Arequipa

Alcaldes de Camaná e Islay se oponen al cierre de playas ante coronavirus

17 de octubre de 2020

Alegan que el Gobierno central debe de planificar mejores acciones preventivas para evitar nuevos brotes de la COVID-19, y no optar por medidas facilistas que solo perjudican a la población, pues el turismo playero genera importantes ingresos. Son más de 400 000 visitantes los que acuden a las playas arequipeñas entre enero y marzo.

El verano está a la vuelta de la esquina, y a pesar de ello, las autoridades nacionales aún no terminan de ponerse de acuerdo si las playas del litoral peruano podrán o no recibir visitantes en medio de la pandemia de la COVID-19, que aún acecha. El principal temor radica en la ocurrencia de una segunda ola de contagios de la letal enfermedad.

Bajo este contexto, ayer, los alcaldes de las provincias de Camaná e Islay, Marcelo Valdivia Bravo y Edgar Rivera Cervera, respectivamente; cuestionaron duramente al Gobierno Central por optar por medidas facilistas como el cierre de playas, en lugar de planificar mejores acciones preventivas para evitar nuevos brotes del SARS-CoV-2 y también procurar mejor equipamiento en hospitales.

Ambas autoridades se mostraron en contra del cierre de balnearios, alegando que el turismo playero genera importantes ingresos económicos a por lo menos el 40 % de pobladores en Camaná e Islay, que brindan servicios en hoteles, movilidad, traslado, discotecas, alimentación y otros; durante los meses de enero, febrero y parte de marzo.

DISTANCIAMIENTO

Valdivia Bravo indicó que Camaná cuenta con más de 30 kilómetros de litoral y en la actualidad solo se hace turismo playero entre 4 y 5 kilómetros. Propone así que los visitantes pueden instalarse en unos 10 kilómetros, con el objeto de evitar aglomeraciones y respetar el distanciamiento entre las carpas de las familias que acudan a la playa.

“No se puede ser tan radicales y cerrar de forma definitiva las playas, sin pensar en las personas que ven esta actividad como el sustento de sus hogares. Considero que puede aprobarse la apertura con un 50 % de aforo y con el compromiso que las autoridades locales velarán por el control exhaustivo de las medidas básicas de prevención del coronavirus”, anotó.

A su turno, Rivera Cervera señaló que Islay alberga más de 45 kilómetros de litoral para recibir a los turistas. Destacó que no solo ante la proximidad del verano realizan la limpieza de las playas, sino durante todo el año y bien se puede implementar un protocolo de bioseguridad para recibir con todas las medidas de higiene a los visitantes.

“Los funcionarios del Gobierno reciben un sueldo fijo y por ello no se preocupan en la economía de las personas. Lo más fácil ahora es cerrar playas, cuando en realidad deben procurar mejor atención e infraestructura en hospitales de todo el país”, remarcó Rivera.

DATO

Se estima que Camaná e Islay reciben a 400 000 turistas durante la época del verano.

Compartir

Leer comentarios