Los días amargos de Alberto Fujimori en Arequipa

30 de Diciembre de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

El expresidente, dictador y recientemente indultado tuvo tres momentos en la Ciudad Blanca en que fue rechazado por los arequipeños. 

Por: Lino Mamani A.

 
El rápido indulto humanitario dado al exdictador Alberto Fujimori Fujimori despertó nuevamente la crítica de un sector mayoritario de arequipeños que se manifiesta en contra. Estas rencillas de Arequipa en contra de Fujimori no son de ahora, sino que llevan una larga data. Alberto Fujimori no la pasó bien cuando vino a la Ciudad Blanca.
 
Su primer traspié fue el resultado del desconocimiento de una promesa. En 1993 se había culminado la primera etapa de la construcción del estadio de fútbol de la Universidad Nacional de San Agustín, tras dos años de trabajos. Fujimori junto con el rector agustino de entonces, Juan Manuel Guillén Benavides, recorrió el escenario. Aquel febrero, el jefe de Estado se comprometió apoyar con 2 millones 500 mil dólares la culminación de este coloso deportivo.
Sin embargo, no cumplió con lo ofrecido y casi como una propina pretendió dar 1 millón. Esta actitud indignó a Guillén Benavides, quien molesto se negó a aceptar la migaja económica. El monumental estadio tuvo que construirse con dinero de las rifas, colaboración  de los arequipeños.
 
Este solo sería un desaire a comparación con lo que vendría después, teniendo como escenario el coloso deportivo que no quiso apoyar desde el Gobierno. El 17 de octubre de 1997 Alberto Fujimori llegó a la Ciudad Blanca para el acto inaugural de los XXIII Juegos Deportivos Bolivarianos, que tenían como sede nuestra ciudad.
 
Días antes los arequipeños se habían organizado y pese a las advertencias previas a los funcionarios del Gobierno, el mandatario se empecinó en asistir. Desde que apareció en el estrado armado, junto a algunos ministros y autoridades locales, empezó la silbatina. Los silbidos y abucheos venían desde las diferentes tribunas.
 
Cuando Óscar Zúñiga Rosas, presidente de la Comisión Organizadora, invitó a Fujimori a dar sus palabras en el acto inaugural, las rechiflas y gritos de rechazo se acentuaron. Fueron 17 segundos los que habló el presidente, tan solo para esbozar que da por inaugurado el certamen. Este fue el discurso más corto que dio en el país, un acto que seguramente recordará hasta ahora el exmandatario, hoy perdonado de los 25 años de prisión que le impusieron por los delitos de corrupción y vulneración de los derechos humanos.
 
 EL MITIN DEL CHINO
Pasaron tres años de este desliz en Arequipa, y Fujimori –tras los 10 años en el poder- realizaba su cierre de campaña electoral en el 2000, en busca de seguir enquistándose en el poder. Su mitin para despedirse de sus simpatizantes se realizó en la Plaza Mayor de la ciudad, pero no salió como pretendía.
 
El escenario se armó en forma de “T” frente al Portal de Flores. La seguridad se reforzó en la zona y un fuerte cordón policial rodeaba las esquinas de la Plaza Mayor. Aquel momento existía oposición férrea a la re-reelección de Fujimori, de quien salieron a la luz actos de corrupción y ya se especulaba sobre fraudes. Alejandro Toledo era el candidato que representaba la oposición al régimen.
 
Esa noche, alcaldes y funcionarios que apoyaban el régimen habían convocado a la gente de los pueblos jóvenes para que participen en el cierre. En radios, como Yaraví, se anunciaba que los pobladores recibían 20 soles por estar presentes en la actividad y respaldar con arengas a su líder.
 
Alberto Fujimori, con chaqueta de cuero y pantalón jeans, ingresó al estrado en horas de la noche y se dirigió al público. Mientras que minutos después, por la esquina de la calle La Merced, ingresó un grupo de opositores, quienes lograron romper la barrera policial haciéndose pasar como fujimoristas.
 
Este grupo se acercó lo más que pudo y lanzó piedras a Fujimori, quien protegido por unos simpatizantes decía por los altavoces: "¡No queremos violencia! ¡Señores policías, los desalojan!" 
 
DATOS
El único que terminó desalojado fue el popular Chino, quien fue sacado escoltado por los policías y su gente, sin que concluyese el mitin. En esas elecciones Fujimori salió victorioso porque Alejandro Toledo renunció a su candidatura alegando fraude. Meses después se descubrió la maraña de corrupción, Fujimori huyó, renunció por fax desde Japón, años después fue capturado en Chile, metido preso y luego condenado. Pasaron 12 años y le dieron la libertad en Nochebuena. Actitud que generó nuevamente el rechazo de los arequipeños, quienes en su mayoría no comparten afinidad con Fujimori.
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web