Economía

Actividad productiva se redujo en Arequipa

10 de septiembre de 2019
La producción de cobre en Arequipa representa el 21 por ciento del total nacional.

Tanto el informe técnico de Panorama Económico Departamental del INEI, como la Síntesis de Actividad Económica de Arequipa de Banco Central de Reserva (BCR), muestran cifras mixtas sobre la actividad productiva de la región Arequipa, no obstante llama la atención y preocupa los números en negativo de los grandes sectores como agropecuario, minería y exportaciones.

En junio, de acuerdo al BCR el sector agropecuario y minero se contrajeron 12,5 por ciento y 13,1 por ciento, respectivamente; mientras que el sector manufactura decreció 10,4 por ciento en el periodo interanual, debido a la menor fabricación del subsector fabril primario.

Las exportaciones regionales se contrajeron 21,7 por ciento en el periodo interanual, debido a los menores despachos de productos tradicionales (-21,3 por ciento) y no tradicionales
(-26,4 por ciento).

Para el economista Rodolfo Marquina de Desco, la contracción de la actividad productiva muestra la fragilidad de la economía del país y la región, al ser dependientes de las industrias extractivas y del sector exportación, sin niveles de manufactura local.

“Esta situación pone sobre la mesa la necesidad de abordar la diversificación productiva de la región, donde la única manufactura que tiene es la de los cátodos de cobre, pues su nivel de exportación se concentra en el concentrado de mineral, sin valor agregado”, dijo.

Explicó que en el sector minero se retrocedió en los niveles de extracción y exportación de cobre, oro, plata, entre otros, influenciado por una menor demanda a nivel mundial por la disputa económica entre China y los Estados Unidos.

PRODUCTOS BANDERA
Rodolfo Marquina señaló como otro problema que ha influido negativamente en la actividad productiva es la fragilidad del mercado interno, por la capacidad adquisitiva. Esto se observa en el decrecimiento de la producción de los productos bandera de la región como el ajo y cebolla.

El INEI informó que, la producción de ajo totalizó 466 toneladas y se redujo en 63,6 por ciento, con referencia al sexto mes del año anterior, que fue 1 mil 278 toneladas, asociado a menores siembras y cosechas.

La producción de cebolla registró 17 mil 690 toneladas y descendió en 14,7 por ciento, en relación a igual mes de 2018, que alcanzó 20 mil 738 toneladas, explicado por una menor superficie cosechada.

También bajó la producción de arroz cáscara (-85,5%) sustentado en menores áreas cultivadas y desfavorables condiciones térmicas e hídricas que perjudicaron el cultivo en su fase de maduración; maíz amiláceo (-60,9%), alcachofa (-47,2%) por la menor superficie cosechada; y papa (-24,5%) debido a la presencia de excesivas lluvias y problemas fitosanitarios, entre otros.

Contrariamente, aumentó la producción de tuna (197,8%), arveja grano verde (58,6%), caña de azúcar (45,5%) y aceituna (6,5%), determinado por óptimas condiciones climáticas que favorecieron el desarrollo de estos cultivos, entre otros.

En el subsector pecuario, la producción de leche fresca obtuvo 29 mil 392 toneladas y subió en 1,2 por ciento, comparado con junio de 2018, que registró 29 mil 42 toneladas.

Del mismo modo, se incrementó la producción de huevos (16,3%) por el mayor número de gallinas ponedoras; ovino (3,9%), alpaca (3,1%) y porcino (1,4%), entre los más representativos. En cambio, se contrajo la producción de ave (-5,5%) y vacuno (-1,0%).

El economista acotó que es muy posible que el nivel de conflicto del valle de Tambo repercuta negativamente en la producción de ajo y el arroz. “Los efectos se verán más adelante”.

TURISMO
En el informe del BCR, el arribo de turistas, en abril, alcanzó 149 824 visitantes, representando una caída de 20,8 por ciento respecto al periodo interanual; a causa de la contracción en la afluencia de turistas nacionales (-32,2%). Entre enero y abril, la cantidad de turistas sumó 596 954, representando una disminución de 21,6 por ciento respecto a similar período de 2018.

CRECIERON
Por otro lado, los sectores que están empujando hacia adelante la economía regional son construcción, pesca, inversión pública y financiero.

El sector pesca creció 77,7 por ciento en el periodo interanual, explicado por la mayor extracción de recursos hidrobiológicos destinados al consumo humano directo, que creció más del mil por ciento, y por la captura de anchoveta para el consumo industrial (5,5 %).

La inversión pública sumó S/ 116 millones, lo que representó un incremento real de 9,4 por ciento respecto al periodo comparativo, explicado por el mayor nivel de ejecución del gobierno regional (28,7%) y gobierno nacional (25,3%); en contraste, disminuyeron las inversiones de los gobiernos locales (-4,7%). Entre enero y junio, la inversión pública también registró un alza, al expandirse 4,6 por ciento.

Al finalizar el mes de junio, los créditos crecieron 6,6 por ciento con respecto al comparativo interanual, ante las mayores colocaciones en moneda nacional, orientadas al sector empresarial y a personas, los que crecieron 1,3 por ciento y 14,6 por ciento, respectivamente. En el mismo sentido, los depósitos alcanzaron una mejora de 12,8 por ciento, debido al mayor dinamismo de los depósitos de ahorro (15,4%) y depósitos a plazo (13,4%).

Para el economista es interesante que los depósitos hayan crecido más de los créditos en la región. Esto muestra que la gente busca proteger su capital (ahorrar) en lugar de invertir. “Es un factor positivo cuando el panorama no está claro. También podría interpretarse como un indicador de poca confianza en el Gobierno”, manifestó.

Compartir

Leer comentarios