Arequipa

Aviso económico: “Soltero busca novia”

Cualquier método vale para encontrar tu media naranja.  

11 de febrero de 2018
Aviso económico:  “Soltero busca novia”

Cualquier método vale para encontrar tu media naranja.

 

Por: Roy Cobarrubia 

 

Rocío Surco, asistenta del área plataforma comercial del diario El Pueblo, y quien tiene a su cargo la labor de recibir y publicar los avisos en este centenario periódico, ha visto y leído de todo. Búsqueda de detectives, deportistas, intercambios extraños, mujeres que se ofrecen como damas de compañía y hombres que se ofrecen para lo que sea, y relativamente para lo que sea.  Requerimiento de ingenieros, odontólogos, matemáticos, físicos, biólogos, mujeres y hombres que buscan un socio y hombres que buscan el amor en unos caracteres impresos en un pequeño recuadro, de los miles de avisos que se publican día a día en las páginas de este diario. 

 

“Ese tipo de publicaciones llegan siempre y al parecer funcionan, porque desde que trabajo aquí continúan llegando al periódico para buscar una pareja. Para nosotros es algo habitual pero para otros puede resultar insólito, original quizás, pero el amor se encuentra a veces al costo de un aviso porque publican una o dos veces y no vuelven o después de mucho tiempo, porque rompieron, creo, vuelven a publicar un aviso”, dice Surco. 

 

Al parecer el diario ha resultado ser un “alcahuete” del amor, un medio para conseguir y asegurarse, con las letras “busco”, un descocido para un roto. 

 

Llamar por teléfono, preguntar y escudriñar entre los pensamientos de aquellos que decidieron dejar de lado el Facebook o el Tinder para buscar pareja es una tarea de fisgón, de metiche, de preguntón incómodo. Fue una tarea extraña por el desagrado de los clientes que especificaron en sus avisos que buscaban una dama y que se sorprendieron cuando escucharon la voz de un hombre. “Oh, amigo el aviso decía mujer, no estoy buscando hombres, por ahora no, gracias”, “Ah, decía chicas, lo siento, te voy a cortar, pero si me animo te aviso”, frases abiertas a la posibilidad, frases y palabras entre una entrevista salvada en el momento casi en que apretaron el botón de colgar. 

 

Aviso 1: “Soltero 36 años, sin hijos, con negocio propio, desea relacionarse con señorita soltera, sin hijos, fines serios”. Un sujeto de voz madura, obrero en la empresa Yura, acomodado económicamente, con sueños de vestirse de negro y entrar a una iglesia, no importa cual, para casarse. 

 

Llamada 1: Suena el teléfono. “Sí, buenas tardes ¿con quién hablo?”. “Buenas tardes, llamaba por el aviso, bueno en realidad…”. Un error para los neófitos en llamadas de la búsqueda de los clientes en busca de romance. “Oh, amigo el aviso decía mujer no estoy buscando hombres, por ahora no, gracias. Pero de todas maneras gracias por llamar te voy a cortar, chao”. Una voz desconcertada, seguramente con unos cachetes sonrojados. “No, no, no me dejó terminar, soy periodista del diario El Pueblo, colocó usted un aviso en el periódico y quería saber lo que lo incentivó a tomar esa decisión y dejar de lado el Facebook y el Tinder y el porqué de este método”. “Oh amigo, lo siento, no te conozco y si voy a salir en el periódico peor, ahí no más, gracias”. “No señor, no es necesario su nombre, yo tampoco le conozco, solo quiero saber qué busca con ese aviso, nada más, saber por qué busca el amor”. “Humm no sé, es que quiero casarme y tener hijos, la soledad no es buena amiga, tengo un buen trabajo y tengo un negocio y a mis 36 años ponerme en la pose de adolescente no es lo mío”. “¿Y por qué el diario El Pueblo?”. “Porque vi otros anuncios parecidos, además ustedes no le cierran las puertas a nadie, y además funciona, ya me han llamado muchas veces”. “¡Caray!, ¿y cuántas veces le llamaron?”. “Ya me han llamado 10 veces, y he compatibilizado con una de ellas”. “¿O sea que ya hay planes para el 14 de febrero?”. “Eso espero, pero creo que sí porque es soltera, no tiene hijos, eso decía el aviso”. “Oh, sí, ¿por qué especificó eso, estuvo casado, o sale de una relación con una pareja con hijos?”. “Sí, estuve con una pareja que tenía hijos y no resultó, es una vaina, después de mucho tiempo estoy volviendo a apostar por una relación. Ella era enfermera, su trabajo, bueno, es una vaina”. “¿Se volvió a dar una oportunidad?”. “Sí, la soledad es bien triste amigo cuando lo tienes todo, salud, dinero una vida holgada y no tienes una pareja, alguien que te acompañe por las tardes o alguien con quien pelear o reír por cualquier cosa es triste. Si tú estás soltero y eres joven deberías pensar en tu futuro. Bueno, oye, gracias por llamar, ahora sí te voy a cortar”. 

 

Como una relación se cortó la llamada sin previo aviso, pero dejó en claro que “busca una pareja seria y estable”.  

 

Aviso 2: “Caballero de 47, sencillo, trabajador, trigueño, desea conocer dama menor de 40 de contextura regular o delgada para pareja”. Voz seria, un hombre al parecer de pocas pulgas y de decisiones tajantes, pero con un corazón enamorado. 

 

 Llamada 2. “Buenas tardes le saluda...”. “Por el aviso, ¿no?”. “Sí…”. “Ah, decía chicas, lo siento, te voy a cortar, pero si me animo te aviso”. Contestó como si el caso ya hubiera pasado. “No, no corte, por favor, soy periodista y estoy realizando un reportaje y quería saber el motivo que lo impulsó a colocar un aviso buscando pareja”. “No te voy a decir mi nombre”. “No, no, no es necesario, pero cuénteme porque fue”. “Mira, ahora estoy ocupado, pero lo puse porque muchos lo hacen y busco una pareja estable”. “¿Y las redes sociales?, ¿no lo ha intentado?, hay páginas de citas”. “No, no funcionan”. Contestó como si hubiera tenido experiencia en el caso. “Lo intentó, ¿cómo así?”. “No te voy a contar eso, no te conozco”. “Yo tampoco a usted, solo quiero saber los motivos que lo impulsaron a publicar un aviso de ese tipo, ¿busca a alguien para San Valentín?, ¿le llamaron?”. “Sí, me llamaron muchas señoritas y algunas llamadas como la tuya, pero busco solo chicas. Y para el 14, no, nada que ver, busco una relación estable. Bueno hasta luego”. Con voz algo molesta, incómoda. “Disculpe señor, espere no corte, ¿cuál es su mensaje para los que están solos y buscan el amor en un aviso de periódico?”. Suspiros desde el otro lado del teléfono. “Bueno pues, que no se rindan y que se den otra oportunidad, yo soy separado y después de 7 años estoy volviendo a enamorarme, no hay que perder la esperanza, en el amor no hay que perder la esperanza amigo. Nada más, adiós”. “Perdone usted la insistencia, la última pregunta, ¿cuántas personas le llamaron?” “Contigo 6, pero ya estoy conversando con una persona, todo esto es un proceso, estamos comunicándonos por mensajes y todo eso, gracias ah, hasta luego”. 

 

Estas son algunas de las historias de aquellos que buscan el amor en un aviso y que lo han encontrado o al menos están en ese camino, hombres, que aunque parezca extraño, sueñan en casarse y tener hijos gracias al aviso de un diario que como ellos mismos dicen no le cierra la puerta a nadie. 

 

Compartir

Leer comentarios