Editorial domingo: Primero Santa Marta

16 de Abril de 2017
El Pueblo Arequipa
Fuente de la imagen: 
El Pueblo
Es una pena para todos los arequipeños el que tengamos un templo inseguro que fue uno de los primeros de Arequipa, y que los españoles hicieron en un proceso de evangelización de aborígenes cuando recién fundaron la ciudad y en donde se ha venerado, desde poco después de 1540, a una de las santas patronas de nuestra tierra, escogida por su cercanía al Señor y por ser protectora de tierra que sufre frecuentes terremotos por estar en zona sísmica.
Desde los sismos de 1958 y 1960, Santa Marta fue declarada insegura por las autoridades de Defensa Civil, y su estado empeoró con el terremoto de 2001, al extremo de que ahora se teme la caída de toda la fachada del templo, que da a la Plaza España  porque no está articulada con la bóveda.
El lunes recién pasado estuvo a punto de frustrarse la tradicional procesión del Señor de la Caridad, pues ninguna autoridad se atrevió a autorizar a abrir la puerta que da hacia la Plaza España por el temor de un desplome.
En realidad no entendemos porqué ni el Gobierno Regional ni la Municipalidad han hecho lo justo y necesario para salvar esa iglesia y devolverla a culto.
Allí hay mucho de la historia y de la religiosidad arequipeña, y menos entendemos que se emprenda la tarea de hacer una iglesia nueva en Chapi,  cuando tenemos una herida de los terremotos aún no curada en pleno centro de la ciudad.
Santa Marta es un monumento histórico declarado y la devoción al Señor de la Caridad ha significado que sea declarado patrono de la Región, de la Municipalidad Provincial, de la Universidad Nacional de San Agustín, del Ejército, la Marina, Aviación, Policía Nacional, y recibe el homenaje de todas ellas en la Plaza Mayor el día en que recorre las calles.
Ahora hay 9 millones de soles para continuar Chapi y bien se haría en emprender la tarea de salvar Santa Marta primero.  
Es intolerable que Santa Marta exhiba las huellas de los sismos de los últimos 50 años, sin merecer de ninguna autoridad el cuidado que merece por su condición de monumento histórico y su presencia en la historia religiosa de Arequipa.
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web