Editorial: El Contralor también pasa apuros

31 de Mayo de 2017
editorial el pueblo
Fuente de la imagen: 
El Pueblo

El tema del aeropuerto del Cusco, está convertido, lamentablemente en un asunto de discusión política, a lo que se agrega la agitación social que supone un paro general de advertencia en Cusco deseoso de contar un aeropuerto internacional que al parecer es torpedeado también por el centralismo.

Lo cierto es que el señor Contralor General de la República, Edgar Alarcón es objeto de investigación abierta por el ministerio Público y también lo será por una comisión congresal, que verificarán las bondades de su labor.
Todo empezó alrededor de la firma de un contrato, entre el gobierno de Ollanta Humala y una empresa privada de construcción, así como por una reforma del contrato, aceptada por las partes, y el gobierno de Kuczynski y un cambio en la adenda original.
El informe del Contralor fue determinante para procurar la renuncia del Ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra y una enérgica declaración del Ministerio de Economía y Finanzas por el pronunciamiento y entonces salieron a relucir presuntos errores de Alarcón que supondrían una inconducta funcional que vería la comisión permanente del Congreso en el curso de esta semana.
Lo definitivo e incierto, es lo que ocurrirá, finalmente con Chinchero.Lo menos que puede pasar es una nuevo postergación de los anhelos del sur de tener un terminal aéreo competitivo en comodidades y tecnología con el de Lima, lo que supondría que las compañías de aviación y de turismo tendría que repartir sus esfuerzos entre la ciudad capital y el mayor atractivo turístico peruano.
 
Muchos de los escándalos nacionales de los últimos meses fueron provocados por pronunciamientos de la Contraloría General de la República. Ahora, les tocó el turno a los contralores, respecto a compras de vehículos de lujo y de aparente conducta funcional.
 

Comentarios Web