Arequipa

Ambulantes se niegan a dejar las calles y son principal foco de contagio

28 de julio de 2020
Ambulantes no quieren abandonar las calles.

Les han dispuesto de locales para que puedan acudir a realizar sus ventas, sin embargo, han rechazado la propuesta.

El comercio ambulatorio en la ciudad se ha constituido en un verdadero problema, no solo para el Cercado, sino para los diversos municipios distritales, ya que se ha distribuido por  calles, avenidas y urbanizaciones, siendo uno de los principales medios para el contagio del coronavirus.

El inconveniente es que los ambulantes se han declarado en rebeldía, puesto que no solo se niegan a formalizarse, sino que simplemente no quieren la venta segura de sus productos, a pesar que los diversos alcaldes les han ofrecido lugares donde se puede tener un control sanitario.

Según la gerente general de la Municipalidad Provincial de Arequipa, María Antonieta Torres, a quienes ocupan diversas calles del centro de la ciudad, les han dispuesto de locales para que puedan acudir a realizar sus ventas, sin embargo, han rechazado la propuesta y prefieren estar burlando los operativos de control con tal de seguir con la venta ambulatoria.

Se han detectado 20 calles en el Centro Histórico como focos de contagio de la COVID-19, donde están llenas de vendedores, los que no tienen ningún protocolo de seguridad para la venta, muchos ni siquiera llevan puesta la mascarilla y no respetan el distanciamiento social, porque se colocan a ambos lados de la vereda y dejan un pasadizo estrecho para que las personas transiten.

En Cerro Colorado ha pasado lo mismo, donde de igual manera se niegan a ingresar a locales cerrados. Este distrito llegó a ocupar el primer lugar de contagios, luego que se cerraron las plataformas de Andrés Avelino y Río Seco, disponiendo sus principales avenidas para la venta ambulatoria.

En Bustamante y Rivero los comerciantes se apoderaron de la urbanización 13 de Enero, de Cerro Juli, de la frentera del cementerio de La Apacheta, alrededores de Avelino Cáceres, la avenida Los Incas. Incluso los vecinos de las urbanizaciones tuvieron enfrentamientos con los comerciantes, teniendo que llegar al extremo de cerrar vías para que las utilicen en la venta, luego que se incrementaran los contagios y muertes motivo de la enfermedad.

En Miraflores y Alto Selva Alegre, los alcaldes les propusieron que participen en las ferias itinerantes y también se negaron, señalando que no podían competir con los precios. Igualmente les ofrecieron la venta en sus viviendas, abriendo locales sin cobrarles por los derechos y sin necesidad de exigirles licencias de funcionamiento, pero tampoco hicieron caso, manteniéndose en las calles.

Los burgomaestres hicieron un llamado a la población para evitar comprar a los ambulantes porque corren el riesgo de contagiarse con la enfermedad , ya que se trata de focos altamente infecciosos.

Compartir

Leer comentarios