Columna

Anhelo

3 de febrero de 2020
Foto: Hector Atilio Carballo

El primer mes del año ya se acabó, el tiempo transcurre sobre la vida de cada ser vivo que transita por la tierra, siendo limitado, teniendo un ciclo: nacer, crecer, reproducirse y morir.

Cada persona tiene sus aspiraciones, sueños, metas, objetivos y diversas motivaciones, por permanecer cada día luchando por un presente mejor. Por ejemplo, construir una política amparada en el bien común, debatir las diferentes coyunturas que suceden en tu país, las pandemias que se extienden en todo el mundo como el coronavirus (infórmate), entre otras, siendo importantes y urgentes para la ciudadanía, hoy.

Para ello se tiene que manejar información y estrategias de prevención, lucha y protesta, pero sobre todo tenemos que empezar a reivindicar nuestros derechos y hacer gala del cumplimiento de deberes.

Esta vez dedicaremos algunas palabras a esta primera etapa del año, para que por lo menos en este inicio del 2020, hacer el ejercicio de estructurar visiones particulares y colectivas de los anhelos que tenemos como personas organizadas e individuales, con prospección a futuro, considerando las decisiones que hemos tomado en el pasado, teniendo una mirada evaluadora en los hechos pasados, por lo menos estos ultimo 10 años.

¿Qué desea una madre de 50 años de edad, analfabeta, soltera, con ingresos menores a 930 soles y con 4 hijos que mantener, viviendo en la parte alta del distrito de Puyca en la provincia de la Unión, siendo una zona rural alejada a 14 horas de la ciudad de Arequipa? ¿Cómo mejorar su calidad o hacer que sus sueños se vuelvan tangibles en su presente? La respuesta no cabría en esta columna, es parte de la exclusión sistemática que se ha tenido desde la época republicana, sin echar la culpa a nadie o con echar la culpa a todos, no se garantiza los derechos ciudadanos ni los servicios públicos de calidad, para todas aquellas madres que viven en las mismas condiciones de vulnerabilidad, ¿Nos podríamos imaginar qué desea?

¿Cómo se verá en el 2021 una política que postulo a la presidencia de la República del Perú dos veces, en el 2011 y 2016, quedando segundo lugar en ambas oportunidades? ¿Qué estrategia tendrá para limpiarse de las acusaciones que le imputan, siendo una de ellas, que su partido político es una organización criminal, financiado por el empresariado, sin ninguna declaración, concluyendo que la política tiene un precio? ¿Qué podría desear Keiko Fujimori hoy en día, preguntase si valió la pena? El poder puede ser tan embriagador que todas las decisiones que podrías tomar serian solo para alcanzarlo, podrías vender tu consciencia, tu familia, tu honor, por el solo hecho de controlar todo, ¿Valió la pena o la está valiendo?

¿Qué anhela un profesor de educación secundaria, mejoras salariales, una educación intercultural bilingüe en todo el territorio nacional, reconocimiento de la ciudadanía por su trabajo, revalorar la carrera docente? Se escucha siempre que ser docente en el Perú es pura vocación, porque son más los problemas que los beneficios que te proporcionan, por ejemplo: a nivel institucional, presupuestales, recursos humanos, entre otros, que solo las personas que quieran mucho la carrera la podrán ejercer, y podrán luchar por la educación en el país. ¿Qué podríamos soñar en la educación? Solo asegurar el desarrollo de un país de manera integral, con visión, con matrices productivas diversificadas, con procesos de participación y democráticos sólidos y con una sensibilidad por la realidad social que hay que combatir.

¿Un alcalde que busca el bien común en su distrito que podría desear? ¿Hay problemas presupuestales, por falta de una política de descentralización que no se impulsa? ¿El pensar que las municipalidades son pequeños feudos, al servicio de intereses personales? ¿Con una ciudadanía que pide dadivas y no exige servicios ni derechos, quitando su compromiso para participar en el desarrollo de su distrito? Aunque parezcan pequeñas instituciones, son inmensos procesos burocráticos y de papeles que matan las iniciativas ciudadanas o de funcionarios públicos para mitigar la problemática social, siempre hay descontento por todas las acciones que se realizan por parte de la opinión pública, ¿Qué se podría desear?

¿El Presidente de la República que podría desear, podría estar pensando como confrontar al congreso de la republica electo, saber las razones porque no avanza la reconstrucción con cambios en el norte del Perú, el aeropuerto internacional de Chincheros no se oye, las autopistas en toda la panamericana no se sueña, la petroquímica en la costa de Moquegua fue una linda anécdota, el plan de diversificación productiva con valor agregado si sigue empolvando en el ministerio de la producción, la inseguridad ciudadana es una muerte silenciosa de los valores democráticos y tensión ciudadana, no hay una política migratoria que resuelva el problema del éxodo venezolano, la minería informal se ríe del Estado? Entonces se tiene mucha tarea pendiente, ¿Qué anhela Martín Vizcarra?

¿El empresario anhela que sus ganancias se dupliquen, generar empleo en diferentes escalas, pagar sus impuestos al Estado, generar desarrollo local y empleo en la comunidad? Ser parte del sector privado, se debe pensar que tiene un compromiso con la comunidad, no de acumulación sino de redistribución y sinergia.

Se podría tocar que podría desear un joven universitario, un padre o madre de familia, un abuelo, una pescadora, un enfermero, pero es parte de la reflexión que cada uno debe hacer, habiendo culminado este primer mes del año 2020, tus anhelos tendrán que construirse y hacerse tangible en los próximos 10 años. Queda pendiente.

Lucas Z. Granda
Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios