Nicolás Maduro ya piensa en las elecciones presidenciales del 2018

05 de Febrero de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica
El mandatario venezolano Nicolás Maduro llamó a prepararse para las elecciones presidenciales de 2018, en un acto que conmemoró en la víspera los 25 años del fallido golpe de Estado comandado por el difunto líder Hugo Chávez.
 
Maduro encabezó en un cuartel en Maracay -unos 80 kilómetros al suroeste de Caracas- una parada militar que recordó el alzamiento del 4 de febrero de 1992, iniciado en esa ciudad.
 
En su discurso, el heredero político de Chávez acusó a la oposición de preparar "nuevas emboscadas" para desestabilizar a su gobierno.
 
"No perdamos tiempo en 2017 en provocaciones. Nos vemos en 2018. Preparémonos para que la fuerza original que el 4 de febrero despertó tenga una cita con la victoria", expresó Maduro ante el alto mando militar, soldados y cientos de seguidores.
 
El oficialismo realizó festejos en las principales ciudades del país, que fueron transmitidos por la televisión gubernamental y condenados por dirigentes opositores.
 
"Celebran un crimen contra Venezuela", escribió en Twitter el diputado Henry Ramos Allup, expresidente del Parlamento, de mayoría opositora.
 
La oposición exige el adelanto de las presidenciales -previstas para diciembre de 2018- como vía para resolver la grave crisis política y económica, pero Maduro descarta de plano esa posibilidad.
 
La madrugada del 4 de febrero de 1992, tanques de guerra ingresaron al palacio presidencial de Miraflores. Tras horas de incertidumbre, en un breve mensaje televisado, Chávez reconoció el fracaso de la intentona golpista contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez (1989-1993).
 
Sin embargo, el entonces teniente coronel pronunció un "por ahora" que convirtió en consigna para ganar las elecciones presidenciales de 1998, luego de ser indultado en 1994.
 
Chávez falleció de cáncer en 2013.
 
Vestido de rojo y luciendo un brazalete con los colores de la bandera venezolana, al igual que otros altos funcionarios, Maduro aseveró que la asonada "partió en dos la historia de Venezuela".
 
La conmemoración llega en momentos en que su gestión es rechazada por ocho de cada diez venezolanos, según encuestas. Esto, en medio de una inflación -proyectada en 1.660% por el FMI para 2017- y una aguda escasez de alimentos y medicinas.
 
Los actos oficialistas comenzaron hacia la medianoche del viernes, con fuegos artificiales disparados desde el llamado Cuartel de la Montaña, en Caracas, donde está la tumba de Chávez.
 
Pero también hubo movilización de opositores. Un grupo liderado por la exasambleísta María Corina Machado protestó frente a una base aérea militar en la capital.
 
Es "un día de luto para todos los venezolanos", señaló Machado.
 
 

Tu Opinión

¿Quién debería ser titular en la Selección Peruana?

Comentarios Web