Editorial: El sistema financiero y los arequipeños

03 de Agosto de 2017
editorial el pueblo
Fuente de la imagen: 
El Pueblo

Era antigua costumbre de los arequipeños, colocar bajo tierra o entre paredes, las petacas de cuero, o pequeños baúles para poner a resguardo de los robos, el dinero que ahorraban en tiempos de la colonia.

Después se sustituyó la fórmula por "colocarlos bajo el colchón", sistema que muchos siguen utilizando sobre todo en las áreas rurales, estimando que no se puede tener más confianza que en sí mismo en la tarea de resguardar recursos monetarios.
Pero los tiempos cambian, y con la solidez del sistema financiero peruano, sobre todo después de la aparición del nuevo sol y de la unidad monetaria actual, los que aquí reciden acuden a los bancos, cajas municipales y empresas, todas privadas que laboran en el rubro para confiarles y garantizar el buen manejo y los intereses que correspondan por la labor bancaria.
A pesar del menor crecimiento económico de la región, y sobre todo de la ciudad capital, las colocaciones a plazo fijo o en ahorros, se han incrementado en un porcentaje que supera el promedio nacional.
El Banco Central de Reserva estima que los arequipeños tenían ahorrado, a fines de abril de este año, 8 mil 104 millones de soles, y habían solicitado y obtenido préstamos por 10 mil 041 millones de soles.
Es notorio, además que la mayoría de las operaciones se hacen en moneda nacional, y un porcentaje menor en moneda extranjera, mayormente en dólares americanos.
El Departamento de Estudios Económicos del Banco Central de Reserva del Perú, sucursal Arequipa, señala que la tendencia es a mejorar a pesar de que el sistema bancario, principalmente las cajas municipales están reduciendo sus porcentajes de pago de intereses para sus ahorristas.
La morosidad se ha elevado en sectores muy afectados por la crisis que vive el país, especialmente en agricultura de exportación, y esto significa un motivo de preocupación pero no de desesperación por la permanente acción emprendedora en la mediana y pequeña industria, comercio y artesanía. 
 
El sistema financiero no deja de crecer en Arequipa, evidenciando que seguimos teniendo fe y esperanza en el crecimiento de la región y en el porvenir y empleo de sus habitantes.
 

Comentarios Web