Arequipa

Editorial: La experiencia de las zonas azules

Cuando la Municipalidad Provincial creó las zonas azules para permitir que en algunas arterias del Centro pudieran estacionarse vehículos públicos o particulares, sus mentores no supusieron que las cosas iban a ser peor que antes. Los congestionamientos se han mantenido y quienes pensaban poner playas vehiculares en la zona del Centro Histórico desistieron de la idea de hacerlo en vista de que, contrariando leyes, el municipio se puso a alquilar algunas calles y mantener como rígidas la mayoría.

8 de marzo de 2018
Editorial: La experiencia de las zonas azules

Cuando la Municipalidad Provincial creó las zonas azules para permitir que en algunas arterias del Centro pudieran estacionarse vehículos públicos o particulares, sus mentores no supusieron que las cosas iban a ser peor que antes.

Los congestionamientos se han mantenido y quienes pensaban poner playas vehiculares en la zona del Centro Histórico desistieron de la idea de hacerlo en vista de que, contrariando leyes, el municipio se puso a alquilar algunas calles y mantener como rígidas la mayoría.

Para zafar el bulto de las críticas se decidió dar un fin social a tal propósito, encargando a la Beneficencia Pública, que depende del municipio, que las rentas se aplicaran en favor de ancianos y de niños en abandono.

Ahora resulta que puede llegar a los tribunales la decisión municipal, pues si bien el municipio administra la ciudad no tiene facultades para prohibir o cobrar por estacionamiento en unas calles y no en otras y el argumento de la descongestión no ha funcionado, pues el problema sigue siendo tan grave como antes.

Una fórmula de solución sería permitir el estacionamiento por corto tiempo, digamos una hora, y a partir de allí elevar la tarifa al doble por cada hora de estacionamiento para obligar a aquel que tenga apuro haga sus diligencias rápidamente o busque una playa de las autorizadas y no justamente ocupar la vía pública.

 

La zona azul no ha sido solución para el congestionamiento vehicular u obligar a preguntarse si el municipio tiene facultad para alquilar las calles unas sí y otras no.

 

Compartir

Leer comentarios