Editorial domingo: La crispación política y la selección de fútbol

12 de Noviembre de 2017
El Pueblo Arequipa
Fuente de la imagen: 
El Pueblo
En los últimos tiempos, los peruanos nos hemos unido por dos grandes causas: la tarea de ayudar a los damnificados por El Niño costero, y el sentimiento colectivo de identificación con la selección peruana de fútbol.
En ambos casos hemos querido evidenciar que tenemos solidaridad con el hermano en desgracia y que somos capaces de superar divisiones para solidarizarnos con los deportistas que quieren estar en el mundial del más popular de los deportes.
Lamentablemente, observamos en contrario, los despropósitos y afanes de políticos equivocados que no encuentran fórmulas para acercarse y para poner corazón y cerebro en la tarea de hacer más grande al país, caminando por la misma senda y entregando por igual todo lo que seamos capaces de tener para avanzar y mejorar la situación de los muchos pobres que aún tiene Perú.
Existe un innecesario enfrentamiento que al parecer no tiene otro objetivo que evidenciar que hay dos propósitos de gobernar este país.
El uno desde el Palacio de Pizarro, y el otro desde el Congreso de la República, siempre distantes y peor aún enfrentados en pugnas que desestabilizan la institucionalidad y ponen en riesgo las inversiones extranjeras y nacionales, pues se temen cosas peores que las registradas.
Hemos lamentado ya la caída de todo un gabinete ministerial y tenemos en vilo al que encabeza la doctora Aráoz, mientras se anuncia como posible otros torpedos en el quehacer del presidente de la República y de su cuerpo Ejecutivo.
Todos señalan que la crispación política ha llegado a extremos tales que es necesario enmendar la plana y procurar mediante el diálogo constructivo y eficaz que quien quiera gobernar a partir del 2021 encuentre a un país que se cansó de estar detenido y satisfaga los deseos de desarrollo, especialmente de las zonas pobres.
No sabemos quién, pero sin lugar a dudas los líderes del Ejecutivo y del Congreso deben entenderse mínimamente para que el país no siga detenido y avance por una ruta de sensatez y de unidad mirando al futuro.

Comentarios Web