Editorial: Majes no debe detenerse

19 de Mayo de 2017
editorial el pueblo
Fuente de la imagen: 
El Pueblo
El proyecto Majes-Siguas es esperado por décadas para vigorizar la agricultura local y dar trabajo a decenas de miles de personas que actualmente residen en Arequipa o que tendrán que venir de regiones vecinas ante una demanda de empleo que puede sobrepasar los 100 mil.
Lamentablemente, Majes y los responsables de la irrigación, tienen que luchar contra viento y marea, incluso, contra los propios arequipeños que pierden fe en la capacidad de realización de sus gobernantes regionales, pero que no llegan al extremo de desesperar por suponer que nunca se hará. 
Desde hace pocos años, Majes tiene financiamiento que era el problema mayor, pero no pueden superarse problemas derivados de la pobreza, de la vecina provincia de Caylloma y muchos menos de los afanes de su gente de procurar ventajas no solo del agua represada en Angostura, sino también de tener tierras por producir aunque ello signifique alejarse de su tierra natal.
Los vecinos cusqueños primero, y los puneños después, tienen también problemas con nosotros por el uso de aguas que consideran propias o por los límites jurisdiccionales de las respectivas regiones, así como por el deseo de romper aislamiento secular entre provincias de la propia Arequipa.
El Gobierno Regional hace todo lo posible por apurar las cosas y estamos seguros que lo logrará con el concurso de un gobierno central que ha expresado su apoyo a lo que debe ser un gran salto en el proceso de agroexportación y de emplear gente en el sector que más necesita y qué mejor se ubicaría en una agricultura floreciente.
Así que la tarea de hacer Majes no es tarea de pocos, sino de todos, y en tal afán debemos tener las mismas banderas, idénticos deseos y firmeza suficiente para defendernos.
 
Majes es un proyecto que ya debería estar en plena ejecución y que no debe detenerse por problemas que resultan menores al interés único y mayor de procurar el desarrollo de Arequipa.
 

Comentarios Web