Arequipa

Los usos de la Plaza Mayor según su ordenanza

22 de enero de 2019
Una ordenanza dispone los usos de la plaza mayor, pero poco se cumple de esta norma.

En la sesión ordinaria de concejo municipal del 14 de junio del 2018, se aprobó la Ordenanza Municipal Nº 1124, que busca no solo la protección del Centro Histórico, considerado como Patrimonio Mundial de la Humanidad, sino la protección de la Plaza Mayor de agentes externos y decisiones equivocadas que pudieran tener las autoridades de paso sobre su uso.

Por: Roxana Ortiz A.

El ahora regidor Carlos Sánchez declaró que van a reglamentar el uso de la Plaza Mayor y el Centro Histórico de la ciudad, pero antes de estas palabras se había programado el Festival del Queso Helado en este espacio, como se ha realizado años anteriores. Esta actividad estaría prohibida de acuerdo a dicha ordenanza, a no ser que sea la Gerencia del Centro Histórico quien lo autorice.

Se sabe que la actividad se realizará, pero en los portales, sin toldos o carpas, según declaraciones del subgerente de Educación y Cultura, quien adelantó que solo eventos de relevancia cultural se desarrollarán en este espacio. Para esta actividad a los participantes solo se les permitirá la instalación de bases cónicas de madera y sus pailas de metal.

QUÉ DICE LA NORMA

“El uso de la Plaza Mayor de Arequipa, es exclusivamente para Ceremonias Cívico Patrióticas, espectáculos públicos no deportivos autorizados con opinión favorable previa autorización de la Gerencia del Centro Histórico y Zona Monumental”, señala la ordenanza.

Las procesiones históricamente programadas por la Iglesia Católica están autorizadas.
La misma prohibición se da para la realización de toda clase de espectáculos públicos deportivos, mítines, manifestaciones, marchas, reuniones sociales, sindicales, eventos, actividades comerciales, de servicio general, con o sin fines de lucro. Está completamente prohibida la instalación de elementos como toldos, mesas, exhibidores y análogos sin autorización.

Se da el mismo tratamiento para todos los lugares que están ubicados en el Centro Histórico y en un primer punto, se tiene completamente prohibido, por ejemplo, el comercio ambulatorio de bienes y/o servicios informales o no regulados.

Esto alcanza a los vendedores de choclos, frutas, sombreros, palos de selfie, lentes de sol que se han adueñado del lugar, pero también de todos aquellos que ofrecen servicios turísticos, conocidos como jaladores y de los que piden limosnas supuestamente para un albergue de niños.

No se pueden colocar mobiliarios, letreros y demás propaganda que obstaculice el libre tránsito de las personas o vehículos, que incluye las llamadas bambalinas que cuelgan de postes de calle a calle y los letreros que se colocan en las puertas para anunciar un negocio y que sobresalen a las veredas.

No se puede instalar módulos, quioscos, mesas, sillas, sombrillas, mercadería exhibidores y análogos sin autorización, es decir, la mercadería que ahora cuelgan de las paredes del convento de Santa Catalina o San Francisco los vendedores ambulantes.

De la misma manera, está prohibido el funcionamiento de terminales de transporte terrestre para el servicio público urbano, interurbano o interprovincial de pasajeros o de carga. La exhibición y/o compraventa de vehículos y otros bienes.

El expendio y consumo de bebidas alcohólicas en el interior o exterior de establecimientos en vehículos estacionados en la vía pública. El estacionamiento de todo tipo de vehículos motorizados, como autos, camionetas, motocicletas, buses, entre otros.

Todos aquellos actos de vandalismo que se observa cada cierto tiempo en las paredes, bancas, veredas postes, que incluye además el pegado de publicidad o propaganda.

Se tiene estrictamente prohibido el empleo de pregoneros, llamadores o jaladores para ofertar servicios y/o productos que no estén debidamente empadronados por la Municipalidad Provincial de Arequipa y cualquier otro acto que vaya en contra de la moral y las buenas costumbres.

Aquellos vehículos de carga pesada de más de tres toneladas tampoco pueden ingresar al Centro Histórico. Aquellos que hagan la carga y descarga de mercadería lo harán entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana; cosa que casi nadie cumple.

“Lanzar, verter o depositar basura, tierra, escombros, cascotes, papeles o residuos de cualquier tipo. Usar la vía pública como letrina, tanto en las calzadas como en las aceras y áreas verdes, en general, cualquier acción que perturbe la limpieza o cause molestias al tránsito”, señala dicha ordenanza.

A partir de las 8 de la noche, los comerciantes que tienen su negocios en calles céntricas de la ciudad, acostumbran salir a dejar sus bolsas con basura en plena vía, incluso en la misma calle Mercaderes. Los vendedores ambulantes ofrecen sus productos en medio de los montículos de basura.

USO DE LOS PORTALES

El uso de los portales también está reglamentado y simplemente señala que están destinados únicamente para el uso del desplazamiento de personas y está prohibida la instalación temporal o definitivamente, de cualquier tipo de mobiliario que interrumpa la vía de circulación.

Esta prohibición no solo se da para el primer nivel, sino también para el segundo piso, lo cual es incumplido por los propietarios de los diversos restaurantes, quien prácticamente han lotizados los portales con la colocación de grandes maceteros y sillas que impiden el libre tránsito de las personas. Agrega que la Municipalidad Provincial deberá fiscalizar permanentemente que se cumpla con lo estipulado.

Compartir

Leer comentarios