Arequipa

Hoy es el último adiós a decano del Colegio de Periodistas

4 de septiembre de 2018

Hoy el decano del Colegio de Periodistas, Roberto Rivaños Flores, será sepultado en el Cementerio General a las 16:00 horas.

Por Jonathan Bárcena

Acompañado con una libreta, un canguro y una gorrita para tapar las canas que la experiencia te había pintado caminabas las calles de Arequipa en busca de la noticia. Detrás de ti un grupo de jóvenes periodistas sedientos de aprender te seguían por donde tú los condujeras. Muchos de ellos te llamaban el “maestro”.

Es así como te recuerdo, pero también siempre con una sonrisa de oreja a oreja y con alguna broma para amenizar la calurosa mañana. Contigo había que confirmar la información, porque si no caíamos en otro de tus chascarrillos, entre risas nos decías que esa era la manera de hacer periodismo. Hoy nos tocó confirmar la más dolorosa de las notas periodísticas.

Un rumor recorría en los celulares y con el avanzar de la mañana se hizo realidad. Habías partido a la eternidad dejando un hondo pesar en la familia periodística arequipeña. Un aneurisma acabó con tu vida, pero no le fue fácil, diste batalla varios días por ti, tu familia y aquellos jóvenes a los que todavía deseabas enseñar.

Roberto Rivaños Flores dejaste de existir a los 60 años, 32 de los cuales los dedicaste al periodismo. Tu talento estuvo presente en diferentes emisoras locales y nacionales. Desde el año pasado habías asumido la decanatura del Colegio de Periodistas de Arequipa, quizá tu mayor logro.

Con el don de la palabra pudiste convencer a aquellos jóvenes y viejos periodistas que no optaban por colegiarse e hiciste finalmente que lleven la medalla en el pecho. Una de ellas, Gisela Vilca, a la que tu elegiste como tu vicedecana, hoy te recuerda como esa persona a la que no le pudo decir no cuando la inscribiste en tu lista de candidatos a la orden profesional. A ti era muy difícil decirte no, más aún cuando esa palabra no existió en tu vocabulario.

“No sé cómo logró convencerme, siempre amé esta orden, pero no me gustaba participar en cargos directivos, pero Roberto fue la persona que logró cambiarme esa idea”, recuerda Gisela.

Con la responsabilidad de seguir tus pasos y proyectos las lágrimas son incontenibles, Gisela asegura que continuarán con todo lo que tú Roberto querías para el periodismo arequipeño.

Nunca rechazaste al joven practicante, más bien le dabas ánimos para continuar con esta difícil profesión, eso caló muy hondo en todo. Dice una frase de Kapuscinski para ser periodista, primero hay que ser buena persona y eso representabas tú.

Carlos Armejo, uno de los jóvenes que formaste, recuerda que tus frases favoritas eran paciencia y buen humor. No era difícil encontrar una sonrisa en ti.

“No solo es un ejemplo de periodista, sino él representa la forma de hacer periodismo, él nunca dejó la calle, pese a ser decano, era uno más de nosotros”, dijo.

Roberto, duele aceptar tu partida, duele que te hayas ido cuando gozabas de vitalidad, duele que ya no enseñes el pregón del periodismo en las calles, duele este 3 de setiembre. Hasta pronto querido amigo y maestro.

Compartir

Leer comentarios