Arequipa

Historia corta en cuatro partes: La virgen que paseaba en carro

UNO El 05 de diciembre de 1905, la Cofradía de los Caballeros de la Inmaculada entrega para que saliera en procesión solemne un carro, logrado por artesanos españoles de la ciudad de Valencia de la Virgen de la Inmaculada que se veneraba, y aún lo sigue siendo en la iglesia de San Francisco.

17 de diciembre de 2017
Historia corta en cuatro partes: La virgen que paseaba en carro
UNO

El 05 de diciembre de 1905, la Cofradía de los Caballeros de la Inmaculada entrega para que saliera en procesión solemne un carro, logrado por artesanos españoles de la ciudad de Valencia de la Virgen de la Inmaculada que se veneraba, y aún lo sigue siendo en la iglesia de San Francisco.

El carro muestra una imagen de la Inmaculada de antes de 1854, cuando fue declarado el dogma que obliga a los católicos a aceptar como hecho cierto que la Virgen se mantuvo como tal, a pesar de dar a luz a Jesús.

 

 

DOS

Llegó para ser ubicada en una capilla, a la izquierda de la puerta principal del templo, y para que pudiera salir en procesión se hizo un terraplén por la puerta que da a la plaza de San Francisco.

Hay en la carroza, cuatro figuras destacadas de la Orden Franciscana, como Francisco de Asís, San Buenaventura, San Antonio de Padua y San Simón Escoto, fervorosos devotos de la devoción.

Aparte de los Caballeros de la Inmaculada, la veneraba una comunidad de laicas y también de niños que tenían por costumbre asistir a la procesión, llevando azucenas y velas.

 

 

TRES

Cuando recién llegó la Virgen tenía ruedas altas y era en unos casos jalado y en otros empujado, sobre todo cuando llegaba a la esquina de la pontezuela en la Plaza de Armas, que tenía visible desnivel con la calle de San Francisco.

en 1958 y 1960, dos terremotos sacuden a Arequipa y entre otros dañan el templo franciscano que es sometido a restauración.

Entonces se advierte que había dificultades para poder salir del templo porque en lugar del terraplén se había hecho gradas y la imagen podía chocar con el techo.

 

CUATRO

Entonces se decide cancelar la tradicional procesión por el riesgo de que las figuras pudieran ser dañadas por el movimiento o por el clima.

María Inmaculada se queda dentro de su capilla, y solo sale al altar mayor de su iglesia, para la fiesta jubilar a la que asisten siempre los alumnos de San Francisco de Asís de varones que regentan los sacerdotes franciscanos, cuatro días antes de que por celebrarse la fiesta de la Virgen de Guadalupe, patrona de los mexicanos, se le devuelva la capilla con unas ruedas más pequeñas, que se mandaron a hacer para buscar solución al problema que determinó que no más saliera en procesión.

 

 

Compartir

Leer comentarios