Historia corta en cuatro partes: La historia de la casa del maestro

04 de Septiembre de 2016
Fuente de la imagen: 
No indica
UNO
 
En el Cusco nació en 1972 en Sindicato Único de Trabajadores del Perú (Sutep), fundada por el profesor primario Horacio Zeballos Gamez que logró unir en una sola agrupación a las diferentes que había de profesores.
Horacio Zeballos se conoce en Everardo Zapata autor de Coquito una noche en que Zapata bajaba del local magisterial de la calle Tristán y Zeballos departía con unos amigos en restaurante contiguo.
Horacio Zeballos quiere conocerlo. Se estrechan la mano e inician una gran amistad. Entonces Horacio tenía una escuela en Sabandía con 53 alumnos a los que enseña a leer con el libro de Everardo.
Después se hicieron compadres y Horacio quiso que su primera hija Luz Marina, actual esposa del rector de la Unsa Rohel Sánchez fue ahijada de Everardo.
 
 
DOS
 
Con motivo del día del maestro, en julio de 1982 se celebró en el colegio Manuel Muñoz Nájar una parrillada, donde Zapata les hizo notar que siendo el gremio profesional más grande del país el Sutep con cinco mil asociados no tenía local propio y les propone hacer la casa del maestro donando el terreno.
El local que Everardo Zapata tenía en la calle ctavio Muñoz Nájar, para trabajar y vivir, en una extensión de mil metros cuadrados fue donado y además dio un aporte de 5 millones de soles a los que agregaría otros 5 y finalmente 3 más.
Además, Zapata gestionó la donación de barracas que quedaron en desuso en el campamento de Majes que funcionaba en Huambo.
Contrató el transporte, los baños incluidos y el local fue inagurado el 20 de diciembre de 1983, incluyendo un auditorio con 400 sillas.
 
 
TRES
 
El maestro autor de Coqutito que había nacido en Punta de Bombón, adquirió un terreno de 3 mul 600 metros cuadrados y colaboró con el 40% de la construcción de la escuela 41049 y el gobierno, en gratitud, le puso su nombre al plantel.
Hay otras dos instituciones educativas, la 40021 en la urbanización Casapía de José Luis Bustamante y Rivero en Arequipa y otra la 31584 de Trujillo que también llevan su nombre.
También es protector de la casa del maestro cesante y cada años promueve en el mes de febrero jornadas pedagógicas de capacitación para maestros de inicial.
Nombrado Amauta de la Educación Peruana, Zapata se preocupó cuando escuchó al presidente arequipeño Bustamante y Rivero decir que el Perú tenía en 1946 el 73% de analfabetismo.
 
 
CUATRO
 
Pocos saben que también fue promotor del programa de vivienda Fonavi y crítico del Fondo Mi Vivienda y Techo Propio, quejándose siempre de los pocos recursos disponibles por el Estado para ayudar a resolver el problema de la casa propia.
Acercándose al centenario de vida sostiene que en materia de educación debe conseguirse la participación económica de los padres de familia y pone como ejemplo nacional la colaboración que estos hacen en los planteles de la organización Circa que fundó su amigo personal, el padre Carlos Pozzo.
Zapata no se queja sobre el destino de Coquito. Considera injusto que lo hayan desplazado por otros textos, pero está seguro que sigue siendo válido a la realidad peruana pues el autor lo va adecuando a los cambios.
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web