Arequipa

El rostro de Sor Ana a los 45 años

11 de enero de 2016
El rostro de Sor Ana a los 45 años
¡Era bonita! Dijeron los presentes cuando se develó el rostro de sor Ana de los Ángeles Monteagudo ayer en el templo del Monasterio de Santa Catalina. Un buen número de católicos acudió a este histórico acontecimiento, pues tras 330 años de su muerte, era la primera vez que se conoció con exactitud cómo era el rostro de la beata.
 
Antes de esta hazaña, la comunidad cristiana solamente conocía a la beata a través de pinturas post mortem. Por eso ayer estuvieron pendientes de esta sorpresa, que se dio precisamente en un aniversario más del fallecimiento de sor Ana.
 
Fue a pedido de la priora del monasterio, Rosa Elvira Cáceres, que el Equipo Brasileño de Antropología y Odontología Legal (Ebrafol) se encargó de la reconstrucción facial de la monja, iniciando desde el cráneo tomándole fotografías de todos los ángulos, considerando medidas del volumen, videos y escritos, información válida para la labor.
 
Los especialistas Cícero Moraes y Paulo Miamoto trabajaron desde el 24 de setiembre en este proyecto, tal y como lo hicieron con antelación con la reconstrucción facial de San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima y San Juan Masías. También hacen con la reconstrucción de prótesis para animales y para humanos.
 
Ana de los Ángeles era de tez clara, una nariz no tan pronunciada como su mentón, ojos grandes, pero de labios pequeños. En resumen: bella –dice Moraes.
 
La reconstrucción facial se enfocó a una edad aproximada de 45 años. Pero, el trabajo antropológico aplicado por Miamoto al cráneo arrojó que pertenecía a una dama de 80 años, de descendencia europea.
 
La develación del rostro de la beata terminó con una pequeña procesión por la Plaza Mayor de Arequipa y con estampitas actualizadas. Con esta referencia hecha en 3D también se moldea una imagen.
 
CAMINO A SANTA
Ana de los Ángeles fue una humilde monja del convento de Santa Catalina, donde actualmente 16 mujeres que dedican su vida a Dios viven enclaustradas. Fue beatificada por el papa Juan Pablo II, durante su visita a Arequipa en 1985. Ahora la comunidad católica busca que sea declarada santa, por los milagros que se le atribuyen, pero que aún no se pueden acreditar.
 
En dos oportunidades se hizo el requerimiento ante el Vaticano (Roma). El último fue en el 2005, donde además de 5 mil dólares, se acompañó la petición con 4 millones de firmas y evidencia documentada de un milagro realizado. La rigurosidad de los requisitos hace que se busquen más milagros certeros.
 
María Virreyna, es una arequipeña quien se curó de cáncer de tiroides tras implorar a la beata. Sin embargo, ella se encuentra en Argentina y su testimonio no se puede recabar. Este milagro sería el que le falta a Arequipa para tener por fin como santa a Ana de los Ángeles.
 
“Es la única beata que se tiene y es el gran ejemplo de que Dios puede hacer con una persona cuando esta persona se fía de él, de su amor y se acoge a su gracia. La beata sor Ana de los Ángeles, a través de los siglos, se va consolidando en nosotros”, dijo por su parte el arzobispo de Arequipa, monseñor Javier del Río Alba.
 
Compartir

Leer comentarios