Arequipa

Arequipa en la primera mitad del siglo XX

16 de agosto de 2020
Arequipa celebró sus 480 años de fundación española.

Estas fiestas deben servir para reafirmar nuestro sentido de pertenencia. Identificarnos más con Arequipa, sentirnos parte de ella, agrandar nuestro afecto, sentirnos orgullosos de la huella de sus grandes hombres, de su lenguaje, su memoria y su cultura.

Por: José Antonio Chávez Zevallos (*)

(*) Docente de Literatura UNSA

¿Cuál es el trecho de la historia de la ciudad que debería servir de referente para delinear y construir un futuro mejor? Los primeros 50 años del siglo pasado.

Precisamente cuando se produce la mayor llegada a Arequipa de europeos y judíos, aparte de los españoles. Influenciados por diversos factores, estas personas decidieron quedarse de forma definitiva en nuestra ciudad. Estos nuevos vecinos ¿qué trajeron a los arequipeños? otros modos de sentir, pensar y vivir.

Con esta  nueva, variada y numerosa presencia de  extranjeros  se originó un segundo mestizaje −y al igual que el primero, que se produjo a la llegada de los españoles− este fue equilibrado, sin conflictos graves. La importancia del segundo es que dio origen a un arequipeño que no se centraba solamente en la realización del sueño propio, sino que también le preocupaba el bien común.

Justamente, en ese momento se dieron las condiciones básicas para que Arequipa comenzara a dar sus primeros y más importantes pasos hacia el desarrollo.

El primer tranvía eléctrico empezó a funcionar en 1915.

¿A lo largo de esos 50 años, qué soluciones inventaron los nuevos arequipeños para afrontar sus problemas y necesidades vitales?

SERVICIOS BÁSICOS

En 1905 se moderniza el servicio de alumbrado público. En 1914 se inaugura el acueducto que conducía las aguas minerales de Yumina, uno de los mejores sistemas de agua potable en el Perú, en ese momento. A partir de 1930, la ciudad cuenta con agua potable a través de conexiones domiciliarias. En 1938 fue terminada la represa de El Fraile, para irrigar 3000 hectáreas en las pampas de La Joya, En el mismo año se construye el Mercado San Camilo.

VIVIENDA

En 1932 nace el barrio Obrero. Llegado el año 1940 se diseña el primer plan moderno de expansión urbana: se habilitan los barrios de IV Centenario y Selva Alegre. Se crea el barrio arborizado de El Vallecito.

SANIDAD

Entre 1905 y 1910 se construye el Hospital Goyeneche. En 1944 se inaugura el Hospital Obrero.

Desde inicios del siglo pasado empezó la industria.

INDUSTRIA

A principios del siglo XX la Fábrica de Fideos La Victoria producía, además, galletas, confites, pastas, harinas y salvados. En 1909 se fundó la fábrica chocolates La Ibérica. En 1923 se inaugura la fábrica de velas La Superior de Máximo E. Velásquez. En el mismo año nace la fábrica de cueros Pedro P. Díaz. En 1931, Michell y Compañía. En 1933 se constituye la Sociedad Industrial del Sur Limitada SIDSUR.

TRANSPORTE Y COMUNICACIONES

En 1905 aparece por primera vez el diario El Pueblo. El Pueblo, La Bolsa y El Deber fueron los diarios más influyentes de la primera mitad del siglo XX. Estos hicieron lo que no se hace en la actualidad, contribuyeron en la construcción de ciudadanía, en la educación y, sobre todo, estuvieron al servicio de la tradición del pensar propio de los arequipeños.  En esa misma época, don Santiago Rojas y Franco, a través de La Nueva Librería, ofrecía todo tipo de libros. En 1908 se establece el primer sistema de telégrafos de la región. En 1915 entra en funcionamiento el tranvía eléctrico. La actividad aeronáutica llega antes de 1920. En 1940, se construye el campo aéreo Chachani. El teléfono se instaló en 1920. Arequipa fue una de las dos primeras ciudades en contar con radiodifusión. En 1935, irradia sus primeras ondas Radio Sur, después denominada Radio Landa, del ingeniero Máximo Landa Valcárcel. En 1940, de manera sucesiva aparecen las radioemisoras Arequipa y Continental.

En 1931 fueron construidas las carreteras Arequipa – Yura y Arequipa – Puno.

CULTURA

En 1939 se crea la Asociación Orquestal Arequipa que hoy es la Sinfónica de la ciudad. Dos motores de esa agrupación fueron nuestros profesores Amando Maristany y Aurelio Díaz Espinoza.

En 1940 se le da gran impulso al equipamiento urbano, se inauguran las construcciones del Colegio Independencia, la Universidad San Agustín, Hotel de Turistas, el Estadio Melgar, la Biblioteca, el Ateneo y el Teatro Municipal.

EDUCACIÓN

En 1910 nace el Colegio Inglés bajo la dirección de Francisco Gómez de la Torre, En 1927 inicia sus actividades la Escuela Normal, el Colegio La Salle en 1931. La Escuela Manuel Muñoz Nájar en 1933. En 1946 se impulsó la creación del Colegio Militar Francisco Bolognesi, siendo presidente el ilustre arequipeño José Luis Bustamante y Rivero.

Desde 1930 hay conexiones domiciliarias de agua potable.

¿Qué estamos haciendo los arequipeños hoy?

La situación presente debe, además, servir para ver los rostros puros y terribles no solo del mundo y del país, sino también el de nuestra ciudad, y, por otra parte, para dar una mirada a nosotros mismos. Para preguntarnos ¿quiénes somos y cómo somos? Si vivimos plenamente el respeto y la tolerancia. Si hemos aprendido a establecer una relación sana con el dinero, a establecer relaciones con los otros.

Como sabemos el hombre y el mundo son incompletos. Pero tenemos la opción de construirnos nosotros mismos y dar forma a un mundo más digno y menos injusto.

A propósito, recordemos que desde 1950, es decir, en 70 años no hemos sido capaces de configurar la identidad cultural del otro nuevo arequipeño, lo que genera desconocimiento de nuestro pasado, la falta de identificación con lo que somos y con el lugar donde hemos nacido o nos desarrollamos. Por otra parte, vivamos en la desunión y no tengamos un ideal común, ni sepamos a dónde queremos ir juntos.

Lo dicho exige una explicación

¿Cuándo se inicia la historia de la ciudad? La historia de la ciudad −sostiene Jorge Zegarra López− se inicia mucho antes de 1540 y no como han pretendido hacer creer algunos historiadores con una mirada eurocentrista y excluyente.

En 1540 los españoles no hallaron un territorio desocupado. Existían poblaciones ubicadas a cada uno de los lados del río Chili. En la faja derecha del río se establecieron collaguas y cabanas y en la faja izquierda, pueblos oriundos, Monseñor Leonidas Bernedo Málaga, nuestro recordado profesor de Religión y estudioso del pasado prehispánico, presentó claras evidencias que −entre los 40 y 50 años antes de la llegada de los españoles− existieron  núcleos poblados en los valles menores al Chili: en Yumina, Tambo de León ( Chiguata), Pocci, Polobaya, Pampa la Estrella, Chuca, El Pillo, todos estos pertenecientes a la Cultura Churajón.

Por otra parte, Augusto Cardona refiere que los primeros ocupantes de estas tierras podrían haber llegado en pequeños grupos 7500 años a. de C. y el sitio ocupado más antiguo sería Hunaqueros, ubicado a 23 Km, en el Distrito de Quequeña.

El primero en poner en duda quienes ocupaban este territorio antes de la llegada de los españoles fue Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz. Él, en la zona denominada Corralones −a 8 leguas al noroeste de la ciudad− encontró unos petroglifos de diseño raro. 

Hoy más que nunca

Se hace necesario que los arequipeños contestemos las preguntas ¿De dónde venimos, ¿qué fuimos o creemos que fuimos? ¿Qué somos o qué estamos tratando de ser? Y ¿qué queremos ser?

Tenemos que darnos cuenta que la esencia de lo que somos y de lo que llevamos dentro viene de un gran entrevero, de la mezcla de varios siglos de uniones de personas de diferente origen.

¿Entonces qué significa ser arequipeño? Arequipeño es quien nace o habita en este espacio.

¿Pero quienes habitan en Arequipa y en estos tiempos?

Habitamos personas de diferente procedencia, de diferentes culturas, de diferentes características genéticas, con diferentes historias, modos de sentir, pensar y vivir; los arequipeños de hoy como los de ayer llevamos dentro la multiculturalidad y la multietnicidad, con la diferencia que el mestizaje de hoy, no logra incluir y armonizar.

Así es, partir de los años 50 del siglo pasado, con las migraciones masivas se desfiguraron los dos primeros mestizajes, casi ideales. Con ese quiebre surgió una resistencia, un racismo deplorable.

Para muchos arequipeños les es difícil entender que todos tenemos un poco de todo, aunque en diferentes proporciones, como dice Gonzalo Portocarrero.

¿Cuál es el desafío del arequipeño de hoy?

Si Arequipa y cada nuevo arequipeño, en lo cultural y en lo étnico son herederos, hoy tienen que recrear todo lo valioso y útil de esa herencia y crear su futuro. En otras palabras, el desafío es configurar sus identidades individual y colectiva para superar la desafortunada desunión, juntar las mejores ideas e intenciones y señalar los posibles caminos de salida del inadmisible atraso en los indicativos de desarrollo humano.

DATO

Nosotros debemos contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a solucionar principalmente esos dos graves problemas: la falta de identidad cultural y el desconocimiento de la historia de la ciudad. Los arequipeños si no aprendemos de los errores, nuestra ciudad irá de desastre en desastre.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios