Las reformas que trae el Hay Festival

29 de Octubre de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

Próximos al “Hay Festival, imagina el mundo”, Ángela Delgado, gestora de este encuentro internacional, otorga algunas pautas de lo que se vivirá en esta fiesta de las artes. Además informa que este año esta reunión tratará el tema de la religión, asunto al que ha señalado no se le debe crear tabúes ni miedos.   

 

 

Por: Roy Cobarrubias

 
-¿Qué nos trae el Hay Festival?
Un porcentaje de crecimiento de la felicidad de la gente, viene a traer esa cuota de pensamiento, creatividad y ganas en un ambiente en el que nos acechan temas espantosos como la violencia y las violaciones. 
 
-¿Se han puesto una valla de asistencia?
No. En el primer festival llegamos a los 15 mil asistentes, en el siguiente año 20 mil y este año ojalá que lleguemos a los 25 mil. Ojalá lo logremos porque las fechas anteriores fueron en diciembre y ahora es del 9 al 12 de noviembre. Este es el regalo que todo el equipo del festival le quiere hacer a Arequipa y esta vez a Cusco también, vamos el 13 de noviembre para hacer sesiones con 7 invitados internacionales. 
 
-Este año presentan el Hay Festivalito, ¿qué esperan? 
Está bien simpático. Hay varias sesiones orientadas a niños y jóvenes y le hemos puesto mucho cuidado y mucho cariño para que padres, niños y docentes lo aprovechen. Queremos incentivar la presencia de niños para que pase lo que pasó en Cartagena que después de 13 años ves a jóvenes que cuentan maravillas y cambios en su vida gracias al festival. 
 
-¿Han logrado medir el impacto cultural y social que tuvieron en las reuniones anteriores? 
Sí, claro, como toda actividad cultural se evalúa una serie de intangibles que es un reto. Por ejemplo el 2015 comparado con el 2016, el impacto mediático nacional e internacional se duplicó… Toda esa gente que escribe, postea sobre Arequipa, suma una cantidad increíble; va por ahí la medición en el aspecto social, Arequipa necesita promocionarse a nivel turístico y el Hay es su principal arma para que el mundo conozca esta ciudad maravillosa… 
 
-En anteriores entrevistas decía que el Hay Festival tenía el reto de que el evento no sea aislado, ¿han logrado eso, la población ha logrado interactuar con escritores de los cuales desconocen? 
Son detalles difíciles de medir, hay que establecer los indicadores, es una medición empírica, pero la vez en la calle, vez a diferente público en los auditorios. 
 
-¿Ha dejado de ser un evento aislado? 
Sí, claro, ya dejó de serlo. Yo creo que el Hay está llamando a más miembros de la comunidad de distinta procedencia. Yo estoy haciendo gestión cultural desde hace mucho tiempo y me parece maravilloso que junto al empresario se encuentre a un estudiante o una ama de casa, tres públicos defendiendo la diversidad como comunidad. 
 
-El Hay Festival es un espacio de reflexión, ¿este año cuál es el tema? 
Los temas son diversos. 
 
-¿Pero existe alguna línea?   
Siempre hay un hilo conductor en el festival y creo en cada ciudad en la que tenemos sede va tomando y se va perfilando de acuerdo a las necesidades y deseos del público. Las dos primeras ediciones estuvieron enmarcadas en el ámbito literario, pero hemos atendido el pedido de la gente de diversificar áreas. Estamos tomando, además, de la literatura, que siempre va a tener un peso fundamental, este año implementamos un tema científico con la llegada de Miguel Pita, biólogo especialista en el ADN. El otro va, por el otro lado, de historia museos. Estamos viendo temas referidos a la identidad de género…
 
¿Este parece ser el festival de las reformas?
Claro. Este año celebramos los 500 años de las reformas propuestas por Martín Lutero. Entonces en todos los festivales a nivel mundial se ha propuesto que ciertos invitados aborden ciertos temas. En el caso de Perú, al filósofo Pablo Quintanilla se le ha dado el tema de la religión y él va a proponer su nuevo modelo, lo que él tiene como ideal de religión en el siglo 21, la reforma de la religión.
 
-¿No existe temor a la respuesta que pueda tener la iglesia católica? 
No, estamos superabiertos al diálogo. El Hay no viene a enfrentarse con nadie, viene a proponer libertad de pensamiento y viene a mostrar que las ideas que tenemos los seres humanos en el mundo son diversas y que es bueno confrontarlas, pensarlas, analizarlas y compartirlas. Yo creo que va a enriquecer en todo sentido la concepción de lo que es religión para cada uno de los asistentes. Creo que son temas  analizables. El Hay ni nadie debería tener miedo.
 
-¿Esperan críticas? 
Si vienen críticas yo creo que espero que sean las más constructivas. 
 
-Lo que pasa es que tocarán temas sensibles.
Maravilloso, están invitadísimos a asistir, en un marco de respeto podemos hablar de cualquier tipo de tema porque no debería de haber tabúes. 
 
-En Cusco señaló que habrá un día de festival, ¿es el primer paso para salir de Arequipa? 
No, para nada, no, el Hay está en Arequipa y en Perú se queda en Arequipa. Pero se queda en la medida en que recibamos el auspicio de nuestros patrocinadores y que sean año a año a un festival que por su naturaleza y logística es un festival caro. 
 
-¿En cuánto está valorizada la organización del Hay Festival?
Así como lo ves, va más o menos por lo que, necesitaríamos tener 500 mil dólares.
 
-Algunos señalan que en este festival los personajes, en comparación a los anteriores, no tendrían el mismo nivel. 
Con el mayor respeto del mundo, yo les diría a esas personas que amplíen su mente, que googlen y que vean el nivel de invitados que traemos, que un nombre que no les suene no significa absolutamente nada porque viven en su capsulita en una ciudad surperuana, hay que ponerlo todo en proporción. Creo que para emitir un tipo de evaluación deben tener criterio y ubicación respecto al mundo. 
 
-¿Este año incluyen video bloggers? 
Sí, vienen bloggers, dos chicos de Lima porque queremos incorporar a ese grupo y a ese segmento de interés de la juventud. 
 

Comentarios Web