Arequipa

Alcalde y dirigente antimineros solo quieren dialogar con Humala

12 de mayo de 2015
Alcalde y dirigente antimineros  solo quieren dialogar con Humala
Lejos de intimidarse por el ingreso de las Fuerzas Armadas a la provincia de Islay, los principales promotores del paro indefinido en contra del proyecto minero Tía María, radicalizan su postura y ahora exigen que el diálogo sea con el propio presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, y no con sus ministros.
El alcalde de Deán Valdivia, Jaime de La Cruz Gallegos, y el presidente de la Junta de Usuarios del Valle de Tambo, Jesús Cornejo Reynoso, coincidieron en afirmar que el responsable del conflicto social que se vive en la provincia de Islay es el jefe de Estado, por haber prometido priorizar el agro por encima de la minería en su campaña en el 2011.
“Cuando se recurre a las Fuerzas Armadas es sinónimo de la incapacidad que tiene el Gobierno para solucionar el problema en el valle de Tambo. Hay audios donde el presidente (Ollanta) Humala, dice que respaldará la decisión del pueblo y el pueblo quiere la cancelación de Tía María”, señaló Jesús Cornejo.
Por su parte, Jaime de La Cruz, sostuvo que el sábado último se comunicó con secretaria de Presidencia, y pidió cita con Humala Tasso, pero hasta ayer no había respuesta.
Ayer, en la rueda de prensa que ofrecieron en la Plaza de Armas, ambos señalaron que el diálogo debe ser retomado con el presidente, la gobernadora regional y los alcaldes de la provincia de Islay.
DESLINDAN DE “PEPEAUDIOS”
Tanto, De la Cruz como Cornejo, deslindaron de los audios donde supuestamente el presidente del Frente de Defensa del Valle de Tambo, Pepe Julio Gutiérrez Zeballos, negocia con Southern la suspensión del paro a cambio de dinero. Ambos negaron ser parte de este negociado.
Pidieron que el dirigente dé un paso al costado mientras duren las investigaciones. “Pero la decisión final la toma el pueblo y por el momento fue ratificado en su cargo. Personalmente le pediré que se haga a un lado”, agregó el alcalde de Deán Valdivia.
 
Compartir

Leer comentarios