Un problema llamado Jacinta

03 de Diciembre de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica

El ministro de Cultura, Salvador del Solar, enfrentado con Jorge Benavides, creador de la Paisana Jacinta. Mientras en algunas regiones del país protestan por la llegada de Jacinta al cine.

 

Por Christiaan Lecarnaqué L.

 
La paisana Jacinta luce igual que hace 18 años cuando llegó a la televisión, en los días finales del gobierno autoritario de Alberto Fujimori. En 1999 estaba más delgada, pero el look es el mismo. Sin embargo la controversia generada en su estreno se mantiene hasta hoy. 
 
El personaje llegó al cine y antes de su lanzamiento empezaron a publicarse varias críticas y denuncias acusando a Jacinta de racista. De reforzar un estereotipo de la mujer andina que no ayudaba en su inclusión. Hace 18 años pasó lo mismo. Ganó buen rating en sus primeros programas, pero poco a poco empezó a enfrentarse a estas graves acusaciones. Demandas incluso analizadas en los foros de la Organización de las Naciones Unidas.
 
Con su castellano masticado, su marcada ingenuidad, un traje típico sucio y sin dientes, se ha ganado el enojo de aquellos que tildan al personaje de racista. Pero hay otro sector que la adora y la sigue. Por ejemplo le fue bien en la televisión, y ahora, también, en el cine.
 
Según las estimaciones, 368 mil espectadores vieron la película (hasta el jueves 30 de noviembre). Una buena cifra para una película peruana. Además que tuvo el mejor estreno de una cinta nacional superando a Once machos, el filme de Aldo Miyashiro, y Ceviche de Tiburón, estrenada en febrero. A Jacinta la ven más en regiones que en la capital, y aunque la población conoce de este debate, parece no entender y apoya a este personaje. Las denuncias de racismo simplemente le resbalaron a este sector de los espectadores.  
 
SE CALIENTA EL DEBATE
El debate de Jacinta se calentó cuando el ministro de Cultura, Salvador del Solar, intervino. Dijo que el personaje era racista. Jorge Benavides, el comediante creador de la Paisana Jacinta, le respondió a través de su personaje. “¿Por qué en lugar de estar pidiendo millones para el cine no pide millones para esas mujeres que están en la calle pidiendo limosna”, señaló. "Mejor pida para hacer una casa hogar para mujeres que duermen en la calle vendiendo frunas, limpiando lunas", indicó.
 
A Salvador del Solar volvieron a preguntarle y respondió. “Lo consideramos denigrante porque se refiere a un grupo vulnerable históricamente en el país como es la mujer andina, y específicamente, la mujer andina migrante a la ciudad que es motivo de burlas por su acento, su manera de hablar el castellano y que en diferentes episodios - no me estoy refiriendo a la película - ha sido presentado como ignorante, sucia, se le llama alpaca y desde el Ministerio de Cultura nos parece racista y denigrante, eso es lo que rechazamos”.
 
Semanas antes del estreno de la película, el Ministerio de Cultura lanzó un vídeo por Facebook donde incluía a esta paisana y daba una alerta sobre racismo. El director de la película, Adolfo Aguilar, conocido conductor del programa Yo Soy, intentó calmar las aguas y señalar que la película no discriminaba a nadie. También le respondió al ministro. “Lo que puedo decir del comentario del ministro es que vaya al cine porque, antes de comentar algo, debería de ver la película. El problema radica en que el peruano opina sobre algo que no ha visto. Si la ven, se darán cuenta de que no es cierto lo que dicen. Después de que la vean y no les guste, lo entenderé”. También consideró que la Paisana Jacinta no es ni ofensivo ni denigrante. 
“Tampoco el personaje es agresivo, ni ofensivo, ni denigrante, sino es una caricatura y fue hecho para hacer reír”, mencionó.
 
EL ORIGEN DEL RACISMO
La paisana Jacinta nació por un accidente. Jorge Benavides, contó en una entrevista a Beto Ortiz, que el personaje le vino cuando le limpiaban las lunas de su carro. Iba por la Vía Expresa en Lima y se le acercó una mujer parecida a Jacinta con un trapo en la mano. Le limpió el auto y le pidió una colaboración. “No tenía dinero así que le di la única moneda que tenía: 10 céntimos”. Dice que la señora se transformó, le tiró la moneda y le mentó la madre. Benavides siguió con su viaje, riéndose con la anécdota. Luego lo pensó mejor y creó Jacinta. 
 
Se estrenó con éxito en Frecuencia Latina, luego vendrían los colectivos a protestar. Incluso las ex congresistas, Hilaria Supa y Paulina Arpasi, cuestionaron y hasta recolectaron firmas contra el personaje. 
 
El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) de la Organización de las Naciones Unidas, en el 2014, expresó su disconformidad con Jacinta y la consideró ofensiva. “En otros países, por ejemplo, un programa tan ofensivo no duraría mucho. Aún sin la censura del Estado los auspiciadores de este programa serían sujetos de un boicot por parte de los consumidores y se cancelaría muy pronto. Me preocupa que en el Perú tenga ráting” , comentó en ese momento Carlos Manuel Vázquez, integrante del Comité.
 
En ese año también la empresa Colgate Palmolive anunció el retiro de su publicidad del programa. “Nosotros no hacemos publicidad en un contexto que denigra a las personas por su raza, origen étnico, género, orientación sexual, edad, religión, o que involucre otro estereotipo inaceptable", señaló la empresa.
 
La paisana Jacinta salió de la televisión por unos años, pero luego regresó y ahora tiene una exitosa película.
 
POR QUÉ JACINTA ES RACISTA
Wilfredo Ardito, uno de los activistas anti Jacinta, circuló una carta, a través de su cuenta de Facebook, donde expresó las razones para oponerse a la paisana. “La defensa del director Adolfo Aguilar frente a las críticas son risibles: él sostiene que se trata de un personaje ficticio, pero la verdad es que se reproducen los peores estereotipos sobre la mujer andina, presentándola como un ser vulgar y grotesco”.
 
“Si el humor racista siempre es cuestionable, es mucho peor cuando se trata de burlarse de personas vulnerables, como las mujeres andinas, permanentes víctimas del racismo y la violencia”, destacó. La misiva se hizo circular días antes del estreno con la esperanza de cancelar el estreno, pero la exhibidoras de cine no le hicieron mucho caso.
 
La presidencia de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos del Congreso de la República, a cargo de Marco Arana (Frente Amplio), pidió al Ministerio de Cultura, pidió acciones concretas contra este personaje. 
 
Mientras que Patricia Salinas, crítica de televisión de la revista Caretas, hace una apreciación interesante. “Pero nadie se pregunta, ¿por qué este personaje tiene tanta acogida? ¿Qué significa este fenómeno? ¿Por qué toda esa gente culta que siempre habla de tolerancia y respeto, de repente se descompone frente a un personaje popular?”, indicó.
 
PELEA DE ESCRITORES
El personaje provocó una pelea virtual entre dos conocidos escritores peruanos, Marco Avilés y Renato Cisneros. El autor de La distancia que nos separa y Dejarás la tierra dijo en una cuenta de Facebook de un conocido banco que le parecía deplorable este personaje, pero que no valía la pena censurarlo de los cines. "No me gusta el personaje que interpreta Jorge Benavides, pero tampoco me gusta la idea del boicot".
 
Marco Aviles, reconocido por sus obras No soy tu cholo y De dónde venimos los cholos, le respondió en una carta publicada en Ojo Público. "Las personas que hacemos activismo para que La paisana Jacinta (y otras formas de racismo) salgan del mainstream no buscamos la censura de ese producto (...) Buscamos que el racismo y sus productos sean tratados de la misma manera que otras expresiones violentas, como la pedofilia y el machismo", indica el artículo titulado El racismo que nos separa.
 
"Para salir a las calles a pedir algo así, el racismo te tiene que haber tocado a un nivel profundo, en la carne, en el espíritu, en el orgullo", agrega Avilés.
 
La carta de Aviles generó la respuesta de Cisneros en su Facebook. Ratifica su primera columna, critica frontalmente a la paisana Jacinta y también insinúa que fue víctima de discriminación.  "¿Quiénes tienen el monopolio de la indignación aquí? Espero que nadie, porque si así fuera enseguida habría que preguntarse qué están dispuestos a hacer para mantener ese territorio como propio".
 
¿Seguirán siendo amigos luego de este episodio?
 
QUÉ DICE LA CRÍTICA
Algunos críticos ya la vieron y no les gustó.  “ (…) incluso si decidiésemos ignorar el racismo explícito de La paisana Jacinta, aun así sigue siendo una de las peores películas hechas en la historia del Perú”, destacó la popular web Útero.
 
Omar Cáceres de Cinefilia calificó así la película en su cuenta de Twitter. “Al margen del tema racista que ha causado controversia, La Paisana Jacinta resulta censurable más por sus falencias en guión (reciclaje de sketchs de la serie) y actuaciones. En base a esas deficiencias, hay poco (nada) que rescatar”.
 
Al público le gustó; a la crítica no. Pero si te preguntan si el personaje de Jacinta es racista y respondes: “Acaso no son así”, entonces hay un problema.
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web