Arequipa

El 80% de presupuesto de Beneficencia Pública se va en pagos de sueldos

8 de enero de 2019
beneficiencia pública
Fernando Figueroa, funcionario.

De acuerdo a la ley de beneficencias, el 70% del presupuesto que tienen estas instituciones, deberían destinarse a los programas sociales, sin embargo en la Beneficencia Pública de Arequipa ocurría todo lo contrario, un 80% era para pagar sueldo de trabajadores y el resto para asistir a niños y ancianos en abandono.

Esta institución recibe gran cantidad de dinero proveniente de diversas fuentes, como el alquiler de casas, departamentos, oficinas, funcionamiento de playas, zonas azules, lotería que por el momento funciona en Lima, la venta de nichos, que son igual o más costosos que los que se venden en los cementerios modernos, el alquiler de las instalaciones del hotel Presidente, que ya fue concesionado, los baños de Jesús, el agua Chapi que se llega a exportar, entre otros.

Hasta unos meses antes de finalizar el año, se comenzó a cuestionar a la directiva que era presidida por Edgardo Calderón, que estuvo por varios años en la gestión, sin que nadie investigara presuntas irregularidades. La alerta surgió antes de finalizar el 2018, cuando se denunció que se había programado un concurso para contratar al personal, mediante el cual se beneficiaba especialmente a personal allegado a Calderón, pero con un gran incremento de sueldos.

Según Fernando Figueroa, nuevo funcionario de esta entidad, informó que los trabajadores se habían multiplicado sus sueldos, tanto así que gran parte del presupuesto era para pagar sus irregulares ingresos y a pesar de la gran cantidad de dinero que administraba la gestión anterior, se han encontrado una serie de deficiencias en los albergues.

En inspección realizada al albergue Chaves de la Rosa, donde se tienen a más de 120 niños y adolescentes en estado de abandono, las carencias saltaban a simple vista. Paredes deterioradas, sillas rotas, colchones con ácaros, cocina con paredes llenas de hongos, entre otros.

Denunció el funcionario que hay un déficit de 450 mil soles, por lo que tienen serios problemas para cubrir las necesidades de los albergados, tanto de niños como de ancianos y una de las primeras medidas que se ha adoptado por intentar poner orden en la institución, es la anulación del contrato irregular de 43 personas.

El nuevo presidente del directorio de la Beneficencia pública, Fernando Figueroa Calachahui, realizó la mañana de ayer una inspección al albergue de niños Chaves de la Rosa, encontrando en mal estado el mobiliario e infraestructura que utilizan 120 pequeños.

En recorrido con la prensa se constató sillas rotas, la cocina con paredes hongueadas, ollas deterioradas; en las habitaciones los colchones tienen ácaros y las frazadas sucias porque la lavadora industrial está malograda.
Figueroa se comprometió a solucionar este problema, lo antes posible. Asimismo relató el mal estado en general en la cual recibió esta institución.

Compartir

Leer comentarios