Mundo

A 30 años de la Caída del muro de Berlín: Los datos que deberías saber

9 de noviembre de 2019
Fuente: Eulixe

Hace 30 años, la noche del 9 de noviembre de 1989, fue derribado el muro que dividía Alemania durante casi 3 décadas.

El muro de Berlín que dividía no solo a una ciudad sino a toda Europa y era el símbolo de un mundo bipolar en el que dos potencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, eran los polos de influencia.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Alemania se rindió ante los Aliados, un grupo de países occidentales, incluidos Reino Unido, Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética.

Para 1949, Alemania se había convertido en dos países separados: la República Federal de Alemania (Alemania Occidental), siguiendo el modelo capitalista de Reino Unido, Estados Unidos y Francia y la comunista República Democrática Alemana (Alemania Oriental), en la órbita de la Unión Soviética, con un sistema de partido único y economía planificada.

“Cortina de Hierro”

Su autoría se atribuye al escritor ruso Vasili Rozanov, que la empleó en 1918 a propósito de la revolución bolchevique, en su libro “El apocalipsis de nuestro tiempo”: “Con un ruido, un chasquido y un gruñido, una cortina de hierro ha descendido sobre la historia de Rusia”.

Esta metáfora la popularizó el británico Winston Churchill. “Desde Stettin, en el Báltico, a Trieste, en el Adriático, ha caído sobre el continente europeo una cortina de hierro”, declaró el 5 de marzo de 1946, en un discurso en Estados Unidos.

Alemania fue dividida en cuatro secciones al final de la segunda Guerra Mundial /GETTY IMAGES

La mortal huída hacia el oeste

Entre 600 y 700 personas, según los historiadores, perdieron la vida intentando huir del régimen de Alemania del Este.

Unas 5,000 personas lograron en cambio cruzar, sirviéndose de estratagemas en ocasiones muy imaginativas.

Una familia escapó desde el tejado de un edificio, gracias a una tirolina comunicada con familiares que les esperaban abajo, del otro lado del muro. Otros huyeron a nado a través del Spree, el río que atraviesa Berlín, o por túneles o escondidos en vehículos.

El muro de Berlín

Antes de la construcción del muro, unos tres millones de personas lograron encontrar refugio en la RFA a través de Berlín Oeste entre 1952 y 1961, huyendo de la República Democrática de Alemania (RDA).

El 12 de agosto de 1961, el líder del Partido Comunista de Alemania Oriental, Walter Ulbricht, firma la orden para levantar una barricada que separe Berlín Este y Oeste. Ocho días después, Estados Unidos envía un grupo de trabajo de 1.500 tropas a Berlín a medida que aumentan las tensiones a lo largo de la frontera.

La Puerta de Brandenburgo cerrada durante el período del Muro de Berlín en Alemania./ GETTY IMAGES

Entre el 12 y 13 de setiembre, Martin Luther King Jr. visita Berlín por invitación del alcalde de Berlín Occidental, Willy Brandt. King pronuncia un discurso a ambos lados del muro titulado “Oriente y Occidente: los hijos de Dios”.

La caída

Sin las políticas de Mijaíl Gorbachov en la URSS, no hubiera sido posible. En marzo 1985, Gorbachov se convirtió en secretario general del Partido Comunista, lanzando un dramático programa de reformas.

Su política conocida como «Glasnost» (apertura, transparencia) consistía en eliminar las prácticas de la represión estalinista y darles más libertades a los ciudadanos soviético, que vieron como presos políticos eran liberados y los periódicos publicaban artículos críticos hacia el gobierno.

Estas políticas se sintieron en todos los países satélites de la Unión Soviética. En mayo de 1989, Hungría decidió abrir su frontera con Austria, lo que significó la primera brecha en la Cortina de Hierro.

El 9 de noviembre, un alto dirigente de la RDA fue sorprendido cuando se le preguntó por la fecha de entrada en vigor de los nuevos derechos de circulación para los alemanes del Este. “Que yo sepa, inmediatamente”, balbuceó ante la prensa.

El 9 de noviembre, el muro de Berlín se abrió después de 30 años./ GETTY IMAGES

Su respuesta desencadenó una riada de miles de berlineses del Este hacia los puestos de control, donde los guardias, confundidos, terminaron levantando las barreras.

El 19 de agosto, más de 600 alemanes del Este, de vacaciones en Hungría, aprovecharon la apertura de un puesto fronterizo con Austria con motivo de un pícnic paneuropeo para huir al Oeste, primer éxodo masivo de este tipo desde 1961.

El 3 de octubre de 1990, Alemania Oriental y Occidental se reunifican oficialmente bajo el nombre de República Federal de Alemania.

Las aún existentes brechas entre el occidente y oriente

Para los alemanes del este, el muro todavía existe, muchos de ellos se sienten ciudadanos de segunda clase. Los alemanes occidentales tampoco fueron particularmente amables con sus compatriotas del Este, se comportaban cómo imperialistas y los miraban de arriba a abajo porque los del Este no eran tan sofisticados como ellos.

Otra brecha fue la económica, actualmente en el occidente de Alemania se vive de manera más lujosa, mientras que el oriente es muy modesto. El ingreso medio mensual de un trabajador en el oeste es de 3.330 euros, mientras que en el este es de 2.690, según la BBC.

Y la gran mayoría de las grandes empresas alemanas tienen su sede en el oeste del país y eso significa que el este de Alemania es mucho menos multicultural y multirracial que el oeste.

Dresden, una ciudad del este, se ha convertido en el bastión de la extrema derecha porque están hartos que las condiciones de vida entre el oriente y occidente sean diferentes y que ningún gobierno hizo algo para terminar la reunificación de Alemania.

La canciller Angela Merkel coloca rosas durante una ceremonia de conmemoración en la Bernauer Straße. /Fuente: DW

El vicepresidente del partido AfD, Georg Pazderski quiere que la inmigración masiva pare, ya que los inmigrantes se aprovechan de su generoso sistema social, lo que significa que no queda mucho para los alemanes.

«Desde 2017 hemos recibido más de 2 millones de inmigrantes quienes en su mayoría se aprovechan de nuestro generoso sistema social, lo que significa que no queda mucho para los alemanes. La gente ve cómo la delincuencia ha aumentado, ve en lo que se han convertido ciudades como Colonia y Düsseldorf. Los alemanes en el este ven las noticias y se dicen, ‘no queremos eso aquí’: por eso votan por nosotros», declaró Pazderski.

RUSIA: Los 102 años de la Revolución Bolchevique
EPD
Compartir

Leer comentarios