nuevo de Vítor para dar inicio a la jornada de fe. Vestidos con sus túnicas moradas, las mujeres con velos y rosarios, las sahumadoras abastecidas con suficiente incienso dan soplidos para atizar la brasa. 
 
La imagen del Señor de los Milagros, patrono del valle, se posiciona en el altar mayor lista para la primera procesión. Tras celebrar la eucaristía es colocada en el anda y cargada en hombros por los integrantes de la hermandad. Así da inicio a su peregrinaje.
 
CUESTIÓN DE FE 
A 63 km de Arequipa, se ubica el distrito de Vítor. Ambas márgenes de este valle se comunican por caminos enlazando con poblados y anexos de la zona, así como con las irrigaciones de Yuramayo y La Joya Antigua. En el área contigua a la carretera Panamericana se asienta la urbanización llamada Barrio Nuevo, capital del distrito.
 
Hace exactamente 26 años el nuevo pueblo comenzaba a levantarse. Los moradores de aquel entonces, files católicos, tenían que agenciárselas en movilidades propias y a pie para acceder a la iglesia más próxima que se ubicaba a un kilómetro del lugar. 
 
Cuenta Andrea Carpio Banda, que la procesión del Señor de Los Milagros se inició a raíz de que el Barrio Nuevo no tenía un templo. Por esta razón su esposo Jesús Benavides Moscoso y el sacerdote de Santa Rita de Siguas, padre Juan de Dios, consiguieron que el municipio cediera un terreno para la iglesia. 
 
Inicialmente confeccionaron una pequeña cruz de madera que fue colocada bajo una ramadita de esteras, a modo de altar mayor. Así humildemente comenzaron a instituirse las misas cada domingo.
 
El mismo pueblo pujante se trazó la meta de levantar una iglesia, y así, con apoyo de todos en diversas actividades y consiguiendo donativos lograron concluir la construcción, allá por la década del 90.
En un inicio el comité para la construcción del templo fue presidida por don Jorge Montoya, quien pasó a ser el primer presidente de la Hermandad del Señor de Los Milagros, a su muerte Jesús Benavides asumió el cargo. 
 
Fue Benavides quien consiguió la imagen del Señor de los Milagros, confeccionada por un artesano arequipeño del distrito de Miraflores. La idea de este fiel era que la bendición de Dios llegara a cada rincón del distrito y de esta forma en el año 1991 se inició la procesión más larga del Perú. Recorre todo Vítor y las cuatro pampas de Yuramayo. 
 
El 30 de setiembre se celebra una misa en la Iglesia del Barrio Nuevo. La imagen sale en procesión y es trasladada diariamente a un destino. El primero está ubicado al final del valle de Vítor en la hacienda La Trabada de Agustín Paz, luego es trasladada a la capilla de la familia Cáceres Vegazo donde pernocta la primera noche.
 
Al día siguiente llega a la hacienda La Huachipa, después a La Pampilla, continúa en La Pampa de Tácar, la Hacienda del Abuelo y el Pueblo Viejo, lugar donde visita el colegio primario y secundario.
Este fin de semana se encuentra en la primera pampa de Yuramayo, al día siguen irá a la segunda y posteriormente la tercera y cuarta pampa. Continúa en la hacienda El Chañal y la Caleta.
 
Al día siguiente llegan al encuentro con la virgen de Chapi en la iglesia San José del anexo de Pueblo Nuevo, luego retorna a su templo, ese mismo día parte al colegio particular Jesús Benavides, en honor a quien instauró esta celebración. 
 
La procesión continúa hacia la hacienda El Socabón y de allí al sector de Alto Socabón, desciende hasta la hacienda de la familia de Cuadros, la institución educativa Señor de La Cuesta, de allí pasa a la familia Herrera Centeno.
 
Al siguiente día llega a la iglesia del pie de La Cuesta (donde se venera la imagen de la virgen de inmaculada), después a la hacienda de la familia Centeno Bolaños y al asentamiento humano 9 de Febrero. 
 
Los días pasan y el cristo peregrino visita la hacienda San Luis, después el pueblo de Sotillo, la hacienda de los Cáceres Manrique, la familia Banda, la familia Velarde Loaiza y al puesto policial de la Guardia Civil.
 
El día 28 de octubre debe retornar a su templo para la celebración de las vísperas con la misa de entrada, quema de castillos, juegos artificiales ofrecidos por los devotos y desde su inicio a la fecha por el comité que hoy en día la preside Marcos Benavides Carpio (hijo de Jesús Benavides).
 
Los feligreses degustan una rica Diana (bebida caliente) que es preparada por los miembros del comité. El día central se ofrece una misa abierta y se realizan los sacramentos litúrgicos del bautizo, comunión, matrimonio, a cargo del párroco del lugar reverendo padre Florentino Gómez.
 
EL MILAGROSO 
Andrea Carpio Banda manifiesta que al fallecer su esposo, el 8 de abril de 2010, el padre Florentino manifestó que la tradición de la procesión tenía que continuar y así lo hizo ella junto a su hijo Marcos. 
Si bien la pérdida de su ser querido marcó su vida como un evento trágico, comprendió que era un mandato divino. Fuera de este hecho su vida fue y sigue siendo acogedora a sus 67 años de edad. 
 
En el camino de su fe, cuando su esposo aún vivía, era citado por diversas personas quienes daban testimonio de los milagros del cristo moreno. Incluso un vecino relató cómo había recobrado la vista al recibir en su hogar la sagrada imagen. Como estos prodigios hay cientos, pero muchos quedaron en el silencio. 
 
La hermandad del Señor de los Milagros en Vítor trabaja activamente gracias a la colaboración de Andrea Carpio, Marco Benavides, Georgina Velarde de Araujo, el párroco Florentino Gómez, el hermano Gerardo, Nancy de Yucra, Fredy Araujo y Alfredo Aroquipa.
 

Tu Opinión

¿Quién debería ser titular en la Selección Peruana?

Comentarios Web