Arequipa

EDITORIAL: EL TRIUNFO DEMOCRÁTICO DEL LUNES

29 de enero de 2015
EDITORIAL: EL TRIUNFO DEMOCRÁTICO DEL LUNES
Los tiempos cambian y los cambios políticos se advirtieron desde que se dio la ley de trabajo juvenil, en las protestas callejeras antes que en los grupos parlamentarios y en el accionar de los partidos políticos que aprobaron la norma y después procuraron satisfacer inquietudes, sobre todo juveniles de quienes expresaban desacuerdo.
El presidente Ollanta Humala, tras intentar convencer a la ciudadanía de las bondades del dispositivo optó por una solución cuyos resultados no eran previsibles y que aparentemente solo conducirían a modificaciones de la ley y no necesariamente a su derogatoria. Se equivocó.
La invitación de Humala, a una sesión extraordinaria de Congreso fue bien vista para calmar los desencuentros entre jóvenes y policías y una medida oportuna para zanjar un problema convertido en nacional y que amenazaba la estabilidad democrática.
Otro de los protagonistas fue el ex presidente Alejandro Toledo y su partido Perú Posible cuya bancada optó por retirarle el piso a gobierno, dejándolo sin ninguna posibilidad para no derogar la ley.
Las cifras hablan por sí solas: 91 parlamentarios votaron a favor de la derogatoria, solo 18 la defendieron y 5 optaron por quedarse en el limbo.
Considerando delicada la situación política creada, el presidente convocó, al igual que su primera ministra Ana Jara, a un diálogo del mas alto nivel para restablecer el orden público y para vivificar los partidos políticos, tan ausentes del quehacer nacional como que ni siquiera participaron como tales en el proceso regional y municipal último.
Falta un año y medio para las elecciones y el fin del mandato del señor Humala y ya es posible de ver que la campaña electoral será difícil y distinta por la presencia de elementos nuevos en la política que permiten suponer que todavía hay tiempo y posibilidad del surgimiento y posibilidad de un outsider como candidato presidencial que termine con los afanes de ex presidentes que quieren volver al poder. 
 
 
 
La derogatoria del trabajo juvenil no es si no una demostración que en el tiempo y las formas hay cambio en la política peruana.
 
Compartir

Leer comentarios