Metieron a una lavadora el cadáver de recién nacido

17 de Febrero de 2017
Metieron a una lavadora el cadáver de recién nacido
Fuente de la imagen: 
El Pueblo

Un nuevo caso de negligencia ocurrió en el hospital regional Honorio Delgado.

Un nuevo hecho de desidia desprestigia la imagen del Hospital Honorio Delgado. La mañana de ayer, personal de lavandería del nosocomio regional encontró los restos despedazados de un bebé en una de las lavadoras utilizadas para la limpieza de sábanas.
 
 
El hecho causó alarma entre el personal hospitalario que en un primer momento advirtió se trataba de un atentado o un acto de negligencia proveniente del área de maternidad. Sin embargo, tras las pericias y la revisión del cuerpo se descartó la hipótesis y se descubrió que se trataba de un niño que había muerto dentro del vientre de su madre (óbito fetal).
Según la información oficial vertida por el gerente regional de Salud, Gustavo Rondón Fudinaga, el hecho fue un acto de descuido de parte del personal técnico de enfermería que atendió a la madre del bebé, René Muriel.
Según comunicó el galeno, quien recibió información de la dirección del hospital regional, el niño nació muerto y tenía 26 semanas de gestación. De acuerdo a la información, el personal técnico del nosocomio, según el protocolo médico, debió trasladar al niño al área de patología, pero en el recorrido algo pasó.
Según la primera versión se habría tratado de un descuido de la persona encargada del traslado, quien envolvió al niño entre sábanas y en algún momento de la transferencia, aparentemente por un descuido, dejó los restos sin vigilancia.
El personal de limpieza al ver las sábanas sucias habría procedido al recojo y luego echado el cuerpo entre sábanas junto a otras cubiertas. El padre del bebé, Luis Ortigoso Taype, de 26 años, procedente de Juliaca, denunció el hecho ante la Policía como negligencia.
“Quiero que se haga responsable la técnica porque yo quería llevarme el cuerpo de mi hijo y enterrarlo. Se trataba de mi tercer hijo. Teníamos la decisión de que el parto se realice acá porque supuestamente era un buen hospital, lo que han hecho es una negligencia”, dijo Ortigoso.
El cuerpo del niño producto de las altas temperaturas utilizadas en el agua para la limpieza de las sábanas se destrozó, literalmente. Muriel dio parto a las tres de la tarde del 15 de febrero, dos horas después de dar a luz le habrían comunicado la noticia de que su hijo falleció. La dama, según contó su pareja, requirió ver el cuerpo de su retoño, pero le negaron la posibilidad.
La mañana de ayer, Ortigoso, abatido por la pérdida, se apersonó a recoger los restos de su hijo pero no pudo hacerlo, pues se habría ya suscitado el indolente hecho.
Por la tarde, Yobana Aquise, familiar de la pareja, exigió se realicen las investigaciones del caso y se encuentre y sancione a los culpables del terrible suceso.
“Ellos dicen que por error el personal de limpieza metió al bebito entre las sábanas sucias. Luego las llevaron a la lavadora y producto de las aspas, su cuerpecito quedó destrozado. No por ser ellos de Puno los van a maltratar de esta forma y encima van a hacer eso con un recién nacido”, expresó casi entre sollozos.
Hoy a las ocho de la mañana, según informó el gerente regional de Salud, se presentará los resultados de las investigaciones realizadas en el acto de parto y traslado del niño al área de Patología.
“Lo que tiene que ser concreto es la historia clínica. He ordenando una investigación rápida y de esa pericia debe haber responsabilidades y acciones administrativas, severas, vamos a ser severos”, dijo Rondón. 
La noche de ayer personal de la Policía asistió al hospital para realizar las pericias de investigación requeridas por ley.
 

Comentarios Web