Arequipa

Editorial: La credibilidad del presidente

Pocas veces en la historia de la República hemos tenido un Jefe de Estado al que con razón le puedan tildar de ocultar verdades o de decir mentiras como ahora ocurre con Pedro Pablo Kuczynski. Lo grave del caso es que con frecuencia sus palabras son desmentidas por hechos y realmente los que juzgan, que en realidad son mayoría ciudadana, aseguran haber perdido la credibilidad que bien debiera merecer quien dirige los destinos de la República y cuyo prestigio no puede ser echado a la suerte.

6 de febrero de 2018
Editorial: La credibilidad del presidente

Pocas veces en la historia de la República hemos tenido un Jefe de Estado al que con razón le puedan tildar de ocultar verdades o de decir mentiras como ahora ocurre con Pedro Pablo Kuczynski.

Lo grave del caso es que con frecuencia sus palabras son desmentidas por hechos y realmente los que juzgan, que en realidad son mayoría ciudadana, aseguran haber perdido la credibilidad que bien debiera merecer quien dirige los destinos de la República y cuyo prestigio no puede ser echado a la suerte.

El sábado último, en una presentación televisada que pudo ser seguida en todo el país a través de una cadena nacional, el jefe del Estado repitió el argumento de que es absolutamente inocente de todo lo que se le acusa y de especialmente de haber tenido contactos, que sigue negando, con Odebrecht y ser además ajeno a cualquier trato con esa empresa.

Kuczynski asegura que quiere ir ante la Comisión Lava Jato, pero que solo lo hará después de que hable en Brasil el exCEO de Odebrecht en Perú, Jorge Barata; dijo que en esa oportunidad podrá comentar las declaraciones de Barata y dar por terminada esta polémica nacional que lo pone al borde de la vacancia cada cierto tiempo.

El presidente asegura lo que la documentación hasta ahora mostrada demuestre lo contrario como, por ejemplo, que no tenía relaciones con Odebrecht y en una documentación alcanzada por el Banco de Crédito del Perú a la fiscalía, y ya hecha pública, se revela que hay movimientos de empresas de propiedad del jefe de Estado que si las han tenido.

 

PPK debe hacer todo lo posible no solo para cumplir con el mandato constitucional recibido en las elecciones, sino, y sobre todo, para recuperar un prestigio alicaído que preocupa a todos los peruanos deseosos de vivir en democracia y con un Gobierno estable y trabajador.

 

Compartir

Leer comentarios