Salud

“A nivel de sociedad nos hemos olvidado de la familia y de compartir con ellos”

14 de agosto de 2019
Psiquiatra Gladys Ramírez asegura que vivimos en un mundo competitivo que condiciona la depresión.

Vivir adecuadamente no es estar bien solo físicamente, sino tener una buena salud mental. En Arequipa y también a nivel nacional, las cifras de personas que sufren de depresión han aumentado en los últimos años. Lo más preocupante es que alcanza, ahora con mayor intensidad, a los niños. En esta entrevista conversamos con la psiquiatra arequipeña Gladys Ramírez, sobre que es la depresión, las causas que la generan, lo síntomas que presentan las personas con esta enfermedad y que podemos hacer para revertir ello.

Por Gustavo Callapiña D.

-¿Qué es la depresión?
Todas las personas podemos tenemos un momento de tristeza, o de alejamiento de los demás, tal vez por la pérdida de un ser a raíz de un suceso trágico, pero hablamos de un trastorno depresivo cuando ya hay un cuadro de gran intensidad y en una duración mayor que dura como mínimo dos semanas y que genera discapacidad ya sea a nivel personal, familiar, laboral, u otro.
Ello está acompañado, en gran mayoría de pensamientos de muerte. Cuando esa tristeza está por encima de lo normal y no permite relacionarme y disfrutar de lo que hago cotidianamente, cuando no descanso bien o tal vez duermo demasiado, me siento fatigado, tengo ideas de inutilidad, de culpa que hacen que no pueda desarrollarme en mi entorno, que tenga pensamientos de no querer vivir, ya halamos de un trastorno depresivo.

-¿Por qué los niveles de personas adultas y también de niños con depresión han aumentado?
Se ha visto que es por el cambio de sociedad. Estamos en un mundo muy competitivo en el que ya no hay ese tiempo de familia, de poder sentarnos juntos a la hora del almuerzo, mirarnos a los ojos y poder conocernos. Ahora mama y papa trabajan y ya no hay aquello de cultivar valores. A nivel de la sociedad en general, hay esta exigencia de la persona de acumular, de tener más y más, y nos hemos olvidado del valor de la familia.
Me han tocado casos de niños, en los que papa no tiene la menor idea de la película que les gusta a sus hijos, que videojuegos juegan, o la música que les agrada. Ahora se ve que papa y mama están tan ocupados y la mejor manera de tranquilizar a sus hijos es poniéndole o el Televisor o la Tablet y no se dan cuenta cuánto daño generan en ese cerebro que está en pleno desarrollo. Esa es una forma de hacer que nuestros niños se vinculen con una pantalla pero no se vinculan con los padres; por ello es que también ha aumentado la tasa se dependen hacia los videojuegos porque es tanta la soledad de los niños en su mundo real, que es más bonito y mucho más divertido su mundo virtual
Y aquí estamos fallando en algo muy importante porque si yo no hablo con mis hijos, porque salgo a trabajar 12 horas al día y regreso cansado, a mis niños yo no los conozco y no me puedo dar cuenta a tiempo si es que hay algún cambio en él. Para que yo pueda detectar si tiene depresión tengo que conocer bien a mi niño, saber que le gusta y darme cuenta “ah caramba mira ya no hace esto, ya no quiere montar la bici, o está más callado”.

¿Qué cambios podríamos iniciar como sociedad para cambiar y evitar que los casos de depresión aumenten?
Tenemos que priorizar nuestro rol como padres, obviamente todos queremos como individuos mejorar la parte económica. Podemos mejorar mucho nuestra economía familiar pero si no les damos a los hijos nuestro tiempo a largo tiempo, ello va a ser un gasto porque ellos van a asumir diversas enfermedades.
Lo que sugiero es que tiene que haber una comunicación fluida, primero entre los padres, después entre padres e hijos, y también entre padres y colegio, tenemos que saber cómo están en el colegio hablar con los maestros para saber su desempeño, además tiene que haber una crianza respetuosa en el hogar. Tenemos que poner límites porque un niño tiene que aprender a tolerar y a aceptar un no, para que sea un adulto resiliente y fuerte. Para ello los padres deben dar el ejemplo y hacer lo que predican.

-¿Cuáles son los síntomas claves de las personas que tienen depresión?
La depresión tanto en niños como adultos comparte síntomas similares. Algo característico y que es primordial es que tienen el ánimo deprimido, no obstante se han visto casos, en la etapa de la adolescencia y la niñez, en los que este ánimo puede estar ausente y en vez de ello se presenta una marcada irritabilidad, aburrimiento u hostilidad.
Otro síntoma importante es la falta de interés. De un momento, el pequeño al que le gustaba salir a jugar futbol, montar la bicicleta, ya no tiene ganas y ya no lo disfruta. También se presentan alteraciones en el sueño y el apetito. O duerme mucho o no tiene sueño, o come mucho o no tiene hambre.
En los niños algo característico que se presenta es que no sube de peso como debería subir, hay un retraso en la curva de crecimiento y desarrollo, además de un cambio en su conducta habitual. Los pequeños tienen síntomas más externalizantes, se presentan más problemas a nivel conductual. Se presentan más irritables, pueden ser más agresivos, más desafiantes o más hostiles y esto se confunde mucho con problemas de conducta, estamos pensando que es un acto de malcriadez pero no, resulta que mi niño por su corta edad y su poca capacidad de verbalización, manifiesta su cuadro depresivo a nivel conductual.
Además de ello, hay mucha molestia física, dolor de cabecita, dolor de estómago. Si tenemos un niño con cefalea es decir con dolor de cabeza y no hay una causa que la genere o presenta molestias abdominales inclusive cuadros de estreñimiento y ya ha sido visto por el pediatra y no encuentra nada en estas áreas tenemos que pensar en un cuadro emocional porque todo lo que son los síntomas físicos, que se conocen como somatización es uno de los síntomas de la depresión en la niñez.

-¿Qué tratamiento deberían llevar los niños y las familias que tengan personas con depresión?
Primero es importante informarnos de lo que es la depresión. No debemos de minimizarla ni tener comentarios de tipo despectivo porque ello genera más daña a la persona que lo padece
La depresión es una enfermedad médica ya se en niños, en adolescentes, o adultos; por ello hay que buscar ayuda en un psicólogo o un psiquiatra para que lleve un tratamiento integral, no solo para la persona que sufre un cuadro depresivo, sino también para la familia. Si todas las personas cercanas no se manejan de una manera más suave y adecuada el cuadro depresivo continua.
Puede haber un pequeño con el mejor psiquiatra o con el mejor psicólogo pero si en casa continua la conflictiva familiar, violencia, la falta de comunicación y las ausencias no se va a observar mejorar.

-¿Cuánto tiempo podría llevar un tratamiento para que una persona supere un cuadro de depresión?
Depende mucho de la persona y de sus capacidades a nivel cognitivo, el apoyo familiar, además de la severidad del cuadro depresivo. Aproximadamente puede ser desde unos seis meses a un año pero no hay un tiempo estimado porque también depende mucho de cómo la familia reacciona. Yo puedo tener un niño con un tratamiento adecuado pero si el conflicto en casa continúa el pronóstico es más sombrío. No hay un tiempo exacto, sin embargo si tiene que haber un apoyo de la familia porque es un factor importante para que el tratamiento vaya bien o mal.

Compartir

Leer comentarios