Zegarra confiesa que funcionarios y entidades no lo apoyaron

03 de Diciembre de 2017
Fuente de la imagen: 
No indica
En un acto aparentemente de desesperación, el alcalde de Arequipa, Alfredo Zegarra, señaló que sus proyectos y obras no avanzan porque no recibe el adecuado apoyo de sus gerentes, además de una oposición de diferentes entes de fiscalización.
 
”Nos falta que nos ayuden, que nos apoyen, que nos apoye Cultura, que nos apoyen los diferentes estamentos que tienen el poder de dar los permisos, necesitamos ayuda y apoyo, que nos faciliten las cosas y no nos pongan piedra en el camino”, expresó.
 
La autoridad edil cerrará un año de gestión con obras observadas y proyectos con retrasos. El viaducto de Salaverry, por ejemplo, volverá a ser licitado después que el concejo municipal decidiera dejar sin efecto el convenio con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). 
 
El gerente general, Mario Alatrista, indicó que recién se dará conocimiento al organismo internacional de la decisión de la comuna, además, que el proceso de selección podría tener una demora más allá de un mes. 
 
Al proyecto se suma las observaciones del Colegio Profesional de Arquitectos y de Ingenieros. Además existe una posición de la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) al proyecto que requiere permisos y la necesidad que tenga un estadio de impacto ambiental. 
Otro proyecto que fue observado y se encuentra en proceso de rectificación es la obra Dolores – Los Incas, la empresa ejecutora tuvo un error en el diseño, traspié que expandirá el término de ejecución hasta fines de diciembre. 
 
El desliz habría nacido en este caso desde la supervisión, ente contratado por la comuna, que no habría ejecutado adecuadamente su trabajo. 
 
En ese camino de inconvenientes se suma la peatonalización del Centro Histórico, las calles Santa Catalina, San Agustín y San Francisco que a la fecha se quedó sin presupuesto y no tiene aún dictamen favorable de la DDC. De igual forma la mejora de la calle Recoleta – Beaterio se encuentra con ciertas demoras. El proyecto, que tendría que acabar en enero, terminará en febrero.  
 
El problema, como se observa, no sería solo de las entidades, también de sus funcionarios, quienes no realizarían un adecuado trabajo, hecho que complicaría una y otra vez el avance de proyectos. 
 
“Evidentemente hay muchas limitaciones en los equipos técnicos de funcionarios, creo que hay que hacer un cambio radical”, señaló el alcalde al agregar que no se realiza la contratación de mejores profesionales debido a que los montos de remuneraciones no son atractivos para el personal idóneo. 
 
“Yo pedí a Servir seis profesionales y nunca me dieron uno, lo he pedido, lo he solicitado, prácticamente lo he mendigado”, señaló. 
Entre sus declaraciones, Zegarra al preguntársele sobre si los gerentes actuales están aportando a la gestión municipal dijo: 
 
“Déjenme reservarme esa respuesta, porque no quisiera herir susceptibilidades”. A la insistencia que al parecer los cambios realizados no funcionan, debido a que no se vería avance en los proyectos, y se tropezaría contantemente en errores, señaló: “Evidentemente hay una percepción de ese tipo  y tenemos la misma percepción”.    
 
El Programa Municipal de Vivienda (Promuvi) en la línea de las gestiones y proyectos anteriores no finalizará este año debido a que existe una observación de la SBN, aún no levantada y de un convenio con el Ministerio de Vivienda no concluido. 
 
Plantea candidata al colegio regional de Enfermeros

Comentarios Web