Arequipa

Editorial: Leña para la hoguera política

No solo fue una sorpresa para los periodistas, sino para los peruanos en general, que Keiko Fujimori se decidiera a tratar durante la hora del programa que conduce Beto Ortiz, en un canal de televisión limeño, sobre temas tan diversos como los escándalos de Odebrecht y las relaciones con su hermano Kenji. En el fondo, era la primera vez que la lideresa de oposición aceptaba ser entrevistada desde que perdió las elecciones frente a Pedro Pablo Kuczynski. Desde entonces, solo habló con papelito en mano o a través de terceros, pero concedió el honor a Ortiz de responder todas las preguntas que le fueron hechas.

9 de marzo de 2018
Editorial: Leña para la hoguera política

No solo fue una sorpresa para los periodistas, sino para los peruanos en general, que Keiko Fujimori se decidiera a tratar durante la hora del programa que conduce Beto Ortiz, en un canal de televisión limeño, sobre temas tan diversos como los escándalos de Odebrecht y las relaciones con su hermano Kenji.

En el fondo, era la primera vez que la lideresa de oposición aceptaba ser entrevistada desde que perdió las elecciones frente a Pedro Pablo Kuczynski. Desde entonces, solo habló con papelito en mano o a través de terceros, pero concedió el honor a Ortiz de responder todas las preguntas que le fueron hechas.

Quedó en claro que ella no quiere mezclar los asuntos políticos al interior de su partido con la unidad familiar y se declaró satisfecha por la libertad de su padre, aunque volvió a discrepar de la forma cómo fue lograda.

En el momento culminante de su diálogo, fue precisa en decir que Kuczynski debe renunciar al cargo y dejarlo en manos de Martín Vizcarra, quien no ha tenido, por lo menos hasta ahora, ninguna vinculación con las empresas brasileñas corruptoras de peruanos.

También fue curioso, por decirlo menos, que la señora Fujimori sostuviera que ella no ordenaría el voto de sus parlamentarios y que no se sentiría tampoco ofendida si es que alguno de ellos se abstenían o votaban en contra al tratar el tema de la vacancia.

Lo cierto es que no soplan aires de cambio en el clima político nacional y por el contrario, estamos al borde de un desenlace que puede ser absolutamente imprevisto y que seguirá teniendo en vilo a la ciudadanía de todo el país.

 

La presentación y el decir de Keiko Fujimori enrarecen aún más la crisis política, aunque hay que reconocerle bondades al Congreso en la aprobación de un decreto sustitutorio del 003 que causó más daño que bien al país. 

 

 

Compartir

Leer comentarios