Arequipa: Hay 180 mil inquilinos morosos que ocupan casas y departamentos

15 de Mayo de 2017
Desalojos en Arequipa
Fuente de la imagen: 
El Pueblo
Alquilar una casa, un departamento o una habitación para obtener un poco de ingresos puede ser un arma de doble filo y abrirle las puertas a los problemas. En Arequipa hay cerca de 180 mil inquilinos morosos en sus pagos. Una situación que debe llamar a la reflexión sobre en quién se confía.
Según la Central Privada de Riesgos de Inquilinos Morosos, la Ciudad Blanca es la segunda del país donde hay mayor cantidad de deudores por alquileres de vivienda. Grupo de inquilinos que tienen dos meses o más de renta atrasada y que se resiste a cumplir con sus obligaciones.
Arequipa representa el 15% de los inquilinos morosos en el país. El Perú tiene un millón 200 mil deudores de alquileres de predios. La lista la encabeza Lima con el 25%, es decir, alrededor de 300 mil, le sigue Arequipa y detrás se encuentra Trujillo con 8% y Chiclayo con el 6%.
 
 
Los deudores suelen ser las peores pesadillas de los propietarios de los inmuebles. La necesidad de vivienda en Arequipa hace que muchas nuevas familias o jóvenes que se independizan decidan arrendar un ambiente para poder vivir. No obstante, muchos aprovechan la confianza depositada por los caseros para pasarse de listos con los abonos. 
El promedio de la entidad indica que solamente cuatro de cada 10 logra una conciliación entre las partes, es decir, que tanto los inquilinos morosos como los propietarios llegan a un acuerdo, que puede ser de un plazo prudente para que se ponga al día, el retiro del predio, entre otros.
No obstante, existen casos donde el deudor no quiere el diálogo y persiste en cerrarse al diálogo pese a estar en falta. En estas situaciones, a los dueños de las propiedades no les queda otra alternativa más que recurrir al Poder Judicial para que cumplan con sus obligaciones.
Solo en la Corte Superior de Justicia de Arequipa (CSJA) cada uno de los 10 juzgados civiles soporta una carga de 200 procesos de lanzamiento, muchos de los cuales, entre otros motivos, son por desalojo de inquilinos morosos. Por mes emiten 40 desalojos, pero muchos de estos no terminan ejecutándose por falta de garantías.
Ocurre que los inquilinos no quieren salir de los inmuebles pese a la orden judicial y a través de la violencia se aferran a la ocupación. Para estas pretensiones inclusive contratan matones para enfrentarse a los policías, frustrando así la acción. Los mismos jueces no son respetados. Entonces, los propietarios se ven vulnerables y arrepentidos de haberle confiado su casa, departamento o una habitación, a una persona que luego les traería muchos dolores de cabeza.
El Ejecutivo puso en marcha una norma contra los morosos, donde se dispuso que los magistrados podrían aplicar los desalojos dentro de los 15 días, pero precisamente por estas acciones violentas, la misma carga procesal que soportan los magistrados no se puede emprender con celeridad. Normalmente, uno de estos procesos demora más de seis meses.
Entonces ante esta vulnerabilidad de los propietarios en contra de los inquilinos morosos, la recomendación de las autoridades es la prevención. Es decir, no ser confiados al momento de otorgarle las llaves de un predio en alquiler a cualquier persona. Sino que deben considerar los antecedentes de las personas, firmar contratos de arrendamiento que estipulen lo compromisos de ambos, con el fin de que no caigan en estos problemas, ya que podrían estar sujetos a conflictos aún más fuertes que devenga en la pérdida de la propiedad, como también sucedió en algunos casos.
 

Comentarios Web