14 asesinatos se registraron en lo que va del año en Arequipa

16 de Febrero de 2017
14 asesinatos se registraron en lo que va del año en Arequipa
Fuente de la imagen: 
El Pueblo
Por: Mariela Zuni M.
La cifra de asesinatos en la ciudad es preocupante, desde el inicio de 2017 ya suman 14 las personas que han sido muertas por apuñalamiento, apedreadas y estranguladas. En esta racha mortal se cuenta un menor de apenas un año de edad, una mujer de 24 años y el resto son varones de entre 20 a 52 años de edad.
Según los 13 casos investigados por la Policía, cinco ocurrieron en el distrito de Cerro Colorado, dos reportados en el Cercado de Arequipa, uno en Cayma, uno en Hunter, uno en El Pedregal, otro en Mariano Melgar, uno en Orcopampa, Castilla y en el caso de la mujer descuartizada no se ha determinado el lugar donde ocurrió el crimen.
 
 
CRONOLOGÍA
El pasado 8 de enero ser registraron dos asesinatos. Junior Yoel Huamaní Yllpa (26), fue hallado muerto al borde de una torrentera que divide el sector 2 con el 3 de Sor Ana de los Ángeles, en el distrito de Cerro Colorado. Tenía en el cuello signos de haber sido estrangulado con un cable de luz. Además en la cabeza presentaba lesiones causadas con un objeto contundente.
Ese mismo día murió Luis Casa Huaynillo (26), a consecuencia de una pelea al interior de la discoteca Nene Malo, ubicada en el Cercado de Arequipa. El estudiante fue atacado por el obrero Jhony López Huarachi (23) que le hizo un corte mortal en el cuello con una botella rota.  
Posteriormente, el estudiante Aderly Zapana Mesco (20), terminó muerto apuñalado en el pecho por unos amigos con los que libaba licor al interior de su domicilio en el distrito de Cerro Colorado.
El 21 enero, un centenar de enardecidos pobladores desataron su furia contra un presunto delincuente identificado como Álvaro Moisés Neyra Sayhua, que fue descubierto robando junto a otros sujetos en una vivienda de la Asociación Embajada de Japón del distrito de Cayma.
El hombre fue atado de manos y pies, golpeado y apedreado hasta perder la vida.
El domingo 22 de enero Wilfredo Álvarez Tutacano (24) fue asesinado de una puñalada en el pecho por su primo José Luis Pampa Tutacano, quien fue liberado tras una audiencia en el Poder Judicial.
Un día después, el estudiante Jean Franco López Valiente (22) dejó de existir tras una certera puñalada en el corazón causada por Alberto Luis Mamani Tipula (20), alias “Chocolatín” en la calle Montevideo del distrito de Hunter.
El 2 de febrero el microempresario Héctor Marrón Quinto (50), fue asesinado de una apuñalada en el corazón, por dos delincuentes. Todo ocurrió en presencia de su esposa, Virginia Barra (45). El incidente ocurrió en la Asociación de Vivienda Apima - La Alborada, sector 2, en Cerro Colorado.
El taxista Francisco Molleapaza Chancolla (52) fue asesinado la noche del seis de febrero 16 puñaladas. El conductor habría puesto resistencia a dos falsos pasajeros que le pidieron los lleve hasta Ciudad Municipal, Cerro Colorado.
Tres menores de edad Luis (16) y César (17) y Ramón (16), fueron capturados por la policía en el distrito de Orcopampa, provincia de Castilla, al ser sindicados como los autores del asesinato del minero Edmundo Chacón Lázaro (36).
El móvil del crimen fue el robo de una fuerte suma de dinero que portaba la víctima para comprar ganado. Los adolescentes lo mataron apedreándolo en el rostro y luego arrojaron el cadáver al río.
El 10 de febrero Raúl Cayro Macedo (22), quien trabaja como minero en Chala (Caravelí), fue asesinado de una puñalada en el abdomen en el parque Pablo VI en el Cercado de Arequipa, a dos cuadras del hospital regional Honorio Delgado.
A los dos días, en Cerro Colorado, una pelea en una cantina acabó con la vida de Benedicto Titi Mamani (39) y Rosbel Ticlavilca Herrera (46), quienes fueron apuñalados por David Yana Sisa (25), un sujeto peligroso y con antecedentes penales.
 
PARRICIDIO
Gran consternación generó la detención de Shirley Milagros Quispe, el pasado 24 de enero, en el interior de un hostal del Cercado, cuando intentaba abandonar una mochila que en su interior guardaba el cadáver de su niño de un año de edad.
El caso fue tipificado como parricidio, luego que la necropsia hecha al niño arrojara como causa de muerte “hemorragia interna, laceración hepática y trauma abdominal”. La versión de la mujer fue que al dar de lactar se quedó dormida y aplastó al pequeño, hecho sucedido en su vivienda ubicada en El Pedregal (Caylloma).
 
FEMINICIDIO
Al día siguiente la Policía logró establecer que el responsable del asesinato y posterior descuartizamiento de la joven mujer Fryda Jimena Acosta Adriano (24), fue Edison Marcial Zavala Prudencio (43), quien la tarde anterior se había suicidado de un disparo en la cabeza.
El taxista y exmilitar luego de cometer el crimen cercenó el cadáver de su conviviente muerta. Primero arrojó las piernas en la torrentera de Los Incas, luego llevó el torso lanzándolo al río Chili. La cabeza fue encontrada días después de la muerte del asesino en la misma torrentera. Aún está pendiente la ubicación de las manos de la joven huanuqueña. La necropsia arrojó como causa presunta de muerte asfixia mecánica por ahorcamiento.
 
ALCOHOL Y FALTA DE APOYO
El jefe de la División de Investigación Criminal y Apoyo a la Justicia, coronel PNP Berly Alarcón López, aseveró que este clima de violencia preocupa a la Policía, pero afirma que uno de los factores que influye en la alta incidencia de asesinatos es el problema social del consumo de alcohol que lleva los jóvenes a protagonizar peleas que terminan en muertes.
Como se observa en los casos, Cerro Colorado es el distrito con mayor incidencia de crímenes. El especialista en seguridad ciudadana y criminología de la policía Francesa, Guido del Carpio Rodríguez, señala que esta situación se acrecentó en los conos de la ciudad por la escasa presencia del Estado, en programas de apoyo a los jóvenes que ante la falta de medios para formarse profesionalmente optan con el consumo de alcohol, el pandillaje y la delincuencia. Un círculo vicioso que se revertirá a sus hijos y a los hijos de estos, de no implementarse proyectos sociales de prevención de la violencia.
Resalta en los crímenes que la principal arma para cometerlos son los objetos punzo cortantes (cuchillos, navajas, vidrios rotos), en dos casos se recurrió a las piedras y al estrangulamiento (con las manos y cables).
 
 

Comentarios Web