Tiendas del Avelino no tenían protocolos.