Arequipa

Arequipeña hace muñecas de trapo que recorren el mundo

16 de septiembre de 2018

Por Roxana Ortiz A.

Julia Amelia Castro Morales fue una de esas jóvenes a quienes les gustaban las manualidades, porque además eran reforzadas por su madre, quien le hacía las muñecas de trapo para sus juegos infantiles, como casi todas las mamás.
Con los años y habiendo nacido su nieta, decidió continuar la tradición, pero también comenzó a hacerles regalos a otras niñas y niños, y así poco a poco le fueron haciendo pequeños pedidos de las amistades, hasta que vio la posibilidad de generar un negocio que poco a poco fue prosperando.

Como en esos tiempos, la mayor parte de la población acudía a las costureras y a los sastres para hacerse sus vestidos y trajes, existía gran cantidad de telas que se arrojaba a la basura. Acudía a la costurera de la familia y pedía que les regalen los retazos para hacer la ropa de las muñecas.

Con la contaminación del Medio Ambiente, muchos niños y hasta adultos han generado una serie de alergias, por lo que a muchos, los alergólogos les prohíben la adquisición de muñecos de peluche. Las muñecas que elabora Julia Amelia son una solución para ellos, ya que no producen ningún tipo de alergia, por lo que pueden tenerlas en la cama para acompañar los sueños.

“Yo compro el material para elaborar la muñeca, para formar el cuerpo que es fibra acrílica y para el relleno y accesorios, las demás telas me las regalan conocidos diseñadores de Lima y con ellas les confecciono la ropa, de acuerdo a los gustos del cliente”, comenta.

El “emprendedurismo” iniciado por Julia Amelia, surgió al salir de la universidad cuando optó por entrar al mundo de la textilería para luego formar parte de la “Cumbre de artesanía entre la Unión Europea y América Latina”. Años después decidió hacer un viaje a Europa para conocer los estilos de textiles y artesanías que allí se hacían y para nutrirse de creatividad y nuevas experiencias.

Después de ese viaje, decidió que una manera de contribuir con el medio ambiente, a partir de su trabajo, era el hecho de utilizar materiales reciclados, lo cual le hizo ser aceptada con mucha facilidad en diversas ferias nacionales e internacionales.

Actualmente comparte sus habilidades adquiridas con sus alumnos de los talleres de arte, diseño y reciclaje que dicta. Elabora los modelos de acuerdo a la moda de temporada, a lo que observa en las jovencitas que van por la calle, o que mira a través de la televisión.

Como los pedidos que tiene son tantos, decidió que más mujeres se involucren en el proyecto y así creó “La Maison de Julia Amelia”, una tienda especializada en las muñecas, aunque también ofrece otro tipo de artesanía, sin dejar de lado a las marionetas, a las cuales también da vida.

Su taller está ubicado en una zona populosa como es San Juan de Lurigancho en la ciudad de Lima, donde a diario se elaboran las decenas de muñecas que recorren el mundo entero, ya que los pedidos se adquieren a través de su página de Facebook, página que le hizo un reportaje especial, por lo que ahora es conocida en muchos países.

“Para hacer lo que yo estoy haciendo junto a otras mujeres, no hemos necesitado mucho dinero, solo nos dedicamos a reciclar lo que otros desechaban y hay tantas cosas que se arrojan a la basura que bien podríamos utilizarlas no solo para sobrevivir, sino para hacer negocios exitosos”, dice.

Las mujeres toda la vida hemos hecho varias cosas a la vez y en eso nadie nos gana. Cocinamos, lavamos, planchamos, hacemos ropa, tejemos, atendemos a los hijos, los educamos, además de trabajar fuera de la casa. No necesitamos depender de un hombre para estar bien. “El día en que una mujer se convenza que puede hacer las cosas sola y sacar a sus hijos adelante, se dará un gran paso para erradicar la violencia contra las mujeres”, aseguró la artesana.

Ella estuvo en Arequipa para formar parte de las celebraciones de su colegio Santa Rosa de Viterbo, en cuyo reencuentro cada una de sus compañeras recibió una muñeca con el uniforme de su plantel y es que Ella elabora sus diseños, de acuerdo a los pedidos, características, color de pelo, ropa, vestidos de novia y todo lo que se les pueda ocurrir de acuerdo a las necesidades que se tenga.

Compartir

Leer comentarios