Especiales

Arequipa conquista el Silicon Valley

11 de noviembre de 2018

Fue uno de los miembros del equipo que desarrolló el sistema de comunicación que utilizaba Stephen Hawking.

Por: Roy Cobarrubia

Omar Flórez, un arequipeño nacido en el distrito de Cayma, conquista el Silicon Valley, el lugar más famoso del mundo por sus compañías dedicadas a la investigación y a la tecnología.

El arequipeño, salido de la reurbanización San Pablo, que de niño recuerda como una “invasión”, hoy conquista el mundo a través de la exploración y desarrollo de la inteligencia artificial.

Flórez, quien participó del Hay Festival 2018, es uno de los representantes de la ciudad en el exterior. El joven, con el título de doctor, ha logrado, entre sus más grandes éxitos, ser miembro del equipo que desarrolló el sistema de comunicación de Stephen Hawking, uno de los más grandes científicos de la historia de la humanidad.

Estudiante del colegio Manuel Muñoz Nájar, La Salle y de la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa), en donde estudió Ingeniería de Sistemas, Flórez aprendió durante su vida que estudiar y desarrollarse profesional y personalmente no tiene límites.

En el 2001, mientras estudiaba en la Unsa, se presentó un terremoto, y luego algunas huelgas que lo retrasaban en el término de su carrera. “Yo, me di cuenta que tenía mucho tiempo libre, y entonces empecé a revisar, por internet la currícula de universidades extranjeras y me di cuenta que ellos tenían el mismo libro que yo, solo que el mío era en fotocopia, y decía porque ellos pueden considerarse mejores, y sin ayuda de un profesor comencé a estudiar y a ver las matemáticas de otras forma”, dijo.

Según el científico, la universidad es muy importante para la formación, pero como dice a veces “es mucho más importante el esfuerzo personal, que un profesor”.

“Yo siempre le digo a la gente que para aprender o para crear algo no se requiere de un profesor, porque a mí me ha funcionado, que para aprender o crear algo no se le tiene que pedir permiso a nadie, y cuando eso pasa te haces responsable de tu propio destino, y solo depende de ti, nada más, dormir dos horas menos o dejar de salir a una fiesta, y eso no te lo puede enseñar una universidad”, declaró.

En su etapa de universitario, mientras participaba como asistente en una exposición de tecnología, un hombre, del cual olvidó su nombre y su rostro, lo inspiró para desarrollar un doctorado fuera del país, Estados Unidos. El extraño con su exposición inspiró a Flórez y al término de la charla, se acercó y le dijo: “Yo quiero ser como usted”.

“Me dijo que le envíe mi currículum, yo por ese entonces ya investigaba, en el pregrado yo quería convertir la voz a comandos para que pueden ser utilizados en una silla de ruedas, y cuando llegó el momento yo sin querer ya estaba preparado”, dijo.

El arequipeño estudió en Norteamérica y terminó trabajando para Intel y en la actualidad Capital One. En su permanencia en Intel, desarrolló el sistema de comando de voz del científico.

Yo trabajaba en lo que era Machine learning. Nos dieron ese proyecto a un equipo y fue mucha responsabilidad y fue un proyecto que terminó siendo muy importante para la humanidad porque era para una persona brillante”, señaló.

El Project Hawking, consistía en que a través de un sensor a distancia, de la mejilla permita traducir los movimientos del músculo en texto y palabras.

“En pregrado yo trabajaba algo parecido, y finalmente cuando se convierte el sensor a datos es solo números, pero lo que pasa atrás es muy parecido a lo que pasa en varios problemas, números, pero con sensor», señaló.
El trabajo fue de dos años aproximadamente, un esfuerzo que terminó otorgándole voz a Hawking. “Ese proyecto fue más importante para la gente que para nosotros”.

Hoy en día y luego de varios años en el estudio de nuevas tecnologías, Flórez se encuentra hoy interesado en la inteligencia artificial, la cual considera el inicio de una mejor condición humana.

“Arequipa tiene un potencial increíble y es probablemente el lugar en donde va a cambiar todo dentro del país. Y, si hay un lugar en donde esto va a estallar y generar, un bastión de defensa tecnológico, será Arequipa por la cantidad de profesionales que han viajado a otros países y han vuelto y la cantidad de profesores que tienen en la Universidad Católica San Pablo y en la Unsa”, señaló.

Arequipa, según el investigador, es el punto donde podrá florecer la tecnología y convertirse en un Silicon Valley. Esto además, explicó que se dará siempre y cuando el Estado pueda crear una estrategia nacional, basada en la mejora de tecnología y la puesta en marcha de tecnología artificial.

Compartir

Leer comentarios