Anemia: una lucha de largo aliento

01 de Agosto de 2016
Anemia: una lucha de largo aliento
Fuente de la imagen: 
Cortesía-Internet
En la región, 5 de cada 10 niños tienen anemia, una enfermedad considerada como problema de salud pública severa. La situación es más crítica en provincias como Caylloma, Castilla, Condesuyos y La Unión, donde siete de cada diez menores de 3 años padecen de mal. 
Por: Elizabeth Huanca U.
El Sistema de Información de Estado Nutricional (SIEN) de la Gerencia Regional de Salud del 2015, revela que el 53.7% de niños menores de tres años en la región Arequipa, es decir cinco de cada diez, tiene anemia. 
Esta es una enfermedad, asociada generalmente a la mala alimentación. La más común en los niños de Arequipa es la ferropénica. Se produce cuando el cuerpo no tiene la suficiente cantidad de hierro, el cual ayuda a producir glóbulos rojos. Por ello, el cerebro no recibe buena oxigenación que a la larga trae consecuencias irreversibles como problemas de aprendizaje, retención de memoria, menor crecimiento y desarrollo además de mayor riesgo a adquirir diversas enfermedades. 
El panorama es crítico, de acuerdo a la responsable del programa Nutriwawa de la Gerencia Regional de Salud, Lupe Ávila Romero. “Estamos frente a un problema de salud pública severo”, comenta. 
El problema es más serio si se analiza la situación de cada provincia. Los casos más preocupantes se reportan en Condesuyos, donde el 73% de niños (siete de cada diez) padece del mal. Le sigue Caylloma donde el 68% de infantes (seis de cada diez) tiene anemia. 
La Unión también registra porcentajes altos de la enfermedad, allí, el 66% de los niños son afectados; mientras que en Castilla el 64% de menores también es abatido por la anemia. 
La provincia de Arequipa, no se libra del padecimiento. La coordinadora de la etapa de vida del niño e inmunizaciones de la Red Arequipa - Caylloma, Maricielo Bedoya reveló que el 53% de niños son aquejados por anemia. No obstante, la relación de jurisdicciones afectadas continúa con Caravelí (48%), Islay (38%) y Camaná (36%). 
La razón de estas cifras tan altas, se justifica en la baja calidad de alimentos que consumen estos menores y en primera instancia las madres de ellos, cuando se encuentran en gestación. “Lo ideal es que los niños desde los seis meses consuman productos ricos en hierro como sangrecita, hígado, carnes rojas, pescados de carne oscura o vísceras rojas”, incide Ávila. Antes de los seis meses de edad, lo ideal para un bebé es tomar leche materna de forma exclusiva. 
En el caso de las gestantes, el consumo de hierro es vital desde las 14 semanas de embarazo. Ello reducirá el riesgo del recién nacido. Si este es prematuro, el neonato está en peligro; por ello los padres deben hacer un monitoreo constante del niño y llevarlo a sus controles con los especialistas de la salud. 
“El problema puede ser corregido con suplementación hasta los cinco años, luego de esa edad habrá secuelas”, advierte Ávila. 
Al respecto, recuerda que de acuerdo al SIEN 2015, la incidencia de anemia en niños menores a esa edad también es alta. A nivel de región el 47% padece del mal. Caylloma encabeza el listado de las provincias más afectadas con 64%; le sigue Condesuyos, Castilla, La Unión, Arequipa, Caravelí, Islay y Camaná. Según la coordinadora del programa Nutriwawa, la anemia está directamente asociada a los niveles de pobreza de cada jurisdicción, por lo que es necesario que el Estado atienda a esos niños. Lo ideal en los próximos años, sería reducir por lo menos en 20%, la anemia en niños, pero también dependerá de la conciencia que asuman los padres de familia en torno a este tema.
MICRONUTRIENTES
A través del programa Nutriwawa, el Estado ha intentado contrarrestar estas cifras y prevenir la aparición de anemia en menores de 3 años. Solo para la Región Arequipa, este año, el Estado entregó 2 millones 625 mil 270 unidades de micronutrientes, también conocidas como “chispitas” para los niños a partir de los 6 meses de edad.
Este es un complemento de Hierro, ácido fólico, zinc, vitaminas A y C, que vienen en sobrecitos que deben ser usados a diario por el lapso de un año (un sobre por día en comidas tibias o frías) para prevenir la anemia y la desnutrición crónica. Se entrega de forma gratuita en todos los centros de salud.
Sin embargo, la aceptación de las “chispitas” es baja. Por ejemplo, Begazo señala que este año, la meta es llegar con el micronutriente a 19 mil menores que se atienden en los centros de Salud de Arequipa y Caylloma, sin embargo a la fecha solo se ha alcanzado a 3,200, una cifra ínfima. En otras provincias, la situación es similar. 
Pese a ello, el año pasado, jurisdicciones como Arequipa, Camaná, Caravelí, Castilla, Islay y La Unión, han logrado bajar sus índices de anemia entre dos a tres puntos porcentuales, gracias a estos suplementos. “La luchas es larga y ardua”, reconoce Ávila. 
En Caylloma por ejemplo, si bien el porcentaje de anemia es alto y entre el 2014 y 2015, ha crecido en 6 puntos, Salud ha reportado un gran avance.
La gerenta del Clas Caylloma, Sandra Enríquez, señala que en el 2012, el 90% de los cayllominos tenía anemia, hoy el 68% la padece. El panorama ha cambiado debido a que el personal de salud recorre casa por casa y educa nutricionalmente a la población y se entregan micronutrientes, aunque la especialista también reconocer que aun “hay mucho por trabajar”.  
Empero recuerda, que hay otro gran problema que se asocia directamente a la anemia; la desnutrición crónica. En Caylloma el 47% de la población es afectado por este mal, en el resto de provincias como La Unión, la realidad es similar.
 

Comentarios Web