La reina de San Camilo

08 de Enero de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

Daniela Samos, nieta de una de las comerciantes más antiguas del mercado San Camilo, demuestra que la tradición no morirá.

 
Por: Roy Cobarrubia V.
Fotos: Adrián Quicaño P.
 
El mundo se vive en un tiempo donde ciertos actos suelen repetirse. El principio de que lo que se hereda no se hurta se ha solidificado en hechos concretos y visibles. Daniela Samos, una jovencita de 19 años, es un ejemplo del caso. La hermosa dama de sonrisa tierna, mirada enamorada y formas propias de su juventud,  ha renacido y traído recuerdos pasados. “Se parece a mí cuando fui reina del mercado San Camilo”, expresa Vilma Rivera de Samos, su abuela y una de las comerciantes más antiguas de la histórica plataforma de venta de productos de pan llevar de la ciudad. La dueña del restaurante “El Inter” con 103 años de creación, es una jovial señora que se ha olvidado de contar sus años para vivir para siempre.
 
Daniela el 16 de diciembre del 2016 fue declarada “reina”, la señorita más hermosa entre las hijas y nietas de los 1250 comerciantes del mercado. Ella con su menuda y bien formada figura sobresalió en el certamen realizado en la plazoleta San Camilo. La nieta de Vilma Rivera, sacudió en algunos comerciantes castigados por el tiempo, el corazón, mientras que en los jóvenes hurtó un suspiro y una mirada ladina. La elegida señorita más guapa del mercado San Camilo ha heredado la belleza de su abuela, según comentan algunos comerciantes.
 
Vilma nació en el mercado San Camilo. “Nací en este puesto, me enamoré, me casé y moriré acá”, suele decir la señora como una frase aprendida de memoria. La famosa cocinera por sus sancochados reparadores y tradicionales ha sobrevivido a cinco terremotos y fue en alguna oportunidad elegida la mujer más hermosa de todo el mercado.
 
 “Yo fui escogida como la más bonita a los 18 años, y fue en este mercado, ¿no ve usted?, aún me queda esa hermosura”, dice al abrazar a su nieta y enseñar su rostro como prueba fehaciente.
 
 Daniela, la mujer más bella dentro del mercado San Camilo, ha crecido entre los vapores del adobo, el caldo de cabeza y el popular rachi de panza. La jovencita, según cuenta, ha crecido y jugado entre los gritos de los comerciantes, “¡Llévese la yapa!, “Buenos días casera”, creció entre el cariño de las personas que la han incluido en su mundo diario de San Camilo en donde cada acto y cada persona es una historia. “La hermosura no solo significa ser guapa, no, la hermosura debe ir acompañada del conocimiento. Conozco la historia del mercado San Camilo, la historia del Inter, conozco a cada una de las personas que a diario viven y sueñan con un mañana mejor, no, la belleza solo es algo de hoy, el mañana estoy segura es mucho más importante, estoy segura que mañana recordarán a los Rivera y a los Samos por ser buenas personas”, sustenta Daniela al hablar de su elección como la más bella, pues al parecer no solo es un rostro bonito también es un espíritu apuesto.
 
La jovencita procede de un lugar lleno de historia. A sus 19 años de edad ha visto ingresar y conocido en el restaurante de su abuela a Tomás Zamudio, Justiniano Apaza, Daniel Vera, Castañeda Lossio, Gastón Acurio e inclusive al actual presidente de la República del Perú.
 
"El Ínter" no solo es conocido por sus mujeres hermosas también por sus platos de comida y sazón, sazón que Vilma ha enseñado a sus 23 nietos y 10 bisnietos. El restaurante fue fundado por Juana Black con el nombre "La Rana" y hasta hoy continúa enamorando paladares.
 
"Mi madre era muy hermosa, con unos ojos enormes, por eso llamaron el lugar como 'La Rana' hasta que el general de la PNP Daymon Rosado Linares, hace 30 años atrás, dijo que mi comida era internacional y bautizó este lugar como 'El Inter'", dice la abuela de Daniela.
 
Hace unos días el mercado San Camilo celebró 136 años de fundación, Daniela vestida con un traje largo de gala y una corona, participó en la ceremonia central, luego caminó entre los pasillos y fue aplaudida por la gente de diferentes puestos. “Hija, eres la más bonita, diles que en el mercado la gente es amable”, gritaba una señora. 
Entre los compradores su presencia era un regalo del mismo mercado. 
 
Algunos americanos con un trastabillar del castellano decían: “Ow, see, muy wuapa”. Y uno que otro muy atrevido soltaba una mirada maliciosa o un silbido coqueto. “Hijita, eres la más bonita gracias por representarnos”, le dijo una señora y es que en cosas sencillas se puede encontrar lo más hermoso del ser humano, dar gracias.
 
En el puesto número 19 del segundo piso del mercado San Camilo su familia la esperó como si se hubiera ido lejos. Su madre Vilma Luz Samos Rivera la recibió con el corazón en la mano: “Valió la pena ese parto en la sanidad de la Policía, valió la pena haberte recibido ese nueve de febrero a las once de la mañana”. La madre de Daniela le dio un abrazo y nuevamente la alegría volvió porque la familia Rivera Samos es grupo de personas muy unidas y muy vivaces.
 
La señorita San Camilo es estudiante de Psicología en la Universidad Católica San Pablo, mide un metro 59, calza 34, no tiene novio, escucha música de otros tiempos y cree que el mercado San Camilo jamás morirá porque la historia nunca muere. Arequipa, según ha dicho esta señorita, jamás permitirá que sus propios desaparezcan.  
 

Tu Opinión

¿Quién debería ser titular en la Selección Peruana?

Comentarios Web