Arequipa

El Patrimonio tiene que ser útil a la población

20 de enero de 2019

Lleva 25 años de vida profesional dedicados al estudio de la historia del patrimonio y monumento arquitectónico de la ciudad, además de enseñarlo en las universidades; también a la restauración de casonas que le han devuelto la vida al Centro Histórico y a sus habitantes. Por su experiencia, está convencido que el Patrimonio tiene que ser útil a la ciudad, amigable para con los ciudadanos y visitantes.

Por Roxana Ortiz A

Considera que las intervenciones que se han hecho en algunas vías del Centro Histórico han resultado positivas. William Palomino Bellido, nuevo Gerente del Centro Histórico, dice que hay que dejar huella al cumplir el Bicentenario.

¿Sabía que el proyecto de la remodelación de la Plaza Mayor fue desestimado por Cultura?
No me lo han comunicado oficialmente. Habría que repensar en algo, es probable que los de Cultura intenten preservar lo que tiene en su memoria la población

¿Usted si estaba d acuerdo con una remodelación?
El proyecto integral involucraba el tratamiento del pavimento, es decir una nivelación de la calzada con veredas. En arquitectura e intervenciones urbanas, si no se hacen, es bien difícil saber si hubiera tenido un buen resultado o no

¿Pero se hubiera desfigurado la Plaza tal y como fue declarado Monumento Histórico?
De acuerdo a las directrices del año 2006 de la Unesco, se considera patrimonio a todo lo que se hizo antes y durante el siglo XIX. El pavimento que ahora tiene no lo es, se cambió en los 80, antes tenía unas losas de cemento coloreadas que se hicieron en los años 40 y por 1900, el piso era de piedra rústica redondeada. Los Portales también han cambiado, incluso no tenía un segundo piso; pero la gente considera que su Plaza es linda.

¿Y entonces por qué plantear remodelaciones?
Porque el patrimonio tiene que ser amigable con las personas, tanto de las que viven allí, como de quienes la visitan. Si analizamos los cambios que se han hecho en algunas vías, creemos que han resultados positivos, sino veamos las calles Bolívar y Sucre, donde se han puesto en valor muchas casonas como consecuencia de la nivelación y el tratamiento integral de las vías.

¿Porqué no solo peatonalizar y evitar la nivelación de pistas con veredas?
Hay algo que está en la mente de las personas que psicológicamente se pueda explicar. Por más que ellos saben que por esas vías ya no pasan carros, siguen utilizando las veredas, no caminan por la huella de la calle. Así se puede observar en las primeras cuadras de San Francisco, Santa Catalina o frente a la Catedral. Pero mire lo que pasa en la calle Mercaderes, por más que haya un fuerte sol, las personas utilizan toda la amplitud de la vía para caminar, ya no se amontonan en lo que era la vereda. Entonces quiere decir que resultó ser positivo.

Tal vez se confunde un poco patrimonio con monumento
Sí, se han dado casos al momento de opinar del tema. El monumento significa memoria y patrimonio está relacionado a aquello que nos da bienestar. El cuestionamiento respecto a la Plaza seguramente ha sido sobre la memoria y eso es lo que se trata de preservar, pero el patrimonio se ha ido transformando con los años. ¿Es útil mantener las calles como están si ya no pasan carros? Cuando algo no es útil, no se le tiene estima, no se lo aprecia y no se lo conserva.

¿Entonces se debe continuar con el trabajo?
Como le digo, hasta que no se haga, no se sabrá los resultados. Pero la idea de hacer estas intervenciones fue retirar los vehículos de las calles céntricas para dar prioridad al peatón. Entonces para qué dejamos veredas y pistas diferenciadas.

Bajo esa premisa ¿No debería volver el transporte urbano por calles como Bolívar o Sucre o Jerusalén, como se ha planteado para el SIT?
(Sonríe y duda) Me imagino que son los expertos en transporte público los que han hecho una serie de estudios para que así se utilicen, habrán hecho los cálculos necesarios. Una opinión mía sería como el de un usuario más, habría que ver después si resultó positivo o fue todo lo contrario. Pero por lo pronto los trabajos realizados en Bolívar – Sucre resultaron muy bien.

¿Cree que suceda lo mismo con Jerusalén – San Juan de Dios?
El caso anterior dice que sí. Hay que recuperar especialmente las cuadras 4, 5 y 6 de San Juan de Dios que han sido maltratadas por el uso del comercio que se les ha dado. La experiencia nos dice que si una calle, una casona o un barrio son recuperados en su integridad, la gente lo aprecia y apoya en su conservación. Por lo pronto que se haga y luego después se verá.

¿Considera que todo lo hecho resultó positivo?
Si analizamos caso por caso, podríamos ir dándoles un check y en algunos casos mucho mejor de lo que se esperaba. Si no veamos lo que pasó el Barrio del Solar. Dentro de mi perspectiva más o menos purista de la conservación, me parecía que se estaba cometiendo errores al momento de su restauración; pero el arquitecto de la época, en su postura y en su praxis experimental, demostraron que al final me equivoqué y ahora es uno de los lugares preferidos por los turistas, además de haberles dado calidad de vida a sus habitantes.

Usted dice que solo una intervención integral da resultado
Sí y tenemos un claro ejemplo, como lo que hicimos en la calle Tristán, donde por falta de tiempo solo se llegó a hacer la nivelación de la calzada y no se hizo la restauración de las casonas, ahora nadie nota que allí hubo intervención y sigue el desorden.

¿Cómo así se dio inicio a buscar este cambio para el Centro Histórico?
Cuando se hizo el Plan de Rehabilitación del Centro Histórico en la gestión del doctor Juan Manuel Guillén, se planificó la intervención de casi 35 proyectos a corto, mediano y largo plazo y uno de ellos fue buscar la declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad que se logró. Además se comenzó a trabajar en el soterrado de cables y drenaje pluvial que no tenía el centro de la ciudad. Con los años, las diversas gestiones ediles han ido cumpliendo ese plan como la peatonalización de Mercaderes, intervenciones en calles como Alvares Thomas, La Merced, Santa Catalina aunque falta la calle San Agustín.

¿Qué debe venir ahora para la ciudad?
Se tiene ya aprobado un plan por el Ministerio de Cultura que es mucho más ambicioso, porque no solo integra los cuadrantes del Centro Histórico y que da una mirada a lo colonial, sino también la zona de amortiguamiento que incluyendo al río Chili, el espacio rural, para enfrentar el gran hito de los 200 años de la independencia del país. Es un plan que da una mirada al peatón, porque incluso se han considerado ciclo vías y a actividades que fortalecen la salud y la vitalidad de las personas.

¿Por qué se animó a hacerse cargo de la Gerencia del Centro Histórico?
El Centro Histórico y la restauración han sido parte de mis 25 años de vida profesional como arquitecto. Me anima el hecho de formar parte del proyecto hacia el bicentenario, porque lo que hagamos será un referente para las futuras generaciones al ser una fecha tan significativa y es una gran oportunidad de contribuir con la ciudad. Pero también está mi familia, no estaría sentado aquí si mi esposa Jenny, mis hijos Rocío y Matías, no me brindaran su apoyo. Tengo la confianza en mi minisociedad.

Compartir

Leer comentarios