Arequipa

Helicóptero de Fuerza Aérea aisló incendio forestal en Polobaya

5 de septiembre de 2018

Cargado con el sistema Bambi Bucket combatieron el pavoroso incendio forestal ocasionado por la quema ilegal de arbustos. Por tierra los soldados del Ejército y policías provistos con palas hicieron denodados esfuerzos por apagar el fuego, que por acción del viento se extendía rápidamente.

Por: Jonathan Bárcena C.
Luego de tres días la Fuerza Aérea del Perú pudo aislar las llamas del incendio forestal que consumió gran parte de la flora y fauna silvestre de las regiones Moquegua y Arequipa. Los esfuerzos denodados en tierra fueron respaldados desde el aire, y el fuego empezó a extinguirse.

Eran las 8:30 de la mañana de ayer cuando un helicóptero cargado con el sistema Bambi Bucket, especie de bolsa de cuero donde se almacena agua, empezó su vuelo de reconocimiento de la fuente hídrica desde donde recogería el recurso para sofocar las incansables lenguas de fuego. Tras unas vueltas la represa de San José de Uzuña fue el punto de abastecimiento.

Con mucho temple los pilotos de la aeronave descendieron el sistema de capacidad para unos 2 mil 500 litros y empezaron la difícil tarea. Desde la represa, poco más de cinco minutos les tomó llegar hasta el lugar de la emergencia y soltar el agua para aislar el fuego. Conforme el helicóptero sobrevolaba sobre la zona del siniestro el calor se sentía más fuerte. Media vuelta y la tarea empezaba una vez más, fueron en total seis vueltas en un primer viaje con que combatieron el siniestro desde el aire.

El jefe del Estado Mayor A3-Operaciones, Óscar Núñez del Prado, explicó que el objetivo es aislar el fuego para que no siga avanzando y luego, con el transcurso de los minutos, se empieza a extinguir al no haber más material inflamable.

“Este sistema nos permite atacar el incendio más veces, el área es bastante extensa, pero con el helicóptero nos permite cortar el fuego y evitar que llegue a más poblaciones o terrenos de cultivo”, señaló.

SINIESTRO
El fuego se inició la mañana del último domingo por la quema irresponsable de arbustos secos en la localidad de Talamolle, distrito de Puquina, región Moquegua. Por el viento el fuego avanzó rápidamente y se extendió hasta los sectores de Totorani y Agua Buena, en el distrito de Polobaya, región Arequipa. Mientras el fuego era controlado en la región vecina, en Arequipa la emergencia empezaba a avivarse.

Los esfuerzos de soldados del Ejército, de policías y de comuneros parecían extinguirse frente al avance peligroso del fuego. Las palas y picos ya no eran una solución y se requería de mayor apoyo. El fuego había empezado acercarse peligrosamente a las escasas hectáreas de cultivo de este alejado distrito arequipeño.

La gobernadora regional, Yamila Osorio Delgado, gestionó ante el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas el apoyo con un helicóptero al ver que los esfuerzos en tierra habían sido superados.
Los pilotos del helicóptero regresaron cuantas veces el combustible de su aeronave se lo permitió. Atacaron desde el aire las zonas de Totorani, Agua Buena y Pichu Pichu, y de alguna manera lograron controlar el incendio.

Lamentablemente el fuego arrasó con más de 600 hectáreas de extensos campos de pastizales, colles, cactáceas y tola en ambas regiones. Hasta el cierre de esta edición los trabajos continuaban en el lugar.

Compartir

Leer comentarios