Egasa y agricultores no se entienden por Charcani VII

14 de Noviembre de 2017
Egasa y agricultores no se entienden por Charcani VII
Fuente de la imagen: 
El Pueblo
Funcionarios de Egasa explicaron beneficios de la construcción de la Central Hidroeléctrica de Charcani VII que sustituirá a las hidroeléctricas de Charcani I, II y III, incrementando su producción de 9 a 20 MW, con una inversión de 60 millones de dólares. Agricultores mantienen su oposición al proyecto.
A pesar de las explicaciones que dieron funcionarios de la Empresa de Generación Eléctrica de Arequipa (Egasa), a los periodistas de la ciudad –donde estuvieron también representantes de agricultores– persiste la oposición de Juntas de Usuarios a la construcción de la Central Hidroeléctrica Charcani VII en el valle de Chilina.
Ayer, los principales funcionarios de Egasa, liderados por el presidente de directorio, David Espinoza Riega; el gerente general Luis Salas Palacios y el jefe de división obras, Abelardo Meza Gonzales, explicaron los detalles técnicos de este proyecto que permitirá generar 21.5 MW de energía eléctrica.
El presidente de la empresa sostuvo que la oposición al proyecto por parte de agricultores se debe al desconocimiento de los beneficios a favor de Egasa y de la ciudad de Arequipa, puesto que permitirá mejorar los servicios básicos de agua y energía, así como la inversión que demandará de 60 millones de dólares.
Por su parte, Meza Gonzales, sostuvo que Charcani VII reemplazará a las hidroeléctricas de Charcani I, II y III, que en conjunto generan 7 MW de energía y sus equipos datan de 1905, 1921 y 1938, por lo que son obsoletos y serán desmontados entre el 2018 y 2019.
Recordó que Charcani VII nace como proyecto en 2006, pero a partir de 2013 se retoman los estudios. El caudal que requerirá será de 15 m3/s, con una caída de agua de 156.45 metros de altura. Tendrá una presa (Campanario) de 90 m3 y un túnel de conducción del recurso hídrico de 5.3 kilómetros.
Otro de los beneficios que tendrá este proyecto favorecerá a los agricultores para el canal de Zamácola, puesto que la toma de agua que tienen de Charcani II, será llevada hasta Charcani VII y allí a través de bombeo se entregará la cantidad del líquido que le corresponde a las Juntas de Usuarios (3.6 m3/s).
“Al quedar la descarga de Charcani VII metros más abajo del canal de Zamácola (toma de la descarga de agua de Charcani II), el agua deberá ser bombeada para que pueda continuar su recorrido dentro del canal y ser distribuida en las condiciones que señala la Autoridad Nacional del Agua, sin afectar la calidad ni cantidad de la misma”, dijo Meza Gonzales.
Además, el canal Zamácola, desde la toma de agua de Charcani II, seguirá operativo y en caso de alguna emergencia, como la ocurrida este año en la temporada de lluvias y que interrumpió el servicio de agua potable, tendrá doble línea de conducción del líquido y los cortes del servicio serán casi nulos.
“Este proyecto no utilizará el agua del río Chili, se usará la descarga de Charcani VI. Además, el conjunto de obras, incluyendo la presa de 90m3, son de pequeña magnitud, por lo que su impacto será mínimo, al punto que entidades como el Sernanp dieron su opinión favorable. El proyecto también cuenta con el Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA)”, señaló.
Actualmente el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto está en evaluación en el Ministerio de Energía y Minas (MEM), y se prevé que pueda ser aprobado en diciembre próximo y la obra será licitada en julio de 2018 y en dos más se contará con la hidroeléctrica de Charcani, con la subestación Virgen de Chapi desde donde se descongestionará la distribución de energía a las partes altas de Cayma y al Cono Norte.
OPOSICIÓN DE AGRICULTORES
Por su parte, Juan Álvarez, presidente de la Junta de Usuarios de la Zona Regulada del Chili, dijo que no se oponen a la construcción de la hidroeléctrica, pero sí están en desacuerdo con el lugar elegido para su edificación, porque el valle de Chilina representa el último pulmón de la ciudad Arequipa.
A esto agregó que el proyecto Charcani VII, también afectaría el trabajo agrícola en la zona. Ellos necesitan que se mantenga la distribución del agua por gravedad, usada por más de 100 años.
 

Comentarios Web